• Cada vez se observan más niñas y adolescentes que juegan y practican fútbol, no solo por diversión, sino también con la meta de convertirse en profesionales

Desde el torneo Sudamericano sub-17 de 2013 en el que la selección de Venezuela salió campeón, el fútbol femenino venezolano fue tomando más importancia en el ámbito nacional e internacional. En el Sudamericano sub-17 de 2016, la Vinotinto femenina repetiría el título gracias a los espectaculares goles de Deyna Castellanos, quien se ha convertido en el ídolo de muchas niñas que tienen el sueño de convertirse en futbolistas profesionales.

El fútbol en Venezuela ha dejado de ser un deporte exclusivo para hombres, y ahora se ha convertido en un espacio donde las niñas entran a academias profesionales con el sueño de formar parte de la selección nacional

Desde varias partes de Venezuela surgen nuevos talentos, desde una niña de 9 años que cuyo objetivo es ser jugadora profesional, una portero de 14 años que se ha convertido en una “muralla”, y una delantero de Portuguesa con aspiraciones a llegar al fútbol español.

La niña que tiene como sueño convertirse en futbolista profesional

Silvana Berti, de nueve años de edad, creció en Maracay junto a su padre y a su hermano, mientras su madre realizaba un posgrado en Caracas. Su hermano fue su inspiración para empezar a jugar fútbol y convertirse en la única niña del equipo de los Toros Azules y en el que sus entrenadores expresan que es una de las mejores jugadoras. “Tanto le insistí a mi hermano hasta que me dejó jugar con él y me enseñó a practicar fútbol”, dijo Silvana Berti para El Diario.

A pesar de su corta edad, Berti demuestra en cada juego su talento y habilidad, en el que los padres de los niños quedan “boquiabiertos” cuando dribla a sus rivales y anota goles que para muchos niños a su edad son bastante complicados de lograr. Su desarrollo en el deporte ha despertado el interés de otras instituciones y equipos de fútbol profesionales, que buscan ficharla para sus categorías inferiores.

“Cada vez que le preguntas qué quiere ser, ella responde que futbolista profesional igual que a su hermano. Ambos tienen esa convicción bastante clara a pesar de su corta edad. Me di cuenta que se destacaba porque siempre ha estado acostumbrada a jugar con varones, aún siendo una niña tierna también tiene cierta malicia, cierta visión de juego que la hace tomar las decisiones”, destacó Adriana Aponte, mamá de Silvana Berti.

Aponte afirma que tanto Silvana Berti como su hermano saben que deben sacrificarse y esforzarse y siente que llegarán a ser grandes por la constancia, la pasión y los conocimientos en el fútbol.

“Yo siento emoción, orgullo. A ella la admiro mucho porque no solo es lo deportivo, sino también una gran persona y eso le va a abrir muchísimas puertas. No sabes cuánto orgullo hay en mi para tanto ella como su hermano”, expresó su madre.

La pequeña de nueve años, quien expresó admirar al astro portugués Cristiano Ronaldo y la Vinotinto Deyna Castellanos, señaló que sería feliz si cumple su sueño de convertirse en futbolista profesional y ser parte de la selección nacional.

La portero Vinotinto sub-14 de Estudiantes de Caracas

Hilary Azuaje es una portera de 14 años de edad que milita actualmente en la categoría sub-14 de Estudiantes de Caracas, y a pesar de que comenzó su carrera como delantera, es una de las guardameta que conforman la selección Vinotinto sub-14.

“Cuando empecé como portera no estaba muy cómoda, no estaba segura si quería serlo. Siempre quería jugar y nunca me colocaban, pero ahora sí quiero ser portera, me encanta portear”, dijo Azuaje.

Azuaje comenzó a jugar fútbol debido a sus primos y entró en un equipo masculino como delantera, pero luego en un juego donde hacía falta un portero, se ofreció a jugar y con esfuerzo y trabajo se ha consolidado como una de las promesas en su equipo.

blank
Cortesía Prensa FVF

“A mi me daba fastidio la portería, ver a los porteros no me gustaba pero cuando comencé a portear es una sensación increíble. Cuando tapas un penal es demasiado increíble y a la vez cuando te hacen un gol sientes que todo es tu culpa, pero eso lo aprendes a llevar de acuerdo al tiempo con el que vas progresando” destacó.

La guardameta de 14 años de edad ha participado en diversos módulos de la Vinotinto de su categoría y se encuentra entre las seleccionadas para jugar en los Juegos Suramericanos de 2020. Azuaje enfatizó que entrenar con la selección es bastante fuerte debido al nivel de exigencia. “La intensidad de los entrenamientos es más fuerte, cuando los juegos son contra varones la intensidad es muy rápida y aquí no se acostumbra a ver eso porque somos mujeres”.

El próximo objetivo de la jugadora de Estudiantes de Caracas, quien tiene como ídolo al portero de Venezuela Wuilker Faríñez, es llegar a los Suramericanos 2020 y luego llegar al Mundial con la selección Vinotinto, uno de los mayores orgullo como jugador de fútbol.

La goleadora del Caracas F.C

Wilmary Argüelles es una de las mejores jugadoras del Caracas Fútbol Club (F.C) y una de sus letales delanteras que en cada juego se destaca por anotar contra sus rivales y dejar su huella en todos los partidos.

Argüelles con 18 años de edad, oriunda del estado Portuguesa, expresa sentirse orgullosa de los resultados de su trabajo y dedicación al formar parte de una de las escuela de fútbol más grande a nivel nacional. “He venido logrando lo que quiero, pero esto no es hasta aquí, hay que seguir adelante y para eso hay que trabajar fuerte.

blank
Foto cortesía.

Argüelles dijo que que tiene como uno de sus sueños llegar a un equipo de España y establecerse con la Vinotinto, que es para lo que está trabajando fuerte. Argüelles consiguió con la selección venezolana la medalla de bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.

“Al ser la selección de Venezuela se supone que son las mejores jugadoras y por eso los trabajos son más fuertes que en los equipos, aunque aquí también nos exigen”, comentó la jugadora.

La delantera es una de las jugadoras que está próxima a liderar la siguiente generación de la selección Vinotinto y continuar con el legado de Deyna Castellanos y las guerreras que fueran bicampeonas en los torneos Sudamericanos.

El futuro del fútbol femenino venezolano está atado a la formación y al desarrollo de los próximos talentos de nuevas jugadoras que se forman en las escuelas y academias profesionales y que conformarán las siguientes generaciones de futbolistas Vinotinto.

Noticias relacionadas