• El dispositivo de origen japonés tiene un costo aproximado de 180 dólares y posee un sistema operativo Android Pie 9.0

Ser capaces –como padres– de controlar y supervisar el tipo de contenido que ven, envían y reciben los niños a través de sus teléfonos inteligentes es el objetivo del Tone e20. 

Un smartphone que a simple vista puede lucir como cualquier otro de los dispositivos que se encuentran actualmente en el mercado, pero que integra un software que impide enviar o guardar imágenes que incluyan desnudos, conocidos comúnmente como “nudes” por su definición anglosajona.

El equipo incluye características de un terminal de gama media y es capaz de enviar una señal de alarma al padre del menor en caso de intentarse realizar una fotografía que incluya un desnudo. Esto es posible gracias a que el terminal utiliza una inteligencia artificial (IA) similar a la empleada por plataformas de redes sociales como Facebook o Instagram para detectar desnudos de forma automática.

Las funciones de control parental, que solo actúan sobre la cámara y el contenido multimedia almacenado en el celular, son posibles debido a que el terminal funciona utilizando una versión modificada del sistema operativo Android de Google, elemento que permite incorporarle nuevas funciones para monitorear su uso.

Todas estas herramientas integradas en la cámara del dispositivo fueron bautizadas por Tone Mobile, fabricante del teléfono, como “smartphone protection” un sistema capaz de analizar automáticamente cualquier fotografía capturada por el celular en busca de contenido inapropiado. De ocurrir, se despliega un texto en el que puede leerse que la imagen será eliminada instantáneamente.

“Protege tanto el ‘uso seguro de Internet’ de los niños como la ‘seguridad de la vida cotidiana’”, es el eslogan de la compañía japonesa.

Seguridad al máximo

En caso de que el Tone e20 se encuentre vinculado con el representante del menor, este recibirá una copia en su teléfono de la imagen que se intentó realizar o enviar.

Si bien estas funcionalidades se encuentran integradas con el dispositivo debido a que son parte del software del mismo, pueden desactivarse en cualquier momento por parte del dueño del teléfono de así desearlo.

De acuerdo con Tone Mobile, la decisión de sacar al mercado un teléfono con estas características es evitar la distribución de material sexual infantil que pueda conducir a posibles casos de extorsión a menores.

Tendencia. Una investigación realizada en el año 2014 reveló que casi 89% de las mujeres que conforman la generación millennial se había fotografiado desnuda al menos una vez.

Esta preocupación del fabricante japonés es compartida por otras empresas del sector que también han tomado medidas al respecto como por ejemplo que al momento de realizar una fotografía la cámara del teléfono deba emitir un sonido aun cuando este se encuentre en modo silencioso.

El objetivo de esta característica es evitar que individuos inescrupulosos realicen fotografías a escondidas de otras personas en la calle.

Otra de las funciones que diferencian este smartphone de la competencia es que permite a los padres configurar el celular para que se bloquee en determinadas ubicaciones gracias al sistema de geolocalización con el que vienen incorporados todos los celulares nuevos.

Obviando sus características de control parental, el Tone e20 es un dispositivo balanceado de gama media que cuenta con un procesador Helio P22,  una pantalla de 6.26 pulgadas, cámara frontal de 8 MP, cámara trasera de triple lente de 12 MP, 13MP y 2 MP, lector de huellas en la parte posterior, memoria interna de 64 GB, Batería de 3.900 mAh y sistema operativo Android 9.0 Pie.

Hasta los momentos se desconoce si el dispositivo cuyo precio de venta es de 19.800 yenes (unos 180 dólares) será comercializado en todo el mundo o si por el contrario solo será posible comprarlo en territorio nipón.

Control parental

Si bien el Tone e20 es innovador al incluir de forma nativa una serie de funciones de control parental que permiten a los representantes de los niños que utilicen el dispositivo monitorear su uso, en el mercado existen una serie de aplicaciones que permiten una labor similar. 

Este tipo de aplicaciones –en su mayoría– cuentan con dos formatos, uno gratuito que incluye un puñado de funcionalidades y otro de pago –cuyo precio puede oscilar entre 20 y 130 dólares– que incluyen mejores y más especializadas herramientas.

Estas son algunas de las aplicaciones de control parental que se encuentran actualmente en el mercado:

FamilyTime Jr.

Entre las características que destacan de la aplicación FamilyTime está que los padres pueden establecer horarios en los cuales los niños pueden utilizar el dispositivo. Esto permite que durante las horas de clase,  los pequeños no puedan hacer uso de su celular o tableta. Otra de las funcionalidades de la aplicación es que puede filtrar el contenido en Internet al que acceden los menores.

Cuenta además con geofencing, una herramienta que alerta al representante cuando el dispositivo ingrese o salga de una ubicación determinada que puede ser el colegio o el hogar.

La aplicación, que tiene un costo de 27 dólares al año, también posee una función de alerta de emergencia a través de la cual los niños con tan solo presionar un botón pueden informar a sus padres que se encuentran en problemas y cuál es su ubicación.

La herramienta se encuentra disponible para dispositivos con sistema operativo Android y iOS.

Web Watcher

Otra aplicación que también hace posible que los padres tengan el control de las actividades que sus hijos realizan en sus dispositivos es Web Watcher, una herramienta mediante la cual pueden visualizarse tanto los mensajes enviados y recibidos como aquellos eliminados.

La app también cuenta con una función que hace posible realizar capturas de pantalla a distancia para conocer que está visualizando el menor en un determinado momento.

Al igual que FamilyTime esta aplicación también permite configurar horarios en los cuales es posible utilizar el smartphone o tablet para evitar así su uso excesivo.

Web Watcher se encuentra disponible para sistemas iOS y Android a un precio de 130 dólares al año por cada dispositivo.

Qustodio

Una aplicación que ofrece una versión gratuita y otra paga es Qustodio. Esta herramienta hace posible no solamente supervisar el contenido que se visualiza en Internet y el tiempo que se emplea en determinadas aplicaciones, sino que también permite a los padres controlar quienes se comunican con sus hijos y bloquear determinados números.

Otra de las características de Qustodio es que diariamente realiza un reporte pormenorizado a través del cual los representantes pueden conocer aspectos como el tiempo de uso del dispositivos, aplicaciones más utilizadas, mensajes enviados y recibidos, entre otros.

Los beneficios que ofrece la app no son solamente para los padres pues Qustodio, al igual que FamilyTime, ofrece a los niños la posibilidad de enviar una señal de SOS a sus representantes en caso de encontrarse en peligro y necesitar ayuda.

En su versión gratuita la aplicación solo puede instalarse en un dispositivo, mientras que en la paga –138 dólares anuales– es posible monitorear hasta 15 equipos.

Qustodio puede ser instalado tanto en dispositivos con sistema operativo Android como iOS.

En conjunto estas apps acumulan millones de descargas en las tiendas de aplicaciones de Google y Apple. Lo que evidencia la inquietud que genera en padres de todo el mundo el tipo de contenido que sus hijos ven y comparten durante el tiempo que están al frente de sus celulares y tabletas.

Noticias relacionadas