• Hace 50 años había alrededor de 120.000 de estas especie, actualmente solo quedan unas 50.000.

El calentamiento global continúa generando cambios climáticos en el mundo, específicamente en las áreas congeladas. Las consecuencias son cada vez más lamentables y han afectado a especies como los pingüinos de la Antártida.

En la Antártida existen al menos cinco especies diferentes de pingüinos, una de ellas es el Pingüino de Barbijo que se ha visto severamente afectado por este fenómeno y  ha reducido su existencia hasta 70% en los últimos 50 años.

Científicos de la Universidad Stony Brook determinaron que en la actualidad solo hay 52.786 parejas, entre las diferentes especies, en la zona de Elephant Island, al noroeste de la Península Antártica, es decir, 58% menos que los estudios de censos realizados en 1971. 

blank
Foto: Cortesía

Especies más afectadas por el calentamiento

En un estudio publicado por la revista Climate Change en 2018, se estimó que la temperatura media global aumente 4.5 grados centígrados, afectando de manera significativa a los diferentes seres animales.  En el texto se expusieron los estudios sobre los efectos del cambio climático en unas 80.000 especies animales y plantas en 35 diversas zonas del mundo

122.550

parejas de pingüino en 1971

52.786

parejas de pingüinos 2020

Debido al calentamiento global, un promedio de 90% de los anfibios, 86% de las aves y 80% de los mamíferos podrían extinguirse en la sabana arbolada de Miombo, en África. Por otro lado, en el Amazonas, se puede perder hasta 69% de las especies de plantas. Mientras que en Australia, 89% de los anfibios podrían extinguirse.

En Madagascar, 60% de las especies, tanto vegetal como animal, están en peligro de extinción. En el Cabo sudafricano, zona que experimenta niveles altos de sequía, la formación vegetal más grande de esa localidad también podría enfrentarse a la extinción. 

blank
“Si las especies pueden moverse libremente a nuevos lugares, entonces el riesgo de extinción local disminuye del 25% al 20%. Si las especies no pueden moverse, no serán capaces de sobrevivir. La mayoría de las plantas, anfibios y reptiles, como las orquídeas, las ranas y los lagartos no pueden moverse lo suficientemente rápido para adaptarse a los cambios en el clima” específica un estudio realizado por la revista.

La razón 

Hasta el 14 de febrero, la temperatura en la Antártida subió hasta los 20 grados centígrados, provocando la disminución de las colonias de pingüinos en esta parte del mundo. 

Heather J. Lynch, profesora de la Universidad Stony Brook, afirmó que según las pruebas que han realizado, todo apunta a que el cambio climático es el responsable de las altas temperaturas en Antártica que han ocasionado la disminución de la población de pingüinos. 

“Estas disminuciones significativas en el número de pingüinos sugieren que el ecosistema del Océano Austral ha cambiado fundamentalmente en los últimos 50 años, y que los impactos de esto están afectando la red alimenticia de especies como los pingüinos de barbijo”, añadió. 

¿Cómo es el pingüino de Barbijo?

Esta especie se caracteriza por tener un plumaje negro que forma una gorra sobre su cabeza que se extiende por la parte de atrás de su cuerpo. La cara es blanca y ese mismo color va por la parte de adelante de su cuerpo.

Otra característica que representa a esta especie es que suelen caminar en cuclillas. Al igual que la mayoría de los pingüinos, son monógamos y tienen a volver, cada año, al lugar donde se criaron y su primera pareja. Se alimentan de camarones, krill y peces pequeños.

Cuando tienen crías, eligen islotes rocosos difíciles de alcanzar para vivir y mantener así a los polluelos a salvo. Sin embargo, esto puede poner en riesgo sus vidas a la hora de tener que nadar y de alcanzar estos acantilados. Pueden pesar unos 6 kilos y medir hasta 70 centímetros.

Otras especies de pingüinos en la Antártida

Los pingüinos no son ajenos al paisaje típico de la Antártida y aunque algunos de ellos viven en zonas más bajas o más altas de este lugar, todas conviven entre sí pese a tener sus colonias, como le llaman los expertos. Además del pingüino Barbijo, existen otras cuatro especies. 

Adelaida o Adelia: su apariencia física es como la que estamos acostumbrados a ver. Cabeza, cara, espalda y aletas negras y el pecho, barriga y piernas, aunque cortas, blancas. No crecen más de 70 centímetros. Una de sus mejores habilidades es que pueden nadar con la velocidad de un torpedo cuando buscan su alimento, que es el krill. 

blank
Foto: Cortesía
  • Emperador: Es la especie de pingüinos más grande que existe, puede medir hasta un metro y pesar 40 kilos. Tienen la habilidad de bucear hasta 550 metros de profundidad en el océano para buscar su comida, que generalmente es calamares y pescado. 
blank
Foto: Cortesía
  • Macaroni: Son monógamos y están unidos de por vida a una sola pareja de su misma especie. Hacen nidos en la Península de la Antártida y en las islas cercanas. Mide unos 70 centímetros y tienen más destreza en el agua que en la tierra y su característica principal es una especie de penacho amarillo que forma una cresta ambos lados de su cabeza. 
blank
Foto: Cortesía
  • Juanito o Papúa: Es común que se encuentren en las áreas libres de hielo, es decir en la línea costera de la Península de la Antártida. Tienen una línea blanca que va de un ojo, pasando por su cabeza y hasta el otro ojo. su cola es puntiaguda y tienen la habilidad de hacer sonidos parecidos a los de una trompeta. Mide unos 75 centímetros y se alimentan de krill, peces y pequeños calamares. 
blank
Foto: Cortesía

Especies al borde de la extinción, inundaciones en algunas partes del mundo y severas sequías en otras, son algunas de las consecuencias que enfrenta el planeta ante el calentamiento global, del cual, son principalmente responsable los humanos. Una situación que podría gravarse ante la falta de consenso mundial para tomar conciencia sobre el tema.

Noticias relacionadas