• El lanzador de los Piratas de Pittsburgh confesó a la policía que mantuvo contacto sexual en su vehículo con una niña de 13 años de edad en 2017, aunque no concretó la penetración

Se encontraba en el mejor momento de su carrera en las Grandes Ligas. Sus números lo posicionaban como uno de los cerradores más sólidos de la zafra 2019, pero una serie de delitos eclipsaron su buen desempeño en el montículo. Felipe Vázquez fue acusado de seis cargos en los estados de Pensilvania y Florida, que incluyen agresión sexual, contacto ilegal con una menor de edad y pornografía informática.

Mientras se encontraba en su apartamento la mañana del martes 17 de septiembre, el lanzador venezolano fue llevado a la cárcel del condado de Allegheny, en Pittsburgh, por el Departamento de Aplicación de la Ley de Florida y la Policía del Estado de Pensilvania, quienes le confiscaron todos sus dispositivos electrónicos y hallaron las evidencias.

En prisión, el taponero de los Piratas de Pittsburgh admitió a la policía de Pensilvania que trató de tener relaciones sexuales en el año 2017 con una niña de 13 años de edad en el condado de Lee, en Florida, y que también le envió fotos de él desnudo y videos en los que se ve realizando actos sexuales.

“Un juez le negó la libertad bajo fianza en Pennsylvania, donde los cargos incluyen agresión sexual, contacto ilegal con un menor, corrupción de un menor y agresión indecente. En Florida, donde ahora viven la víctima y su familia, el venezolano enfrenta cargos por solicitar sexo a una menor de edad, por conducta sexual ilegal usando una computadora (o dispositivo) y entregar material obsceno a un menor”, publicó ESPN.com.

Foto: AP

El pelotero de 28 años de edad confesó que conoció a la niña mientras se entrenaba en el bullpen del estadio PNC Park y habló con ella por las redes sociales y mensajes de texto. Vázquez “afirmó inicialmente que se negó a comunicarse con ella debido a su edad”, puesto que la víctima parecía tener 16 años o menos.

El diario New York Post informó que, de acuerdo con el documento emitido por las autoridades policiales, el relevista condujo su automóvil durante una hora desde Pittsburgh hasta la casa de la joven en Scottsdale, Pensilvania. Mientras se encontraban en el auto, Vázquez se bajó los pantalones y colocó a la niña en su regazo, porque “ya estaba lista para tener sexo”.

El camiseta 57 de Pittsburgh calificó el incidente de “sexo, pero no realmente”. Explicó que el acto fue interrumpido porque necesitaba irse a un partido esa noche, pero confesó que más tarde le escribió de nuevo a la menor.

El documento explica que el caso fue abierto en el mes de agosto, cuando la madre de la joven encontró los mensajes y el material obsceno que intercambiaba su hija con Vázquez, e inmediatamente llamó a la policía para colocar la denuncia.

Foto: AFP

La declaración jurada indica que en las fotos y en el video se ocultaba el rostro del sospechoso, pero las autoridades pudieron identificar que se trataba del grandeliga mediante los “numerosos tatuajes” en su cuerpo, que son “únicos y distinguibles”.

La víctima, ahora de 15 años de edad, aparentemente seguía manteniendo comunicación con Vázquez a través de mensajes de texto, quien le habría sugerido un encuentro después de la temporada de beisbol para “terminar lo que habían empezado”.

El jugador nacido en San Felipe, estado Yaracuy, se encuentra suspendido por la Major League Baseball (MLB) a raíz del arresto. En tanto, su equipo retiró del PNC Park los carteles, el casillero y las pertenencias del taponero.

“Tomamos este asunto, y estos cargos en particular, extremadamente en serio. Hemos informado a la Oficina del Comisionado de la investigación y el arresto. La Oficina del Comisionado inmediatamente colocará a Felipe Vázquez en Licencia Administrativa (y, como resultado, en la Lista Restringida) de conformidad con la Política Conjunta de MLB con MLBPA (Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas). Necesitamos ser respetuosos con todos los involucrados y el proceso legal en curso. Como resultado, la organización, nuestro personal y los jugadores no pueden hacer más comentarios en este momento”, dijo Frank Coonelly, presidente de los Piratas, en un comunicado.

Trifulca en el dugout

Una semana antes de ser llevado a la cárcel, Vázquez se fue a las manos con su compañero de club Kyle Crick, cuando finalizó el compromiso en el que Pittsburgh se impuso 6–4 frente a los Gigantes de San Francisco en el estadio AT&T Park.

Medios estadounidenses reseñaron que el intercambio de golpes se produjo porque el pitcher tejano le reclamó al yaracuyano que le bajara el volumen a la música que provenía del reproductor de su casillero, ante la solicitud la respuesta del cerrador fue violenta. Ambos fueron multados por los Piratas.

“El comportamiento exhibido por estos dos jugadores anoche es inaceptable, inconsistente con los estándares que se esperan de un jugador de Grandes Ligas y no será tolerado por la organización”, expresó Neal Huntington, gerente general de la organización, en una misiva.

Vázquez requirió seis puntos de sutura en la nariz, mientras que Crick tuvo que ser operado en el dedo índice por una fractura, por lo que terminó perdiéndose el resto de la contienda. Se espera que esté completamente recuperado para los entrenamientos primaverales del año 2020.

Foto: AFP

De Rivero a Vázquez

Hasta abril de 2018, el polémico lanzador era conocido como Felipe Rivero, pero tomó la decisión de sustituir su apellido paterno por el de Vázquez para, según sus palabras, recompensar el apoyo que le había brindado su “hermana”, quien le pidió expresamente el cambio de nombre.

Han sido muchos tropiezos. Mi hermana y yo hemos tenido una relación muy especial, sobre todo porque estamos solos aquí. Le hago caso en todo lo que me dice y ella me da muchos consejos”, declaró el pelotero en aquel momento a la televisora TUDN.

El menor de los siete hijos que tuvieron Omaira Blanco y Felipe Santiago Rivero acudió a la ley y logró hacer el cambio de identidad hasta en su camiseta para tener el mismo apellido que Prescilla Vázquez, con quien reside en Orlando, Florida, en temporada muerta.

“Quiero pedir disculpas a todos los fanáticos que compraron cosas con mi (antiguo) nombre. Sabía que esto venía; pero como fue un proceso largo, no podía decir nada hasta que fuera aprobado (por las autoridades estadounidenses). Ofrezco una disculpa a todos”, explicó Vázquez en su cuenta de Twitter.

Foto: AP

No obstante, el cambio de apellido generó suspicacias para propios y extraños cuando la madre del relevista declaró en ese entonces que desconocía quién era Prescilla Vázquez; pero aun así comentó que respetaba la decisión de su hijo.

“No sé de dónde salió esa hermana. Hace cinco años que no veo a mi hijo. Él se llama Felipe Javier Rivero Blanco, porque su papá es Felipe Santiago Rivero y yo, quien soy su mamá, me llamo Omaira Blanco de Rivero. Vi esa noticia y me parece que es algo circunstancial, una decisión en la que yo no me meto, porque esa es su vida”, dijo la señora Blanco a Beisbol Play.

El jugador zurdo, quien representó a su equipo en el Juego de Estrellas 2019 de Cleveland, es uno de los mejores relevistas de la presente campaña. Hasta la fecha, mantiene un récord de 5–1, con 28 juegos salvados, 90 ponches y una efectividad de 1.65 en 60.0 entradas.

Su última aparición en la lomita fue el jueves 12 de septiembre, casualmente en aquel triunfo frente a los Gigantes en San Francisco. Ahora, su trayectoria de cinco años en la MLB quedó completamente manchada y es probable que jamás vuelva a formar parte del mejor beisbol del mundo.

Noticias relacionadas