• La activación del TIAR representa un paso importante, con las presiones diplomáticas y económicas, para la resolución de la crisis en Venezuela

Este miércoles 11 de septiembre el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó con 12 votos a favor, 5 abstenciones y 1 voto ausente la convocatoria para la consulta del Tratado y su aplicación en Venezuela.

Gustavo Tarre Briceño, embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), anunció este lunes la convocatoria del órgano consultivo para la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), como parte de un nuevo paso en la escalada de presión contra el régimen de Nicolás Maduro.

“La aprobación por parte de 12 países de los 19 que confirman el TIAR reconoce que hay una agresión de unos de los países miembros por parte de un gobierno intracontinental y de gobiernos extracontinentales”, explicó José Oropeza, abogado experto en materia de justicia transicional y derechos humanos, para El Diario.

Foto cortesía

Destacó dos puntos de la convocatoria de la primera discusión: Venezuela solicitó la consulta porque está siendo agredida por diferentes Estados y el importante reconocimiento que le dio la OEA al embajador Tarre Briceño y a la gestión del presidente interino Juan Guaidó.

“La aprobación de los 12 países demuestra que entienden que Guaidó como jefe de gobierno está solicitando el auxilio interamericano porque el país está sufriendo una agresión. En 20 años jamás pensamos que íbamos a tener esta posibilidad”, dijo Oropeza.

El abogado recordó que durante la sesión los diferentes representantes diplomáticos manifestaron la presencia de grupos terroristas presentes en el territorio venezolano. El embajador de Colombia ante el organismo, Carlos Holmes Trujillo, expuso el vínculo que tienen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) con el régimen de Nicolás Maduro.

“Naturalmente de eso se desprenden muchísimos riesgos. ¿Por qué más riesgos para la seguridad nacional? Porque un ELN más posicionado en territorio venezolano con la protección del régimen genera nuevos elementos para la seguridad y la paz de la región”, expresó Holmes Trujillo durante la sesión del Consejo Permanente.

Foto: The New York Times

El embajador colombiano reprodujo un video en el que el fallecido ex presidente Hugo Chávez afirmaba que las FARC no eran un grupo terrorista y que les abría las puertas de Venezuela. Además, mostró el testimonio de Maduro en el que invitaba a Iván Márquez y Jesús Santrich al foro de Sao Paulo. “Los vínculos entre los terroristas y el régimen tienen más de dos décadas”.

Oropeza precisó que las manifestaciones y pruebas mostradas durante la sesión por los representantes de Colombia, Paraguay y Brasil suponen un paso importante para desmontar la presencia de “grupos armados organizados al margen de la ley de narcoterroristas en territorio venezolano auspiciados por el régimen de Maduro”.

“Esto es un preámbulo a lo que será en días próximos la asamblea general. La exposición magistral del embajador Holmes Trujillo fue importante porque presentó que los países de América desean buscar las medidas necesarias para poder combatir a estos grupos”, comentó.

¿El TIAR podría funcionar?

El Tratado de Río se firmó como un pacto entre naciones para prevenir y reprimir amenazas y actos de agresión contra algún Estado integrante. En el documento del tratado se indica que la intención es “asegurar la paz por todos los posibles, proveer ayuda recíproca efectiva para hacer frente a los ataques armados contra cualquier Estado americano y conjurar las amenazas de agresión contra cualquiera de ellos”.

Foto cortesía

Este mecanismo es considerado como una acción que tiene implicaciones meramente militares, por ser un instrumento que se utiliza como respuesta ante una intervención extranjera, pero también posee una serie de medidas diplomáticas y económicas para solventar la situación.

En caso de aprobarse por completo el TIAR para su aplicabilidad en Venezuela, se deberán seguir los pasos indicados en el artículo 8 del Tratado para restablecer la paz y la seguridad en la región:

  • Retiro de los jefes de misión.
  • La ruptura de las relaciones diplomáticas.
  • Ruptura de las relaciones consulares.
  • La interrupción parcial o total de las relaciones económicas.
  • La interrupción parcial o total de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, telefónicas, radiotelefónicas o radiotelegráficas.
  • El empleo de la fuerza armada.

Oropeza señaló que las sanciones efectuadas han sido selectivas, es decir, que han sido por parte de Estados Unidos, Canadá y los países pertenecientes a la Unión Europea a funcionarios del régimen (Diosdado Cabello, Tarek William Saab, Tareck El Aissami, Nicolás Maduro).

Gustavo Tarre Briceño, embajador de Venezuela en la OEA | Foto: Prensa OEA

Explicó que cuando se aplica el TIAR y lo establecido en el artículo 8 las sanciones serían de carácter intracontinental y colectivo. “Los países que conforman el Tratado tendrían sanciones colectivas para el régimen”.

Perú, Panamá y Costa Rica rechazan que se intente incluir la opción militar del TIAR para solucionar la crisis venezolana. El jurista venezolano precisó que no se puede dejar de tratar esta opción en el órgano de consulta y aseguró que alguno de los países que votaron a favor no está de acuerdo con el uso de la fuerza, pero saben que es una opción que está sobre la mesa.

“El hecho de que no se prevé la aplicabilidad de una sanción o la conformación de una coalición militar para contrarrestar el régimen no significa que en el marco de otros tratados suscritos por Venezuela y los países de América no se pueda emplear otros métodos para acabar con la injerencia”, apuntó el abogado experto en materia de justicia transicional.

Afirmó que para lograr el cese de la usurpación en Venezuela será fundamental que se siga ahogando económicamente al régimen para salvaguardar los intereses de los venezolanos. “Las sanciones que tomen los países pertenecientes al TIAR podrían ser reconocidas por otros gobiernos del mundo que aún no reconocen al presidente Guaidó, pero que posiblemente lo harán”.

Antecedentes del TIAR en la región

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) fue creado en 1947, después de la Segunda Guerra Mundial, para establecer un mecanismo de defensa contra posibles intervenciones al continente americano por naciones extranjeras. Entre 1950 y 1960 este tratado fue invocado varias veces por Cuba ante el bloqueo propiciado por Estados Unidos, pero nunca fue puesto en acción debido a las amenazas de la Guerra Fría.

En el año 1982 ocurrió la Guerra de las Malvinas y Argentina también hizo el llamado para la activación del tratado, sin embargo, este no pudo realizarse porque la nación sudamericana era el atacante, no el receptor del ataque. Por ende, Estados Unidos, país perteneciente al acuerdo realizado en Río, tuvo que apoyar al Reino Unido por el compromiso adquirido previamente en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Foto cortesía

En el caso de la disolución del ejército costarricense en 1948, el país centroamericano mencionó como una de sus razones la existencia del tratado para garantizar la defensa nacional. La creación del TIAR representó un mecanismo para asegurar una unificación contra posibles amenazas.

La invocación más reciente del TIAR fue hecha por Estados Unidos luego de los atentados perpetrados en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. La nación norteamericana pidió la activación de dicho mecanismo para reunir varios aliados americanos en la guerra de Irak, pero ninguno aceptó participar en el conflicto armado.

Aunque la activación del TIAR se ha visto entorpecida en la mayoría de los casos por las diferencias entre las distintas naciones de Organización de Estados Americanos (OEA) ante la identificación de un conflicto interamericano, es un paso importante para la resolución de la crisis política en Venezuela.

“Se podrán evaluar posibles sanciones como bloqueos comerciales; bloqueo de buques y aeronave; rupturas diplomáticas. Pero esto no significa que los países firmantes de otros tratados, como la convención contra la corrupción y la convención contra el terrorismo, no puedan buscar mecanismos para mitigar la presencia de grupos ilegales”, agrega Oropeza.

Si bien los países firmantes del TIAR pretenden presionar a la cúpula de Maduro a través de las sanciones diplomáticas y económicas, la presencia de los grupos guerrilleros — acusados de narco-terrorismo en Colombia y ante organismos de defensa internacional — , puede ser una razón pertinente para escalar las presiones contra el régimen.

Noticias relacionadas