• Según autoridades brasileñas, un barco de origen griego que transitaba por aguas venezolanas es el responsable del hecho que ha afectado aproximadamente 2.500 kilómetros de la costa noreste del país amazónico. El régimen de Nicolás Maduro ha negado vinculación con el suceso

Desde hace aproximadamente tres meses cientos de toneladas de petróleo han llegado a las costas del noreste de Brasil, específicamente en Pará, Maranhao, Ceará, Rio Grande do Norte, Paraíba, Pernambuco, Alagoas, Sergipe, Bahía y Santa Bárbara. Autoridades del país amazónico aseguran que la sustancia provino de un buque griego que transitaba por aguas venezolanas.

El Ministerio de Ambiente brasileño detalló que el que el derrame de crudo cubre aproximadamente 2.500 kilómetros de costa y afecta principalmente el archipiélago de Santa Bárbara. Tras semanas de investigación, la Policía Federal concluyó que el responsable de la catástrofe medioambiental es el buque tanque Bouboulinha de origen griego.

En la investigación participaron la Armada Brasileña, la Fiscalía Federal, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente, la Agencia Nacional del Petróleo, la Universidad Federal de Bahía, la Universidad de Brasil, la Universidad del Estado de Ceará y con una empresa especializada en geointeligencia.

Las autoridades brasileñas presumen que la nave atracó en Venezuela el pasado 15 de julio y tres días después se dirigió a Malasia. Las investigaciones arrojaron que el derrame de combustible habría ocurrido entre los días 28 y 29 de julio.

Gracias a las técnicas de geointeligencia y cálculos oceanográficos se hizo posible que se identificara al Bouboulinha como el único petrolero que navegó en la zona en la que se inició el derrame, a poco más de 700 kilómetros de la costa del estado brasileño de Paraíba.

El residuo en las costas fue detectado por primera vez el 30 de agosto. Según el último recuento del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) entregado el 31 de octubre, ya son 286 playas afectadas en 97 municipios de los nueve estados del noreste brasileño

blank
Foto: EFE

El secretario general del Movimiento Ecológico de Venezuela, Alejandro Aguilera, expresó en entrevista para El Diario que hasta el momento, el gobierno brasileño ha logrado recoger de las playas más de 200 toneladas de crudo (de un total de más de 2.500 derramadas), que se traducen en 4.000 barriles de petróleo.

El ministro de Petrolero del régimen, Manuel Quevedo, ha negado que la procedencia de ese desastre sea de Venezuela.

El Bouboulinha estaría cumpliendo actualmente un itinerario entre Nigeria e Indonesia. Se trata de una embarcación que ha tenido problemas en Estados Unidos. El pasado mes de abril estuvo retenida cuatro meses en territorio estadounidense por problemas en un filtro de descarte de residuos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, expresó este domingo que “lo que llegó hasta ahora y que fue recogido es una pequeña cantidad de lo que fue derramado. Lo peor está por venir, no sé si en la costa de Brasil, si bien todo indica que las corrientes fueron a la costa (…). Por la densidad, el petróleo viene por debajo, puede haber pasado por Brasil y regresado para la costa africana”.

blank
Foto: AFP

Un daño sin precedentes

El mandatario insistió en que todos los indicios dan como responsable de este desastre al carguero griego y agregó que “por lo que parece, se trata de un acto criminal”. Según el presidente brasileño, es posible esperar una catástrofe mucho mayor, debido a ese derrame de petróleo.

blank
Foto: AFP

Las pérdidas de vidas animales son incalculables, ya que el derrame petrolero no solo afecta el ecosistema marino, sino que también genera muerte hipotermia en las aves. El ecologista Aguilera explicó que debido a su viscosidad, el crudo arrojado al mar se adhiere a los corales.

El especialista afirmó que se trata de situación sin precedentes. “En lo personal no tengo ningún recuerdo de un derrame tan grande en costas suramericanas (…). Es un daño de unas proporciones increíbles nunca antes vistas en la región”, añadió.

Asimismo, expuso que el gobierno de Brasil tiene la potestad, si reúne las pruebas necesarias de que el buque griego tiene vínculos con Venezuela, de acudir a tribunales internacionales para que, por lo menos, exista una sanción administrativa. Sin embargo, aclaró que por lo general estos procesos pueden tardar hasta cinco años y en muchos casos ni se realizan.

Posibles soluciones

Pese a que el daño del derrame de crudo difícilmente se pueda revertir, Aguilera mencionó que se pueden realizar acciones inmediatas para mitigar el problema. En ese sentido, recordó que el gobierno del país amazónico está empleando mallas flotantes para recoger gran parte del combustible.

Comentó también que existen disolventes que usan en el crudo y ayudan a minimizarlo, transformándolo en gotas, para que se vuelva biodegradable en el medio ambiente.

Por otro lado, dijo que si el régimen de Nicolás Maduro es responsable o no de este derrame, igual debería poner a la orden los equipos de contingencia de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), ya que según Aguilera, la estatal petrolera venezolana tiene la capacidad de prestar materiales que sirven para biodegradar los derrames de crudo en el mar.

Hasta ahora, el gobierno brasileño ha enviado unos cinco mil militares que se han sumado a los voluntarios que trabajan en la retirada de residuos en las playas del noreste brasileño, aunque la contaminación continua causando estragos en el medio ambiente.

blank
Foto: BBC
Noticias relacionadas