• Pilotos especializados indicaron que ante la falta de combustible para los aviones ligeros, funcionarios del régimen de Nicolás Maduro extraen gasolina de aeronaves del Estado para revenderla en aeropuertos privados

La flota aérea de aviones de pistón es otro de los sectores afectados por la crisis en Venezuela. Las avionetas utilizan Avgas, un combustible que es controlado por la Bolivariana de Aeropuertos (BAER). Sin embargo, la reserva de este hidrocarburo se estaría acabando, incluso para los funcionarios del régimen.

Pilotos comerciales consultados por El Diario afirmaron que la prioridad de la reserva de combustible es para militares o personas allegadas al oficialismo.

La gasolina no llega desde mayo a ningún aeropuerto en todo el territorio nacional. Por ello, la falta del carburante mantiene paralizados a más de 400 aviones ligeros ante los altos costos que representa conseguir el Avgas en el mercado.

Marcos*, trabajador del Aeropuerto de Caracas, ubicado en Charallave, afirmó que solo los aviones autorizados por militares tienen la posibilidad de volar debido a que el galón de Avgas tiene un costo de 4 dólares. Sostiene que, debido a esta situación, militares han optado por extraer el carburante de aviones del Estado para revender a los pilotos privados que conservan sus aeronaves activas.

“Un piloto necesita más de 900 dólares para cinco horas de vuelo. Anteriormente, el Avgas se comercializaba en bolívares, pero desde hace unos meses se está cobrando un dólar por litro. Esta es la principal razón por la que solo los funcionarios del gobierno pueden volar en aeropuertos privados”, indicó el piloto privado que decidió mantenerse en el anonimato.

La paralización de las escuelas de vuelo es otra de las aristas de la escasez de Avgas. La paralización y la corrupción dentro del sector aéreo ha llevado a que las prácticas para pilotos desaparecieran. La imposibilidad de acceder al combustible deja sin opciones a los estudiantes que desean ser pilotos y que prefieren asistir a otras escuelas fuera de Venezuela para recibir adiestramiento.

“La corrupción en los principales aeropuertos del país se debe a su administrador: Bolivariana de Aeropuertos. Los funcionarios deben mantener las pistas en óptimas condiciones, pero las únicas que han realizado son deficientes para los requerimientos que necesita una rampa”, señaló.

Tanto el Aeropuerto de Higuerote, el Aeropuerto de Caracas, en Charallave y el Aeropuerto Metropolitano, en Ocumare, pasaron a la administración del Estado desde hace unos meses. A pesar de esto, solo un par de policías custodian las instalaciones de las terminales aéreas, donde solo se observa fuerte vigilancia cuando aterrizan aeronaves con funcionarios del régimen. Una comando de la GNB se encuentra de “adorno” mientras los pilotos son “escoltados” a las afueras del parque aéreo.

El panorama luce desalentador incluso para los uniformes más oficialistas. Una fuente que, decidió no revelar su identidad por miedo a represalias, indicó para El Diario que militares extraen combustible regular de vehículos para ser utilizado en las avionetas. Sin embargo, emplear gasolina en aviones ligeros representaría una maniobra de alto riesgo.

Un técnico en aviones de pistón explicó que el Avgas está diseñado con componentes especiales para resistir cambios de temperatura, y a su vez permitir una mejor combustión para que las piezas no resulten afectadas durante el vuelo. “Con gasolina de carro esto no sucede, el proceso de combustión no es el mismo y las piezas del avión se ven afectadas, situación que puede generar un accidente”, agregó el profesional.

El especialista agregó que el destino hacia el que siempre se dirigen es el estado Bolívar, territorio donde prolifera la minería y la corrupción, bajo la mirada indiferente del oficialismo.

Las tasas de aterrizajes, un factor para no seguir volando en el país

De acuerdo con cifras de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), el sector aéreo en Venezuela se contrajo 75% de 2013 a 2019. La centralización de los aeropuertos, escasa oferta de vuelos y los impuestos más altos de la región, son algunos de los problemas que acarrean los prestadores de servicios y también los pilotos.

El costo de aterrizar en el estado Zulia es elevado en comparación con un viaje para Santa Marta, Colombia. Los pilotos consultados explicaron para El Diario que es más económico la atención en tierra, es decir, estacionar un avión en un aeropuerto de Colombia, que realizar un aterrizaje en Maracaibo. Agregan que viajar hacia Miami es una actividad recurrente ante los altos costos del uso de la pista en un aeropuerto privado nacional.

Los permisos de regulación aeronáutica también afectan a los pilotos que desean continuar trabajando en Venezuela. Las personas que no han realizado vuelos debido a la escasez de Avgas corren el riesgo de perder la licencia de los equipos, en caso de no haber registrado actividad en 90 días. Por ello, volver a tramitar el documento resulta una alta suma de dinero.

“También existen suspensiones a pilotos solo por haber prestado servicio al entorno del presidente interino Juan Guaidó. El Instituto de Aviación Civil (INAC) les niega el derecho a tener un debido proceso administrativo, se quedan sin trabajo y con una prohibición de volver a entrar a un aeropuerto para volar”, denunció una trabajadora aeronáutica.

Las pistas de aterrizaje en los aeropuertos privados se encuentran manchadas por la corrupción. Los organismos aeronáuticos del Estado se hacen de oídos sordos ante las peticiones de los que aún intentan prevalecer en los cielos venezolanos. La falta de Avgas para los pilotos de aviones de pistón es otra de las caras de las mafias que existen en las instituciones del país.

Noticias relacionadas