• Lourdes Ramírez de Viloria, presidenta de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela, indicó que los recursos asignados por las autoridades del Ministerio no permite cubrir con lo gastos necesarios para mantener las universidades

Los estudiantes no son los únicos que resultan afectados por la gestión del régimen en las universidades autónomas del país. Los trabajadores y docentes de las instituciones se ven perjudicados por los padecimientos propios de toda la población venezolana, como la falta de transporte y los altos índices de inseguridad.

Las universidades se han visto expuestas al insuficiente presupuesto y violaciones a su autonomía, hecho que ha sido recurrente y que ha generado deserción profesoral.

El presupuesto lo está manejando directamente el Ministerio, ellos asignan a cada institución lo que ellos quieran. En lo que asignan no alcanza para gastos de funcionamiento ni para otra cosa que no sea pago de salario y de los pocos beneficios estudiantiles que quedan en cada casa de estudio» Lourdes Ramírez de Viloria, presidenta de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv)

Agregó para El Diario que los fondos no alcanzan ni para el mantenimiento de la planta física, por lo que la infraestructura se está desmoronando y cayendo sin ningún tipo de respuesta de la administración de Nicolás Maduro. “ El país está en colapso total”.

Fapuv indicó que desde el año 2013 se registró una deserción en 40% de las universidades del país, incluyendo en esa cifra profesores y alumnos.

Las primeras semanas de agosto La Federación de Profesores denunció que el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología no envió a diversos recintos recursos para el pago de los salarios a los trabajadores.

Ramírez precisó que Fapuv le ha enviado propuestas al régimen de Maduro sobre el salario mínimo que deberían recibir los trabajadores. “Tiene que ser como dice la Constitución en el artículo 91 para que cada empleado logre adquirir la canasta básica, la que en este momento supera los 5.000.000 de bolívares”.

Artículo 91. Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La Ley establecerá la forma y el procedimiento.

Los representantes de las federaciones estudiantiles de las principales universidades del país (UCV, USB, UC, ULA, LUZ y UDO) coincidieron en que los sueldos de los profesores son migajas. Sin embargo, destacaron la labor de los que se quedan en las aulas, de los trabajadores que asisten al recinto a pesar de las fallas en el transporte y demás deficiencias.

“Hay que aplaudir la voluntad de los profesores de estar presentes en los salones y de seguir teniendo ganas de formar a los estudiantes”, expresó Luis Palacios, presidente adjunto de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela.

La falta de los pagos del seguro HCM de cada uno de los profesores también ha sido una de las causas principales de la deserción de educadores. La presidenta de Fapuv consideró que esta situación es en realidad una exclusión por parte de las autoridades del régimen por no cumplir con los trabajadores.

Ramírez aseguró que el tema de la salud es lo más importante. Considera que “con el salario cada uno se acomoda el presupuesto para poder comer, pero para la salud no tienes salida”.

“Antes los profesores llegaban a una clínica y eran recibidos porque eran universitarios y no pagaban ni medio, hoy en día no se puede hacer eso. No tenemos recursos ni capacidad de ahorro”, comentó.

El último golpe a la universidad

El 27 de agosto el Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro publicó una sentencia de la Sala Constitucional en la que ordena a la UCV realizar las elecciones de sus autoridades en un lapso no mayor a seis meses. También estableció los criterios para efectuar los comicios de las autoridades de las casas de estudio del resto del país que tengan el período vencido.

Los dirigentes estudiantiles y las autoridades de las universidades consideran que este último ataque a los recintos busca que el sector oficialista pueda ganar espacios. Por eso han rechazado la sentencia en reiteradas ocasiones indicando que es un atropello más para acabar con la universidad venezolana porque representa “el último bastión de democracia que tiene el país”.

Foto cortesía
Artículo 109. El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica, para beneficio espiritual y material de la Nación. Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario. Las universidades nacionales experimentales alcanzarán su autonomía de conformidad con la ley.

“Mi mensaje al régimen usurpador es que vamos a hacer elecciones en todos las universidades autónomas. De acuerdo con el artículo 109 de la Constitución, será según su reglamento interno”, apuntó Lourdes Ramírez de Viloria.

Señaló que Maduro debe empezar a establecer la democracia en las universidades que su régimen maneja, en las que nunca se han hecho elecciones y han convertido en colegios universitarios. “El interés de ellos es crear una cuota de poder en las reuniones de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (CNU) para que levanten la mano a favor de la política gubernamental.

¿Cómo solucionar la crisis?

Para la presidenta de Fapuv, la gestión de Maduro se ha encargado de incrementar la crisis que atraviesan las universidades del país. Es por eso que cree que con un cambio en la administración política en el país, se solventará la crisis presupuestaria de las casas de estudio.

“¿Por qué digo esto? Cuando se declara una emergencia humanitaria compleja el Estado o gobierno de turno debe poner a la orden todos los recursos disponibles para solucionar dicha crisis, Nicolás Maduro no lo hace”, precisó.

Ramírez enfatizó que el régimen solo se ha encargado de aumentar la represión, las actividades para quitarle las funciones a las universidades y, además, pretende establecer programas para darle vida a eso “que ellos llaman la revolución bolivariana, la cual no tiene ni pie ni cabeza”.

Edificio de la Asociación de Profesores de la Universidad de Oriente núcleo Anzoátegui | Foto: Ricardo Molinet

Apuntó que actualmente la mayoría de los venezolanos no creen en el sistema actual de gobierno. Considera que el régimen debe reconocer que lo que ocurre en las universidades y en el país es culpa de ellos.

“A pesar de las necesidades que actualmente todos tenemos, es deber de cada uno de los venezolanos recuperar la educación para poder salvar el país porque es la única manera para que nuestros hijos y nietos se formen”, sentenció.

A pesar de los constantes atropellos, los profesores de educación superior se mantienen en resistencia en las aulas de clase — deterioradas por la falta de recursos — para continuar formando a la generación de relevo, sin abandonar las protestas para exigir a los funcionarios del Estado una remuneración y beneficios justos.

Noticias relacionadas