• El tercera base de los Diamondbacks de Arizona se convirtió en el décimo pelotero en la historia de las Grandes Ligas con una campaña de al menos 20 cuadrangulares, 20 dobles y 10 triples

La pizarra marca 3–3 en el sexto inning. Los Diamondbacks de Arizona rompen la igualdad ante los Rockies de Colorado con un racimo de tres carreras y la algarabía en el Chase Field se hace sentir. La fanaticada vuelve a levantarse de sus asientos porque Eduardo Escobar conecta un triple de dos carreras hacia terrenos del bosque derecho. El antesalista venezolano aplaude tras llegar a la tercera almohadilla, besa sus puños y apunta al cielo como señal de agradecimiento.

A pesar de que Colorado recortó las distancias aquella noche del martes 20 de agosto, el compromiso finalizó 8–7 a favor de Arizona. Se trató de un triunfo especial para el pelotero de 30 años de edad, puesto que se convirtió en el primer criollo en la temporada — apenas el cuarto en las Grandes Ligas — en alcanzar las 100 carreras remolcadas en el mejor beisbol del mundo.

El portal de la LVBP reseñó que, antes de Escobar, tan solo 13 venezolanos habían obtenido el centenar de carreras producidas: Miguel Cabrera (12 contiendas), Bob Abreu (8), Magglio Ordóñez (7), Andrés Galarraga (5), Víctor Martínez (5), Antonio Armas (3), Carlos González (2), Melvin Mora (2), Jesús Aguilar, Edgardo Alfonzo, Carlos Guillén, Richard Hidalgo y Eugenio Suárez.

Sin hacer mucho ruido, el oriundo de Villa del Cura, estado Aragua, también es el primer pelotero en 12 años en llevar 100 rayitas a la goma, desde que Jimmy Rollins lo hiciera en 2007 con los Filis de Filadelfia, y el primer ambidiestro de la Liga Nacional en conseguir dicho dígito en las últimas siete zafras, desde Chase Headley (115) en 2012.

De acuerdo con el portal Las Mayores, Escobar es el décimo pelotero en la historia de las Grandes Ligas en alcanzar al menos 10 triples, 20 dobles y más de 20 estacazos, y el tercero en la trayectoria de la franquicia cascabelera, en una lista que integran Steve Finley (1999 y 2003) y Stephen Drew (2008).

“Estoy muy feliz por llegar a las 100 carreras impulsadas. Espero poder obtener más en el próximo mes”, expresó el aragüeño a los medios estadounidenses. “Estoy muy contento por esta campaña. Amo estar aquí y creo en mis muchachos”, agregó.

blank
Foto: AP

Estrella inesperada

En sus nueve años como grandeliga, Escobar no había tenido un nivel similar. Es probable que, en su segunda campaña con los D-Backs, no esperara sobresalir de tal forma. Y es que pasó de ser suplente en los Mellizos de Minnesota a un titular indiscutible. Hasta la fecha, acumula .271 de average, 28 cuadrangulares, 135 incogibles, 78 carreras anotadas y 498 visitas al plato en 125 duelos.

Al tercera base no le gustan los días libres, puesto que prácticamente ha disputado todos los encuentros de la presente zafra: “Le dije a Torey (Lovullo, manager de Arizona), que estoy cansado de no jugar. Cuando termina la temporada es cuando llegan mis vacaciones, pero en este momento es que necesito estar trabajando. Cada vez que me da un día libre hablo con el manager y le digo que quiero jugar. Mis días libres son entre noviembre y diciembre”.

Los registros de Escobar aún pueden seguir mejorando, puesto que falta poco más de un mes para que la temporada regular cierre el telón. A pesar de que el antesalista se ha caracterizado por ser un buen bateador, no ha recibido la publicidad necesaria para consolidarse como uno de los mejores beisbolistas de la Gran Carpa.

Noticias relacionadas