• Solangel Zambrano, paciente venezolana con hepatitis C, pudo tratarse gracias a una donación que recibió la fundación de Hepatitis C Venezuela de parte del futbolista brasileño Dani Alves

Hace nueve años que Solangel Zambrano, de 58 años de edad, fue diagnosticada con Hepatitis C, luego de haberse contagiado con el virus a través de una transfusión de sangre. La enfermedad, cuenta Zambrano, no es dolorosa pero sí representó un deterioro en su calidad de vida.

La Asamblea Mundial de la Salud decretó en 2010 que todos los 28 de julio se celebra el Día Mundial de la Hepatitis, una fecha para promover la prevención y lucha contra esta enfermedad que suele ser, como en el caso de Zambrano, silenciosa pero implacable.

“Me acuesto cansada y me levanto más cansada. No te da dolor, sino que ella se manifiesta en los valores y a mí me la detectaron por unos exámenes. Luego te das cuenta de que esta enfermedad te limita”, expresó Zambrano en una entrevista para El Diario.

La mujer oriunda de Carúpano, estado Sucre, comentó que aunque recibió su diagnóstico en 2010 cree que estuvo desde mucho antes con el virus. Este caso no es aislado, pues la World Hepatitis Alliance asegura que al menos 300 millones de personas desconocen que tienen algún tipo de Hepatitis, por lo que impulsa la campaña “Encuentra a los millones perdidos” con el objetivo de promover jornadas informativas en todo el mundo.

Leer más  Exreos denunciaron ante la CIDH que en Venezuela existe un patrón de tortura contra los presos políticos

Luego de conocer su condición, Zambrano dedicó su fuerza y tiempo a buscar las medicinas para tratar el virus, la cuales eran sumamente costosas. El tratamiento completo rondaba los 135.000 dólares en el extranjero. Sin embargo, tuvo la oportunidad de recibir varias donaciones gestionadas por la fundación Hepatitis C Venezuela, una de esas donaciones fue realizada por el futbolista brasileño Dani Alves en el año 2017.

“El Harvoni (tratamiento para la hepatitis C crónica) que donó Dani Alves yo lo recibí y lo tomé hasta hace dos años, pero hasta ahora no sé si necesito más tratamiento o el virus desapareció porque la situación económica no me ha permitido hacerme el examen de carga viral”, dijo Zambrano y aclaró que podría realizarse un estudio de transaminasas para saber si su hígado funciona bien, pero sin la carga viral seguirá en la incertidumbre sobre su estado.

Leer más  Exreos denunciaron ante la CIDH que en Venezuela existe un patrón de tortura contra los presos políticos
Foto cortesía.

Tampoco podría atribuirle ciertos síntomas como cansancio o inflamación a esa enfermedad, debido a que Solangel también es paciente de artrosis degenerativa, asma crónica, melanoma y lupus eritematoso, esta última es una enfermedad degenerativa que le atacó y dejó sin funcionamiento su riñón derecho.

“Hace poco viví una situación muy crítica: en abril estuve en coma y no pude ser trasladada al Hospital Vargas porque las condiciones no se daban. Gracias a Dios tuve la suerte de que los médicos se trasladaron a mi casa, pero me vi grave”, agregó.

Zambrano considera que Venezuela no tiene las condiciones óptimas para que un paciente crónico tenga calidad de vida, porque los altos costos de las medicinas y exámenes médicos retrasan la recuperación de las personas.

“Además la alimentación no es la adecuada. La gente me ve un poco llenita, pero realmente no estoy comiendo bien, los pacientes no estamos comiendo como se debe”.

Leer más  Exreos denunciaron ante la CIDH que en Venezuela existe un patrón de tortura contra los presos políticos

Venezuela y la hepatitis en datos

Desde hace algunos años el país atraviesa una emergencia humanitaria compleja que comprende escasez de medicinas, deficiencias en el sistema de salud pública, migración de personal médico y de salud, entre otros factores. Esta situación se traduce en los siguientes datos sobre la incidencia de los virus de la hepatitis en el país:

  • En el primer semestre de 2018 fallecieron dos personas con Hepatitis A en el país, los estándares mundiales indican que por lo general se produce una muerte por cada 100.000 personas infectadas por el virus.
  • El médico internista y ex ministro de Sanidad, José Félix Oletta, denunció que entre 2017 y 2018 incrementó cuatro veces el número de pacientes con Hepatitis A, pero se desconoce la cifra real, por lo que en el año 2018 le exigió al Ministerio de Salud realizar una investigación epidemiológica.
  • Luego de los apagones masivos del pasado mes de marzo, especialistas de la salud advirtieron un posible aumento en los casos de hepatitis ante la falta de agua potable en el país.
  • El informe del Observatorio Venezolano de Prisiones sobre el primer semestre de 2019 refleja que 61% de las muertes de los reclusos son atribuidas a la hepatitis, la tuberculosis o a la desnutrición severa.
  • En enero de este año se registraron 20 casos de venezolanos con hepatitis que migraron a una comunidad en Barranquilla, Colombia.
  • El pasado 4 de julio Nicolás Maduro anunció que la Empresa Socialista de Producción de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio) fabricó 3.600.000 dosis de la vacuna anti hepatitis pediátrica y de adultos y pentavalente para la Jornada de Vacunación de las Américas que culminó el 30 de junio.
Leer más  Exreos denunciaron ante la CIDH que en Venezuela existe un patrón de tortura contra los presos políticos

Este 28 de julio Venezuela, por ser uno de los países asociados a la OMS, celebra el Día Mundial de la Hepatitis sin políticas públicas adecuadas para el tratamiento y la prevención de los virus que causan estas inflamaciones en el hígado y desmejoran la calidad de vida de cientos de venezolanos.

Noticias relacionadas