• El anuncio del incremento fue realizado a través de las redes sociales por el presidente de la comisión de trabajadores y trabajadoras de la ANC, Francisco Torrealba

Un anuncio sorpresivo, a través de redes sociales y no mediante los canales acostumbrados, sin que mediara una Gaceta Oficial que lo respaldase y realizado por un diputado de la ilegítima asamblea nacional constituyente (ANC) fue el mecanismo utilizado la mañana de este lunes para informar al país del tercer aumento del salario mínimo en lo que va de año.

La imagen de una Gaceta Oficial con la fecha tachada y un texto que indicaba que el monto del nuevo ingreso mínimo de “todos los trabajadores de la República” había sido establecido en Bs 300.000 de los cuales la mitad ─Bs 150.000─ se corresponden con el bono de alimentación, fue la manera empleada por Francisco Torrealba, presidente de la comisión de trabajadores y trabajadoras de la ANC para informar a la población de la decisión gubernamental.

Posteriormente en horas de la noche se conoció, mediante la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 64.844 de fecha 11 de octubre, que la entrada en vigencia del aumento salarial será a partir del 1° de octubre. Sin embargo en la misma no se especifica si el salario continúa “anclado” a la criptomoneda estatal el Petro, tal y como era hasta el momento.

Esta no es la primera oportunidad en la que Torrealba es el encargado de realizar un anuncio de estas características, pues es de recordar que durante el mes de abril ─fecha en la que fue realizado el último incremento del sueldo mínimo─ hizo lo propio al divulgar la información mediante su cuenta en la red social Twitter.

Aarón Olmos, economista y profesor del IESA, considera que esta forma de informar a la población una decisión de estas características no fue la correcta pues no se siguieron los canales adecuados, razón por la que dicho anuncio causó incertidumbre en la población al no poder confirmar la información con ningún otro funcionario del gobierno.

“En las primeras horas luego de que se dio el anuncio había mucha incertidumbre, no se sabía si la información era cierta o no. Tanto así que el tweet del diputado de la ANC incluía la imagen de una gaceta oficial del mes de julio que nada tenía que ver con el aumento”, comentó para El Diario de Caracas.

Al abordar el tema de los posibles efectos que un aumento salarial de 360% puede ocasionar en la población, Olmos es tajante en afirmar que no existe razón alguna para celebrar una medida como esta pues, a todos los efectos, los Bs 300.000 que recibirán los trabajadores mensualmente continuarán siendo insuficientes para cubrir gastos tan esenciales como la canasta básica familiar, cuyo costo es de Bs 3.700.000, es decir, más 10 veces el nuevo salario.

“El aumento anunciado está ocurriendo en un momento en el que estamos acumulando 3.326% de inflación del mes de enero al mes de septiembre de este año y 50.100% de inflación interanual”, señala

El experto no descarta que los efectos negativos del aumento salarial comiencen a observarse en los próximos días pues ve probable que una cantidad significativa de comercios no abra sus puertas este martes mientras realizan los ajustes a los precios de sus productos.

Inexistencia del salario mínimo

El economista Manuel Sutherland difiere de esta visión, pues considera que a diferencia del aumento realizado el 20 de agosto del año 2018, el cual tuvo un profundo impacto en el sector privado, el realizado este lunes podrá ser asumido fácilmente por las empresas privadas debido a que previo a la medida ya estaban cancelando sueldos muy por encima del salario mínimo.

“Considero que va a ser completamente manejable por el sector privado y que no va a tener un impacto inflacionario tan profundo y tan salvaje”, afirma para El Diario de Caracas.

Olmos opina que los casi 30 aumentos salariales realizados por Nicolás Maduro desde su llegada a la presidencia son una clara muestra de la sostenida y alarmante pérdida de poder adquisitivo del salario de los venezolanos. Considera que una cantidad significativa de la población ya es consciente de que con cada aumento salarial su nivel de vida y poder adquisitivo disminuye a pasos agigantados.

Sutherland señala que el nuevo sueldo mínimo decretado por el Estado sólo tendrá un impacto psicológico en la población y no así es sus bolsillos, que pese al aumento continuarán estando vacíos.

“Cuando se aumenta el salario de esta forma lo que se hace es una especie de ilusión monetaria porque lo que busca el gobierno es aumentar tus saldos monetarios y tratar de hacerte ver que tienes un poder adquisitivo mayor cuando en realidad es todo lo contrario y cada vez puedes comprar menos bienes”, argumenta.

blank
Los especialistas aseguran que con el aumento de sueldo el precio del dólar también aumentará | Foto cortesía

¿Dólar por las nubes?

Olmos asevera que este nuevo aumento salarial tendrá un efecto similar al registrado en meses pasados cuando Petróleos de Venezuela (Pdvsa) inyectó una cantidad significativa de bolívares al mercado y el precio del dólar ─tanto oficial como paralelo─ se disparó.

“Esta medida va a acelerar aún más la depreciación del bolívar respecto al dólar, porque habrá más bolívares para comprar la misma cantidad de dólares”, explicó.

Si bien Sutherland concuerda en que no existe duda de que la tasa de cambio del dólar se incrementará, cree que esta no lo hará de forma tan violenta debido a dos factores que propician un aumento en la oferta de divisas en el país como lo son: las sanciones impuestas al gobierno de Maduro y las remesas que llegan desde el exterior.

El economista indica que desde el Estado son conscientes que decisiones como estas no resuelven los problemas económicos del país, sino que por el contrario sólo contribuyen a empeorar la situación y pese a esto lo continúan haciendo de manera consistente.

Añade que al calcular el nuevo sueldo mínimo integral en dólares utilizando la tasa oficial el resultado es de casi 15 dólares mensuales lo que representa un ingreso de menos de un dólar al día, cifra que utiliza el Banco Mundial para designar a poblaciones en condición de pobreza extrema.

Al contrastar el salario mínimo con el precio de los ocho rubros que integran la denominada “cesta Petare” (huevos, harina de maíz, queso, carne, arroz, café aceite y azúcar) elaborada por el diputado a la Asamblea Nacional Ángel Alvarado cuyo costo asciende a Bs 416.000 es evidente que el aumento decretado por el gobierno resulta insuficiente para la población. El diferencial entre el ingreso de los trabajadores y la “cesta Petare” equivale a un tercio del nuevo sueldo mínimo integral.

Pese al nuevo aumento decretado por el gobierno los venezolanos aún estarán en la difícil situación de tener que hacer magia para intentar hacer rendir su dinero y poder comprar los alimentos de primera necesidad, pues tal y como afirma Olmos estarán en peores condiciones que previo al incremento salarial.

Noticias relacionadas