• Los criollos dicen presente en los encuentros que definirán al campeón de las Grandes Ligas. Lanzadores, receptores e integrantes del cuerpo técnico de los Astros de Houston y los Nacionales de Washington estarán en el montículo

Ver al lanzador de los Nacionales de Washington Aníbal Sánchez enfrentando al pelotero de los Astros de Houston, José Altuve, o a su compañero Robinson Chirinos recibiendo los pitcheos de los abridores Gerrit Cole o Justin Verlander buscando retirar a los sluggers Gerardo Parra y Asdrúbal Cabrera, son algunos de las escenas que se comenzaron a generar este 22 de octubre con el inicio de la Serie Mundial de las Grandes Ligas.

El estadio Minute Maid Park de Houston, de la ciudad de Texas, será el escenario de los tres primeros encuentros entre los Astros de Houston y los Nacionales de Washington, campeones de de la Liga Americana y la Liga Nacional, respectivamente.

El venezolano José Altuve conectó un cuadrangular en el noveno inning, de sexto juego de la Serie de Campeonato, para dejar el terreno a los Yankees de Nueva York y avanzar, por tercera vez en su historia — segunda en dos años — a la Serie Mundial.

Los Nacionales de Washington barrieron a los Cardenales de San Luis en cuatro juegos y así, gracias a su excelente cuerpo de pitcheo, llegaron a su primera Serie Mundial la historia de franquicia, desde su nacimiento en 2005.

Los venezolanos en los Nacionales de Washington

blank
Aníbal Sánchez | Foto cortesía

El abridor Aníbal Sánchez llegó a la instancia decisiva con aperturas de lujo en la última parte de la temporada regular y en la postemporada. Es la segunda vez que el pitcher criollo tendrá la oportunidad de subirse a la loma en una final de Grandes Ligas, luego de que lanzará en la Serie Mundial de 2012 con los Tigres de Detroit y perdiera en su única apertura ante los Gigantes de San Francisco, que ganaron esa final con barrida 4–0.

En su primera aparición en la postemporada 2019 ante los Dodgers de Los Ángeles, se fue sin decisión, al lanzar cinco episodios donde permitió cuatro hits, dio dos boletos y le hicieron solo una carrera.

En la siguiente serie, ante los Cardenales de San Luis, estuvo a solo cuatro outs de conseguir una hazaña histórica. Sánchez lanzó una joya de pitcheo, en el primer juego de la serie, cuando hasta el octavo inning y dos outs llevaba el juego sin hits ni carreras. El encargado de romper la hazaña fue el bateador venezolano José Martínez, quien bateó un imparable por el jardín central que terminó con el no hit no run.

El diestro, de 35 años de edad, se llevó el primer juego de la serie y terminó con cinco abanicados, un boleto y un solo hit, en 103 lanzamientos.

Gerardo Parra, a pesar de que solo ha tenido tres turnos al bate en la postemporada en la que ha conectado un hit, se ha ganado el corazón de la afición de Washington luego de que se hiciera viral la canción “Baby Shark” que suena cada vez que toma el turno al bate.

El infielder Asdrúbal Cabrera tampoco ha contado con muchas apariciones en el plato. Tiene 11 turnos al bate, con un imparable y dos carreras impulsadas. Sin embargo, la experiencia del jugador de 34 años de edad podría ser útil en una final.

Desde los dugouts también habrá presencia venezolana. Henry Blanco, como coach de bullpen, forma parte de la preparación de los lanzadores que entran a relevar de los Nacionales de Washington. El ex receptor, recordado por jugar numerosas temporadas en las Grandes Ligas y en el beisbol venezolano, llegó a este equipo luego de estar tres temporadas con los Cachorros de Chicago.

Venezolanos en los Astros de Houston

blank
José Altuve | Foto cortesía

El segunda base criollo, José Altuve, ha tenido una de las mejores postemporadas de su carrera. Sus números son un fiel reflejo de ello.

En 43 turnos al bate, lleva 15 hits, 8 carreras impulsadas, 3 dobles y 5 cuadrangulares, el último que bateó, el 13 en unos playoffs de Grandes Ligas, le valió la clasificación a la Serie Mundial a Houston y también le permitió romper el récord de mayor número de cuadrangulares para un venezolano en una postemporada, en manos de Miguel Cabrera, logro que quedará enmarcado como uno de los momentos más recordados en su carrera.

“Astro Boy”, como apodan a Altuve, fue condecorado como el Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie de Campeonato, lo que convierte en el cuarto venezolano en obtener dicho premio, luego de que Marco Scutaro, en 2012, y Alcides Escobar, en 2015, fueran los últimos en conseguirlo.

El receptor Robinson Chirinos también estará en el roster del equipo de Texas debido a su buen defensiva y control de los pitchers, y se mantendrá a lo largo de la serie compartiendo la receptoría con el puertorriqueño Martín Maldonado.

El catcher venezolano lleva dos hits, dos carreras anotadas y un jonrón durante los 22 turnos que tuvo durante la postemporada de este año.

El relevista Héctor Rondón también estará listo desde el bullpen para ayudar al equipo cuando así lo requiera el manager A. J. Hinch. El derecho, en un tercio de labor sobre la lomita, permitió un hit y una carrera.

Desde afuera del campo Houston también contará con presencia venezolana. Javier Bracamonte, catcher de bullpen, quien conoce al staff pitcheo y bateadores del equipo porque parte de su función en lanzar en la práctica de bateo, también funge como una pieza valiosa para la preparación de los Astros.

Con el inicio de la Serie Mundial solo queda saber qué equipo inscribirá su nombre en la historia de las Grandes Ligas. Los Astros de Houston lograrán repetir como campeones y coronarse por segunda vez en tres temporadas o serán los Nacionales de Washington quienes levantarán por primera vez el Trofeo del Comisionado.

Noticias relacionadas