• La venezolana realizó los trámites necesarios para desplazarse con su hija a Europa hace cinco días

Cinco días en un aeropuerto tuvieron que esperar las venezolanas Andrea Pérez Esperandio, y su hija de 9 años. Bajo pretextos falsos sobre la razón del desembarque del avión, Pérez Sperandio fue detenida el pasado 24 de septiembre en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México al arribar de un vuelo procedente de Colombia con destino a París, Francia.

Antes de embarcar su avión, las autoridades aeroportuarias le informaron que no sería posible que continuara con su viaje hacia territorio europeo.

La mujer denunció en redes sociales que los empleados de la aerolínea Aeroméxico le informaron que no cumplió con las condiciones requeridas para continuar con su vuelo, debido a que, de acuerdo con un comunicado, los ciudadanos venezolanos no tienen permitido viajar en una ruta que involucre el espacio aéreo de Estados Unidos.

blank
Foto: Andrea Pérez

Sin embargo, la mujer indicó que tomó un vuelo desde Venezuela hasta Bogotá, y desde ese país viajó a México, territorio en el que se encuentra desde el pasado martes. Por ello, Aeroméxico rectificó el anterior mensaje e indicó en un correo dirigido a la afectada que “no se debió, ni tiene relación alguna con autoridades, órganos gubernamentales o judiciales de Estados Unidos, sino con los requisitos migratorios de las autoridades europeas”, en el que a través de una llamada le confirmaron que no cumplía con los requisitos migratorios.

“Mi hermana y mi cuñado, que son residentes franceses, buscaron toda la documentación pertinente y aquí en la aerolínea Aeroméxico me la recibieron, pero me indicó su supervisora, Yuli Garrido, que eso no es un aval para yo ingresar a territorio francés. Que la Unión Europea no me va a permitir el ingreso”, agregó Pérez.

Aeroméxico ofreció vías alternas para el traslado de Pérez y su hija; sin embargo, aseguran que dichas opciones fueron rechazadas. El documento también indica que la aerolínea consideró la devolución de los costos de la boletería, además de los vuelos restantes, y pagar por la alimentación de las involucradas.

La Embajada de Venezuela en México confirmó que los venezolanos tienen permitido viajar en rutas similares. La negación del embarque a Pérez se debió, según la misión diplomática, “a un tema de índole migratorio personal y que no tenía ninguna afectación para cualquier ciudadano venezolano que vaya a efectuar rutas aéreas”.

Belkys Sperandio, madre de la joven, explicó en entrevista para El Diario que en la primera información que recibieron sobre la razón por la que no pudieron embarcar el avión a Francia fue que “existían inconsistencias en la solicitud de los documentos”.

Sperandio indicó que existe “un vicio” de las aerolíneas con los pasajeros de nacionalidad venezolana y que violan los derechos de los ciudadanos que adquieren sus boletos.

“Mi hija y mi nieta tienen seis días esperando que Aeroméxico cumpla con el contrato que se adquiere al comprar los boletos. Es conducta reiterada de la aerolínea bajar pasajeros y echarse a reír. El caso de mi hija no es político, no tiene enchufe, ni sanciones de ningún tipo, es incumplimiento de contrato, desde el pasado martes han dicho incoherencias sin justificación legal”, señaló la madre de la joven.

Algunos venezolanos han manifestado a través de las redes sociales que han sido afectados por controles al azar de aerolíneas internacionales. Un ciudadano indicó que unos amigos no pudieron ingresar a Irlanda y tampoco se les comunicó el por qué de la medida.

“Algo extraño ocurre. A unos amigos los rebotaron en Irlanda, sin explicación y jamás han tenido que ver con algún gobierno. Hasta dónde sé tenían visa vigente porque sus hijos estudian en ese país”, explicó el usuario en redes sociales.

¿Vínculo con el régimen?

Belkys Sperandio ha sido vinculada con el régimen de Nicolás Maduro por trabajar “hasta el año 2011” en el sistema de mercados del oficialismo llamado “Mercal” como jefe del área de Gestión Humana.

En el año 2003, arrancó el programa Mercal, implementado por el fallecido ex presidente Hugo Chávez Frías. En aquel momento, el mandatario llegó a señalar que “se creaba un nuevo paradigma”, porque se abastecería de alimentos baratos a más del 30% de la población y se atenderán a un millón de personas por día.

Sin embargo, hasta el año 2016, 68% de los establecimientos de la red Mercal no estaban operativos. De los 11.473 locales que tiene ese programa, 7.864 estaban inactivos, de manera que prestaron servicio al público en 3.609 puntos, de acuerdo con datos del Ministerio de Alimentación. Asimismo, algunos trabajadores han sido señalados por corrupción por el desvío de alimentos.

Por esta razón varios connacionales han tildado a la familia Pérez Sperandio como “enchufados” al trabajar en una empresa creada por el régimen, y apoyar en su cuenta de Twitter personal mensajes de voceros del oficialismo como Diosdado Cabello. Personas que han conocido el caso de la familia atribuyen el impedimento de su hija para viajar a Francia por esta razón. Sin embargo, la aerolínea aclaró que el motivo se debió a falta de requisitos migratorios para poder ingresar a Europa.

La última vez que Andrea Sperandio comunicó el estado de su caso en el Aeropuerto de Ciudad de México fue en horas de la noche de este domingo. Con eso se cumplen cinco días de espera por una respuesta de las autoridades aeroportuarias. En su más reciente tuit la mujer denunció que le había llegado un correo de Aeroméxico en el que le exigía una carta del colegio de su hija, donde se autorizara que la menor de edad puede viajar.

A pesar de esto, la venezolana también fue víctima de una ola de críticas por el pasado oficialista de su madre en el país. El caso ha tomado revuelo en las redes sociales que si bien las utilizó en primera instancia para pedir ayuda, ahora se han convertido en un arma de doble filo para la familia Sperandio mientras que su situación sigue sin resolverse.

Noticias relacionadas