• Hacemos periodismo con carácter y sin cesura y durante 2020 continuaremos con esta filosofía

Buscar y contar historias es parte de la labor que durante este año realizó el equipo de El Diario.

Visitar lugares casi olvidados, lograr conversar con venezolanos con historias conmovedoras, de superación, así como retratar realidades que afectan a la población, son parte de los trabajos que presentó la redacción de El Diario durante 2019.

El año finaliza y por ello, El Diario presenta un resumen de las noticias que marcaron la agenda y que generaron mayor impacto en nuestros lectores.

Ser transgénero en Venezuela: una decisión expuesta a discriminaciones

blank
Foto: Víctor Salazar

Aisha, de 27 años, se convirtió en un blanco de miradas desde que empezó a cambiar su aspecto físico cuando era un adolescente y la llamaban por el nombre de su cédula, Nazaret Ramírez, y no por el nombre que escogió cuando quiso ser transgénero.

La calle se convirtió en el lugar donde un cúmulo de miradas sigue los pasos de Aisha. Algunos hombres, sin disimulo, se detienen a observarla y escucharla. Por su parte, un grupo de niñas que patina en la plaza habla en voz baja mientras la ven caminar. “¿Es una mujer?”, pregunta una de ellas; pese a que tuvo otro cuerpo al nacer, para Aisha no hay duda de que la respuesta será siempre afirmativa.

Lea la historia completa aquí

Los rostros abandonados de la crisis en Carabobo

blank
Foto: José Daniel Ramos

Miseria, pobreza y necesidad. Hay rostros en Carabobo que muestran el lado más humanizado de la crisis más crítica de la historia venezolana. Enfermedades degenerativas sin tratamientos, familias enteras sin sustento, poblaciones en lugares no aptos para vivir. Lo atípico se volvió cotidiano y lo básico escasea. ¿Quiénes son y por qué sus caras representan el lado recalcitrante de lo invivible?

En la populosa barriada de Trapichito, estado Carabobo, abundan estos casos: Neybis Picón, Joiner Blanco, Stefany Malpica, Gladys Castellanos y Carmen Madrid son el reflejo de un país en quiebra donde sus habitantes sufren las consecuencias del manejo ineficiente de una nación sumergida en una de las peores crisis vividas, y descritas, de la región.

Lea la historia completa aquí

Cinco historias que revelan cómo se sobrevive en las calles de Caracas

blank
Foto: Fabiana Rondón

Pasos silentes de personas en situación de vulnerabilidad recorren Caracas cada día en busca de una oportunidad. Algunos no cuentan con ningún grado de instrucción académica; otros han tenido entre sus manos un título universitario que certifica años de estudio. Sin embargo, todos tienen algo en común, y es que las calles de la capital han formado parte de sus vidas para marcar un antes y un después.

Caracas está llena de historias por contar que, en la mayoría de los casos, pasan desapercibidas ante la mirada de la comunidad. A pesar de ello, desde hace casi dos años el Panabus, un vehículo que brinda atención a quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad, ha servido como punto de encuentro para conocer a las personas que sobreviven en la calle.

Lea la historia competa aquí

La historia de la diputada que se resguarda del régimen en Caracas

blank
Foto: José Daniel Ramos

Alessandro llegó a sus 18 años de edad, pero esta vez no celebró. Debió resguardarse junto a su padre y a su hermana en la casa de un vecino. Una patrulla del Sebin merodeaba la vivienda y la amenaza de un allanamiento estaba latente.

Ese día todo cambió. Sabía que lo que venía requería de mucha fortaleza y apagó las velas con un solo deseo en mente: que su madre permaneciera segura y no tras las rejas de alguna prisión venezolana, esas que tienen fama por los múltiples maltratos y violaciones a los derechos humanos que se registran cada día.

Alessandro Longoni es hijo de la diputada ante la Asamblea Nacional Mariela Magallanes, política venezolana electa en el circuito 4 del estado Aragua, uno jamás ganado por la oposición hasta 2015. Hoy es acusada de supuesta traición a la patria por el alzamiento militar del pasado 30 de abril.

Lea la historia completa aquí

El ejemplo de un venezolano que superó las adversidades y ahora hace historia en Masterchef

blank
Foto: Cortesía

La lucha que día tras día enfrentan los venezolanos la comparte también John Pardo, un hombre que desde hace 25 años recorre los caminos de la vida en una silla de ruedas y despierta todas las mañanas en una ciudad que no es Caracas, lejos de El Ávila y de todos los paisajes, olores y momentos que lo acompañaron durante su niñez y juventud.

A sus 21 años de edad fue víctima de un asalto en Chuao que sería decisivo. Recibió dos disparos, uno en el brazo y otro en la columna. Pero la vida no se paraliza, y eso Pardo lo entendió muy bien. Su propia motivación le permitió seguir hacia adelante sin titubeos, siempre persiguiendo sus metas y convirtiéndose en un ejemplo de que cuando se quiere, se puede.

Venezuela se encuentra presente en todos y cada uno de sus logros, la remembranza de sus días felices en el país lo llenan de alegría, lo motivan.

Lea la historia completa aquí

La oscuridad se adueñó del Hospital Psiquiátrico de Caracas

blank
Foto: José Daniel Ramos

La entrada está en penumbra, el recinto permanece sin electricidad desde hace 20 meses. En ella se visualiza una pizarra con nombres recién borrados, ese es el único registro escrito que hace constar la existencia de los pacientes en el recinto. También hay un número 4 apuntado, esa es la cantidad de camas disponibles en el área de emergencia.

En la actualidad, la realidad dista mucho de los “buenos tiempos” del hospital. Los enfermeros llegan aproximadamente a las 6:30 pm para hacer la guardia nocturna, se colocan el “uniforme” que ellos deben costear debido a que las autoridades del centro no lo proveen desde hace años. Las cerraduras de las puertas de las habitaciones están remendadas porque han sido violentadas, por lo que los trabajadores han optado por utilizar candados.

La solidaridad, mediante las donaciones que reciben, parece ser la única opción para mantener activo el lugar que fue una referencia en el país y que hoy es el reflejo de la crisis que atraviesan los centros de salud en Venezuela.

Lea la historia completa aquí

Un relato que encierra el fenómeno del suicidio en Venezuela

blank

Tres casos que podrían ejemplificar una crisis psicológica que estaría atravesando parte de la sociedad venezolana. “Yo me quedé asombrada porque en nuestra sociedad era muy extraño conocer casos de suicidios”, aseguró María Rodríguez. El desequilibrio social, aupado por la escasez de medicinas, alimentos y la hiperinflación que dificulta la subsistencia de los venezolanos podrían ser detonantes de distintas enfermedades psicológicas.

Manuel Fariñas, psicólogo especializado en evaluación neuropsicológica, explica para El Diario que las razones para el suicidio pueden estar sujetas al contexto, a las presiones sociales, al momento histórico o a las variables orgánicas.

Fariñas aclara que existen trastornos psicológicos y neurológicos que necesitan medicación constante para ser apaciguados, y bajo el yugo de la crisis médica en Venezuela no son atendidos con la regularidad adecuada. El especialista explica que hay dos aspectos pertinentes para desentrañar la decisión de quitarse la vida: el orgánico y el psicológico.

Lea la historia completa aquí

El robo de mi carro: crónica de una doble extorsión

blank
Foto: Cortesía

Como muchos otros días, estacioné mi vehículo en la avenida principal de El Bosque, en Caracas; solo sería un momento. Pero ese sábado cambié mi percepción del funcionamiento de las instituciones del Estado, de la seguridad del país y, sobre todo, cambié mi percepción de la policía.

Bajé de mi vehículo confiando en que todo estaría bien, haría mi diligencia y volvería sin inconvenientes. Pero nada ocurrió como lo imaginé. Al regresar me topé con una terrible imagen: mi carro había desaparecido.

La desesperación se apoderó de mí.

Lea la historia completa aquí

Silvia Baquero, una Lilian detrás del paso de José Rafael Guzmán

blank
Foto: SIlvia Baquero

La preocupación y la soledad inducían a Silvia Baquero a perseguir un destino que hasta ese momento desconocía, mientras manejaba su automóvil por un árido territorio propio de un western americano. “Tengo que encontrar la prisión, tengo que encontrar la prisión…”, se repetía. Esa misma tarde del 12 de agosto su amigo había sido capturado y para ella era un deber encontrarlo.

Sin embargo, durante el tiempo que estuvo recluido en Estados Unidos, más que su amiga, Silvia era la voz y el rostro de José Rafael en libertad. Al hablar de la situación Silvia se emociona, ríe y reflexiona. Pero habla con extrema seriedad cuando es necesario. Al fin y al cabo fue un suceso que vivió desde afuera, pero al lado de su amigo. “No hubo momento en el que en mi horario, en mi planificación, no estuviese el esfuerzo para que ‘Jose’ saliera de allí”, recuerda

En los momentos de zozobra siempre hay tiempo para chistes y más si trabajas con un comediante; es la forma natural de drenar la preocupación. Por tanto, Silvia decidió crear su particular spirit animal: Lilian Tintori, activista de derechos humanos y esposa de Leopoldo López. “La Lilian de El Paso” es su apodo.

Lea la historia completa aquí

La catarsis del humor, una forma de sobrellevar la crisis venezolana

blank
Foto: Víctor Salazar

Emergencia humanitaria, violación de derechos humanos, carencias de servicios básicos y una hiperinflación galopante son parte de los ingredientes que conforman la cotidianidad del venezolano. Ante tal panorama surgen interrogantes sobre qué lugar ocupa el humor en el país y si el venezolano es capaz de hacer comedia de sus desgracias.

La televisión quedó atrás. Su lugar ha sido ocupado por las redes sociales, un recurso digital que aprovechan los jóvenes comediantes para darse a conocer, aunque también disponen de espacios nocturnos de Caracas como Pizpa, Teatro Bar o Cusica donde se realizan shows de stand up.

Lea la historia completa aquí

¿Qué busca la CAF al otorgarle nuevos préstamos a una Venezuela endeudada?

blank
Foto: Cortesía

Lejos del tema de la corrupción que presuntamente involucra a ocho diputados de la Asamblea Nacional (AN) de valerse de sus cargos para limpiar reputaciones de empresarios vinculados con la distribución de las cajas CLAP existe otro asunto que pone en duda la unidad opositora dentro del Poder Legislativo: la aprobación o no de préstamos extras por parte de la Corporación Andina de Fomento (CAF), actualmente conocida como el Banco de Desarrollo de América Latina.

Tanto es así que el pasado 3 de diciembre, durante la sesión ordinaria del Parlamento venezolano estaba previsto que se discutiera el “Proyecto de Ley Aprobatoria del Mecanismo de Asistencia Financiera y Técnica Ante La Emergencia Humanitaria del Sector Eléctrico” propuesto por el Grupo de Boston, instancia que reúne a parlamentarios y ex parlamentarios del chavismo y de distintas fracciones opositoras.

Entretanto, es la población venezolana la que aún espera alguna solución viable para aliviar la severa crisis de los servicios públicos. En lo que han coincidido diversos grupos opositores es en la necesidad de establecer criterios de transparencia, que permitan que los recursos sean correctamente dirigidos a la gente que lo necesita.

Lea la historia completa aquí

Sepultadas en el olvido, la historia de dos familias de un barrio marabino

blank
Foto: Alejandro Bonilla

Una calle ancha y con suelo de tierra le da la bienvenida a quien visite el barrio Altos de Milagro Norte, una zona que parece perdida en el tiempo, olvidada. El sol del mediodía calienta los techos de zinc de las casas que, una tras otra, guardan en su interior las penurias de cientos de familias.

María Trinidad de Pol, de 72 años, permanece sentada en el interior rodeada de tres de sus nietos. El mayor está a su lado, inmóvil en una silla de ruedas. La franela le cuelga de los huesos que sobresalen de sus hombros y con timidez baja la mirada, intenta hablar pero no lo logra.

Eva Ortega vive con su hijo Miguel Blanco en una casa pequeña del barrio marabino. Para entrar se debe atravesar un pasillo angosto, largo y lleno de tierra. Una vez dentro, un recibidor a cielo abierto da la bienvenida. Las gotas de lluvia golpean las láminas de zinc que descansan en el suelo húmedo.

Lea la historia completa aquí

Cocuy “El FAES” y otros licores clandestinos proliferan en Caracas

blank

Las reuniones en Venezuela suelen incluir bebidas alcohólicas, una costumbre que con el pasar de los años y la grave crisis económica en el país se ha transformado. En un galpón cerca del Mirador del 23 de Enero, en Caracas, Francisca Gómez despacha todos los días gran variedad de licores, al mayor y al detal, a los que llama “artesanales”. Ofrece cocuy, ron y anís, bebidas caseras, sin cuidados en su preparación ni permisos sanitarios para la venta.

Hasta ahora no se han realizado operativos para prohibir la venta de estas bebidas ilegales, tampoco se han implementado campañas informativas para que la gente conozca sobre sus consecuencias. El resultado es que se sigue registrando la muerte de ciudadanos bajo la mirada pasiva del Estado venezolano.

A pesar de los costos, el venezolano sigue con la costumbre de ingerir alcohol los fines de semana y terminan optando por las bebidas más económicas, a pesar de que pueden resultar mortales.

Lea la historia completa aquí

Noticias relacionadas