• La secretaria internacional del Partido Popular conversó en exclusiva con El Diario sobre la negativa del gobierno español de recibir al presidente interino de Venezuela, así como la polémica reunión entre el ministro de fomento José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez 

La visita de Juan Guaidó a Madrid dejó una creciente tensión política española. A diferencia de los principales líderes de la Unión Europea, Pedro Sánchez, presidente del gobierno de ese país, decidió no recibir al presidente interino de Venezuela, a pesar de que España lo reconoce como tal. La decisión ocasionó las críticas de la oposición, que mira en el gobierno de Sánchez un aliado del régimen de Nicolás Maduro, principalmente por la presencia de Unidas Podemos en el Ejecutivo español. El Partido Popular (PP) es uno de ellos. 

En una entrevista exclusiva con El Diario, Valentina Martínez Ferro, encargada de relaciones internacionales del PP, calificó como «una vergüenza» para su país que Sánchez no recibiera a Guaidó. Asimismo, a su juicio, la decisión del socialista tiene relación con la opinión del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien recientemente manifestó que Sánchez hacía bien en no recibir al líder de la Asamblea Nacional. 

Foto: EFE

La diputada popular, que recientemente estuvo en Venezuela, también se refirió al encuentro que sostuvo el ministro de Fomento español, José Luis Ábalos, con la número dos del régimen chavista, Delcy Rodríguez. La también diputada, al igual que el grupo parlamentario popular, exigió —junto con el partido Vox— la dimisión de Ábalos. «Como sabemos que no va a dimitir», dijo, «entonces pediremos al señor Sánchez que lo destituya». 

Ante el «desplante» de Sánchez al presidente interino, Martínez Ferro señala que «así como Maduro no es Venezuela; Sánchez, Iglesias y Zapatero no son España».

— ¿Cree que la decisión del presidente Sánchez de no recibir a Juan Guaidó tuvo que ver con que Pablo Iglesias forme parte del gobierno? 

— Sin lugar a dudas. Hace un año, el 4 de febrero de 2019, el presidente Sánchez, reconocía a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Un año más tarde, lo único que ha cambiado —que no es poco— es que en lugar de estar en el gobierno solo en el partido socialista, tenemos una España con un gobierno de coalición en el que han entrado Podemos, además de haber sido apoyado fuerzas independentistas de Cataluña.

Pero la gran diferencia con respecto a hace un año es que el presidente Sánchez apoyaba a Guaidó como presidente encargado de Venezuela, diciendo además que Venezuela era un país hermano y querido, y que podía contar con España. Un año más tarde, el presidente Guaidó llega a Europa; primero lo recibe en Colombia el presidente Duque; después llega a Europa y lo recibe el primer ministro del Reino Unido, el presidente de Francia, la canciller alemana; y tiene reuniones además con el Alto Representante de la UE Josep Borrell —que es del mismo partido de Sánchez—. Sin embargo, cuando llega a Madrid, no está recibido a la altura que merece. Le recibe solo la ministra de exteriores, que es una manera de rebajar su nivel. 

— ¿Influye también la palabra del ex presidente Zapatero? 

— Sí. Zapatero tiene que explicar mucho por qué ha presionado en esta ocasión, y desde luego creo que la labor de Iglesias dentro en esta coalición ha sido en el caso de Venezuela enormemente dañina. Efectivamente, el ex presidente Zapatero tiene un grado de complicidad de Podemos, sobre todo en los temas que tienen que ver con Venezuela y también América Latina, pero sobre todo en Venezuela, sin lugar a dudas. En esto son socios, el ex presidente Zapatero y el vicepresidente Pablo Iglesias. Lamentablemente es así, pero creo que no se puede desligar efectivamente. 

Sánchez tiene su parte de responsabilidad, porque no puede recibir presiones. Pero al final él tiene la última palabra, para eso es el presidente del gobierno. Sorprende que en esta ocasión se haya dejado influir hasta ese punto. Quizás no es solo una influencia, sino que también tiene interés, pero esto es lo que el PP quiere que el presidente del gobierno de España explique en sede parlamentaria.

— El ex presidente Zapatero comentó recientemente que ha venido 38 veces a Venezuela, y que en España hay mucha desinformación con lo que pasa en ese país. ¿Qué opinión le merece estas palabras? 

— Yo lo que tengo que decir como Portavoz de exteriores del Grupo Parlamentario Popular y secretario internacional del Partido Popular, es que el ex presidente Zapatero debería explicarnos sobre lo que sí hay mucha desinformación, como sobre qué ha hecho estas 38 veces que ha ido a Venezuela: A qué ha ido, con quién se ha entrevistado. Existe una enorme desinformación sobre qué es lo que ha hecho en esos viajes y quién le ha pedido que haga esta labor de mediación —si eso es lo que está haciendo—y qué es lo que pretende con su postura con Venezuela. 

Uno podría pensar que lo que está intentando es llevar o ayudar a que se celebren unas elecciones libres con garantías y que no se excluyan ningún partido, pero la verdad para haber ido 38 veces, no hemos visto ningún avance en materia democrática en Venezuela en los últimos años en los que él ha viajado. 

La desinformación es sobre los principios y los valores que animan su actuación en Venezuela. ¿Con qué agenda va ahí? Porque desde luego, la oposición al régimen no tiene un apoyo importante en el ex presidente Zapatero en absoluto. Ayer vimos como el ex presidente Aznar recibía a Guaidó, hemos oído al ex presidente González hablar y respaldar a Guaidó. Así que su postura con Venezuela es sinceramente lamentable, para no decir cosas más graves. El señor Zapatero tiene mucho que explicar también con qué es lo que ocurrió en su mandato en la Embajada de Venezuela y los lazos que le unían a Chávez, en sus días, no solamente a Maduro, y explicar e informar a los españoles y a los venezolanos mucho más. La desinformación es por su parte.

— A diferencia de Zapatero, el ex presidente Felipe González sí ha manifestado su apoyo a Juan Guaidó, y le ha reconocido como presidente de Venezuela.

— Yo no coincido ideológicamente en muchas cosas con el señor González, pero sí que es cierto que se ha mantenido del lado de la democracia. Si tuviéramos que poner una balanza, del lado de la dictadura están Iglesias, Sánchez y Zapatero con Maduro, y del lado de la democracia estamos el Partido Popular, el señor González y muchos españoles. 

— ¿Qué representa para España, de cara a la Unión Europea y a su relación con Venezuela, que un ministro se haya reunido con la máxima representante de Maduro? 

— Sobre el asunto de la relación o cuál es la valoración que haríamos sobre el encuentro del ministro Ábalos y la vicepresidenta de la dictadura de Maduro, Delcy Rodríguez, lo que tenemos que comentar es que lo que queremos es conocer qué ocurrió; saber qué hacía el ministro Ábalos allí, con qué agenda también, y cuál fue la intención de hacer ese encuentro dentro de un avión de noche. 

Desde que este asunto comenzó hace dos días, cinco o seis explicaciones distintas de lo que ocurrió esa noche en el Aeropuerto de Barajas, dentro de esa avión. Tampoco se sabe muy bien si fue un avión alquilado, porque no se podía venir con un avión de la República de Venezuela. Un avión que iba con destino a Turquía, pero hace una parada en Madrid, donde no solamente iba la vicepresidenta sino también el ministro de Turismo. El ministro Ábalos primero dice que no fue, después que dice que sí fue, pero no se entrevistó con ella. Después dice que sí la saludó. Después dice que en realidad iba a decirle que ella no podía pisar suelo europeo. En fin, tenemos multitud de explicaciones y todas ellas mentiras porque claro, cuando uno se va desdiciendo de la explicación anterior, es que quiere decir que la anterior no era verdad. Por lo tanto, miente. 

— ¿Qué harán desde el Partido Popular? 

— Desde el PP hemos pedido la comparecencia en sede parlamentaria para que el ministro Ábalos explique qué fue lo que ocurrió allí , pero pedimos también que el presidente Sánchez destituya Ábalos por haber mentido de una manera descarada como se ha sabido en las últimas 24 horas. Y también que el resto de ministros que puedan dar comparecencias sobre lo que allí pasaba porque hay comisarios implicados. Por lo tanto, el ministerio de Interiores y Exteriores tenía que conocer que ese avión llegaba a España, sin lugar a dudas. También queremos que lo expliquen porque todo suena raro y tiene mucho que ver que sea la misma semana que llegaba Guaidó al país, y que no fuese recibido al nivel que tenía que ser recibido. 

Así que desde luego para España es una vergüenza que esto se haya producido y para la UE es grave porque Rodríguez tiene prohibida la entrada en toda la Unión Europea. Esta señora tiene sanciones de la UE por sus actividades y por ser considerada una criminal en Europa. No puede pisar suelo europeo, y todas sus cuentas bancarias en territorio europeo están prohibidas. Vamos a pedir que el gobierno llegue hasta el final en este asunto de esta señora, delincuente hasta donde sabemos. 

— ¿Qué preguntarán entonces al presidente Sánchez en el Congreso? 

— La reunión entre el señor Ábalos y Delcy Rodríguez está rodeada de un misterio que no pinta bien.  Ni los españoles ni los venezolanos nos merecemos un ministro que nos mienta en un asunto tan grave y tan turbio. ¿Qué es lo que esconden?, ¿Qué es lo que hay detrás de esta reunión?, ¿Qué es lo que hay detrás de ese encuentro en un avión de noche y primero poniendo al ministro de Turismo como excusa, después se sabe que no, después diciendo que ella exige que sea el ministro quien vaya, luego él le va a decir que no puede entrar ella en territorio de la UE como si ella lo desconociese?, ¿Por qué llega ese avión al aeropuerto de Barajas?, ¿Por qué pasa la noche allí? ¿Por qué ocurre todo esto cuando el señor Guaidó iba a venir a España? En fin, comprenderán que son muchas las preguntas y pocas las respuestas que se tienen hasta el momento, y lo pedimos desde el PP es una aclaración nítida y desde luego que el señor Ábalos sea apartado del gobierno de España por mentir y por ocultar la verdad, y por hacerlo de una manera estentórea y descarada.  

— ¿Qué esperar de ahora en adelante de la relación del gobierno de Sánchez con Venezuela? 

— Lo que podríamos esperar de este gobierno de coalición en España, de este gobierno de Sánchez e Iglesias con respecto a Venezuela, pues lo vamos a saber en estas próximas semanas. Creo que la visita de Guaidó ha sido muy importante para conocer el estado de la relación. Yo lo que espero y deseo es que el presidente Sánchez se ponga del lado de los venezolanos y pida, como el resto de países de la Unión Europea con democracias avanzadas, unas elecciones libres democráticas con garantías y sin exclusiones, donde todos puedan participar de una manera abierta; y que apoye la democracia y la libertad en Venezuela de una manera clara y nítida. Si eso ocurrirá o no, la verdad que ahora mismo me cuesta creerlo, por el comportamiento que ha tenido Sánchez en los últimos días. 

Bien es cierto que la ministra de Relaciones Exteriores ha dicho que apoya y reconoce a Guaidó como presidente encargado, pero el vicepresidente Iglesias ha dicho que no y Sánchez se nota que le ha hecho más caso a Iglesias al no recibirlo. 

— ¿Qué dice a los venezolanos que esperaban más del gobierno de España? 

— Que el Partido Popular está absolutamente volcado con la causa de Venezuela, de una Venezuela libre y democrática; que pedimos esas elecciones que se celebren cuanto antes de una manera libre y que estamos del lado del pueblo que necesita cuanto antes una salida digna a nivel político, y desde luego la restitución de ese país como un país rico, próspero y con futuro que es lo que tiene Venezuela que se gobierna a favor de los venezolanos y la prosperidad. Lo que queremos es que se acabe la crisis humanitaria que están viviendo desde hace algunos años y que se ha agravado en el último año. Lo que queremos es un futuro próspero y que no tengan que salir de su país y refugiarse en países vecinos o países hermanos como España para poder dar un futuro a las siguientes generaciones, sino que puedan vivir con la libertad que nosotros queremos para España  con la misma libertad en Venezuela. Cuenten con el Partido Popular, cuenten con nosotros, no los vamos a dejar y con este gobierno haremos todo el control y la presión que Venezuela se merece.  

Noticias relacionadas