• Desde entidades bancarias turcas hasta inglesas, una significativa parte del sistema financiero internacional le ha ido cerrando las puertas al régimen luego de que se endurecieran las sanciones estadounidenses

Uno de los aspectos que más incomodan al régimen de Nicolás Maduro, fuera de la amenaza de una hipotética intervención militar extranjera que varios analistas internacionales han descartado, es el de los constantes cierres de cuentas bancarias de instituciones y funcionarios, que priva cada vez más al oficialismo de poder mover sus recursos libremente por el mundo.

Muestra de ello es que al embajador de Maduro en Japón, Seiko Ishikawa, le cerraron recientemente sus cuentas personales en el país oriental. Su esposa también fue objeto de la misma medida.

Las sanciones financieras impuestas por el gobierno de Estados Unidos han hecho que incluso los países simpatizantes del régimen, como China, Turquía o Rusia, se hayan visto obligados a retroceder en su férreo apoyo al chavismo. La sombra del presidente Donald Trump está sobre todo aquel que ose desafiar a la Casa Blanca en su cruzada contra el régimen venezolano, como lo han reiterado los funcionarios estadounidenses.

En El Diario de Caracas recopilamos algunos de los casos más importantes de conflictos entre bancos internacionales y el régimen de Maduro.

Cierre de cuentas en Gazprombank

Foto cortesía

Un caso emblemático fue el presunto cierre de las cuentas de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Gazprombank en febrero de este año, uno de los bancos más grandes de Rusia. Diversas fuentes indicaron a la prensa estadounidense que las cuentas de la estatal venezolana estaban cerradas y que las operaciones financieras ya no iban a poder hacerse.

La empresa petrolera venezolana negó la noticia, calificándola de fake news en Twitter, pero no dio más información al respecto.

La relación entre Rusia y Venezuela ha destacado como una de las más importantes para el Estado venezolano a partir de la llegada del chavismo al poder, con una inversión calculada en 25 millardos de dólares en acuerdos bilaterales, tal como lo refirió Dmitry Rozental, investigador en el Instituto de Latinoamérica de la Academia de Ciencias de Rusia.

El abandono de Ankara

Foto cortesía

“Hay que respetar a quienes salieron de las urnas. Si no se respetan no es democracia sino una mentalidad totalitaria. Maduro salió de las urnas”, dijo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, durante una rueda de prensa a principios de 2019, poco después de la juramentación del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Por eso fue tan sorpresivo el cierre de cuentas bancarias del Banco Central de Venezuela (BCV) en Ziraat Bank, el mayor banco de activos de Turquía y propiedad del Estado turco.

La noticia fue develada por la prensa estadounidense, y posteriormente confirmada por la propia institución bancaria, que no ofreció más detalles al respecto. El BCV utilizaba las cuentas para hacer importaciones del país euroasiático.

Operaciones detenidas por Portugal

Foto cortesía

Más de 1.000 millones de dólares del régimen de Nicolás Maduro iban a ser transferidos desde Novo Banco, entidad financiera de Portugal, hacia bancos en Uruguay, pero la operación fue detenida en mayo de este año.

Carlos Paparoni, diputado a la Asamblea Nacional (AN) denunció, pocos días antes de que ocurriera el bloqueo de estos recursos, que el régimen de Maduro estaba “robando” fondos públicos del Estado venezolano en el exterior, luego de que iniciaran las sanciones financieras estadounidenses.

La medida fue fuertemente criticada por funcionarios de Maduro, quienes acusaron al gobierno portugués de “seguir pautas de Estados Unidos”, lo que fue desmentido por el encargado de Negocios Extranjeros de Portugal, Augusto Silva, quien señaló que las instituciones financieras del país europeo no siguen directrices del gobierno, sino que se trata de entidades autónomas.

Sin acceso al oro

Foto cortesía

El anuncio que realizó el fallecido ex presidente Hugo Chávez en 2011 de repatriar parte del oro venezolano que descansaba en bóvedas extranjeras fue una de las grandes noticias de ese año. El primer lote del valioso mineral fue recibido por una multitud oficialista que apoyaba la medida. Para ese momento, el gobierno venezolano logró repatriar 162 toneladas de oro.

Sin embargo, una parte quedó represada en la nación británica. Aproximadamente 1.2 millardos de dólares en oro fue retenido por el Banco de Inglaterra, medida fuertemente criticada por el régimen de Nicolás Maduro.

De acuerdo con información de la prensa estadounidense, el bloqueo del oro venezolano ocurrió luego de que John Bolton, ex asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos; y Mike Pompeo, secretario de Estado, argumentaran a la banca inglesa que la medida podría servir para cortar el acceso a fondos internacionales de Maduro.

El Deutsche Bank, institución financiera alemana, también confiscó aproximadamente 20 toneladas de oro venezolano luego de que el régimen de Nicolás Maduro fallara en el pago de intereses de un contrato en 2016.

Foto: AP

Debido al bloqueo petrolero establecido en contra de Venezuela desde Washington, el régimen de Maduro ha efectuado operaciones internacionales haciendo uso del oro. Prueba de ello son las toneladas del mineral que aterrizaron en Uganda, las cuales llegaron al país africano presuntamente a través de contrabando.

El director del Comité de Cumplimiento Anti Lavado de Dinero de la Asociación Internacional de Banqueros de Florida (FIBA por sus siglas en inglés), Daniel Gutiérrez, aseguró a la prensa internacional que cada transacción con Venezuela debe ser analizada y consultada por expertos, debido a las sanciones, que pueden acarrear hasta un millón de dólares en multas.

Ante las acciones del régimen de Maduro, las entidades financieras del mundo analizan el costo y beneficio de tener entre su cartera de clientes a las empresas y funcionarios venezolanos, y muchas optan por evitar todo tipo de transacciones con una nación sancionada y acorralada por la crisis económica y política.

Noticias relacionadas