• El país terminó 2019 y comenzó 2020 azotado por fuertes incendios que han acabado con la vida de casi una veintena de personas y más de 400 especies de animales, incluidas varias que se encuentran en peligro de extinción

La convergencia de temperaturas récord, una sequía prolongada y fuertes vientos han generado las condiciones ideales para que se agraven los incendios que han azotado a Australia desde los últimos días de 2019 y hasta ahora.

Una severa ola de calor afecta a este país, que desde mediados de diciembre la nación vivió el día más caluroso del que se tengan registros, con un promedio de 41,9 grados en todo el territorio. El fenómeno sigue esta semana en el sudeste de Australia, y se espera que la temperatura media en Canberra, capital de la región, alcance los 40,5 grados.

Esta ha sido la primavera más seca que ha llegado al país. La mayor parte de Nueva Gales del Sur y Queensland han experimentado muy bajas o incluso ausencia total de precipitaciones desde principios de 2017, generando que la sequía golpeara las zonas agrícolas más productivas, entre ellas las que ahora son presa de las llamas.

Esta semana miles de ciudadanos y turistas se vieron obligados a evacuar las costas del sudeste australiano, a medida que las llamas rodeaban los barrios y consumían las viviendas. El primero de enero las autoridades despacharon barcos y aviones militares con agua, alimentos y combustible hacia las ciudades que han quedado aisladas por el fuego.

Daños irreparables

Un equipo de la Universidad de Sidney informó que el fuego ha dañado más de 5,25 millones de hectáreas de vegetación, y ha matado casi 500 millones de animales, entre los que se encuentran varias especies en peligro de extinción, como canguros, wómbats, demonios de Tasmania y koalas.

El caso de los koalas es realmente preocupante. El ejecutivo australiano reconoció que al menos 8.000 ejemplares, lo que equivale a un tercio de su población total en la región de Nueva Gales del Sur, habrían muerto.

Foto cortesía 

Por otro lado, las autoridades confirmaron que unas 19 personas han fallecido a causa de los incendios, y otras 28 que se encuentran desaparecidas. 1.365 hogares, solo en el área de Nueva Gales del Sur, han sido destruidos por las llamas.

En Nueva Gales del Sur, la región más afectada por los incendios, ya se han quemado 3,6 millones de hectáreas y hay actualmente 150 incendios activos. Chris Dickman, profesor de Ecología por la Universidad de Sídney, ha calculado que los incendios han matado solo en este estado a 480 millones de mamíferos, pájaros y reptiles. Una portavoz de la universidad ha señalado que la “cifra es conservadora”, según recoge The Sydney Morning Herald.

Es probable que muchos de los animales afectados hayan fallecido directamente por los incendios, mientras que otros sucumbieron más tarde debido al agotamiento de los alimentos y por la falta de refugio, además de por la depredación otros animales salvajes”, han señalado desde la universidad.

Acciones del gobierno

La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, declaró el 2 de enero el estado de emergencia por los incendios forestales ante las alertas del empeoramiento de las condiciones meteorológicas en los próximos días.

Berejiklian anunció que el estado de emergencia comenzaría el viernes a las 9:00 am y estará vigente por al menos siete días.

El jefe del Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons, ha explicado que se espera que las condiciones meteorológicas empeoren este sábado avivando las llamas, lo que supone que «habrá auténticos desafíos y riesgos reales», según dijo Fitzsimmons.

Estas previsiones serán peor que las de Año Nuevo, cuando el fuego avanzó hasta acabar con la vida de siete personas y amenazó la de miles de habitantes del estado de Nueva Gales del Sur.

El estado de emergencia implica que se realicen evacuaciones urgentes en lo que será «la mayor reubicación de gente que se ha visto en la región», según ha destacado el ministro local de Transporte, Andrew Constance. 

Las fuerzas armadas de Australia han logrado evacuar, con la ayuda de buques militares, a miles de personas que fueron afectadas por los incendios que arrasaron, en su mayoría, con el sudeste del país. 

Foto: RT

Con esta operación, los militares pretenden rescatar a los 4.000 habitantes y turistas varados desde hace días en una playa de Mallacoota, en el estado de Victoria.

¿Son comunes los incendios en Australia?

Entre 1967 y 2013, grandes incendios forestales de Australia causaron más de 8000 heridos y 433 muertos. Durante el mismo período, los incendios forestales costaron aproximadamente 3200 millones de dólares. 

«Australia es uno de los sitios más proclives a tener problemas relacionados con el cambio climático. Llevan diez años de lluvias por debajo de lo normal. Y en los últimos tres años la sequía que están sufriendo es muy grave», precisa Juan Picos, profesor de la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidad de Vigo.

Además, destacó que «los incendios más graves comenzaron en octubre y que fueron de norte a sur, sufriendo un noviembre duro y un diciembre catastrófico. Y lo peor podría estar por llegar».

Los peores incendios vividos en el país oceánico en las últimas décadas ocurrieron a principios de febrero de 2009, en el estado de Victoria (sureste), y causaron 173 muertos y 414 heridos, además de arrasar con una superficie de 4.500 kilómetros cuadrados.

Australia en llamas

Foto: Euronews
Foto: Reuters
Foto: EFE
Foto: AFP
Foto: AFP
Noticias relacionadas