• La supergigante roja es una de las 10 estrellas más brillantes del universo y su masa es 10 veces más grande que la del Sol. Hasta hace poco científicos consideraban que su poca luminosidad auguraba su pronta desaparición, pero investigaciones recientes determinaron que solo está cubierta de polvo

La constelación de Orión tiene una muy particular estrella: Betelgeuse, una de las 10 más brillantes del universo. En los últimos meses la estrella se oscureció temporalmente y se pensaba que estaba atravesando un proceso de desvanecimiento previo a convertirse en supernova. 

Sin embargo, la incertidumbre que rodeaba al importante astro fue esclarecida. Científicos de la Universidad de Washington y del Observatorio Lowell señalaron que su opacidad se debe a que está envuelta en polvo.

Conociendo a la supergigante

El brillo de Betelgeuse varía constantemente debido a que tiene ciclos ascendentes y descendentes. 

blank
Foto: Cortesía

En los últimos 100 años Betelgeuse ha bajado significativamente su brillo. El pasado mes de febrero, científicos de la Universidad de Villanova en Estados Unidos indicaron que la supergigante estaba 2,5 menos brillante que en septiembre de 2016.  

blank Las observaciones fotométricas más recientes indican que Betelgeuse es actualmente la menos luminosa y la más fría que se haya medido en nuestros 25 años de fotometría”, refirió The Astronomer’s Telegram

Por tal razón, consideraron que la estrella podría haber estado a punto de explotar para convertirse en una supernova. No obstante, la apreciación más fiable es que el cambio en su luminosidad se deba a un estallido de polvo de sus propias capas exteriores frías. 

Si la hipótesis de su extinción hubiese sido acertada, como apuntaban las primeras investigaciones, se esperaría una explosión tan deslumbrante de Betelgeuse que podría ser visible incluso a la luz del día.

Betelgeuse es también la supergigante roja más próxima a la Tierra (640 años luz) y su diámetro es 10 veces mayor que el del Sol. Además, su luminosidad equivale a la de 140.000 soles. 

blank
Cortesía de El Mundo 

Rafael Bachiller, director del Observatorio Astronómico Nacional y académico de la Real Academia de Doctores de España, explicó que si fuera posible tomar la estrella y situarla en el centro del sistema solar en lugar del Sol, se apoderaría de las órbitas de Mercurio, Venus, Tierra y Marte, quedando su superficie muy cercana a la órbita de Júpiter.

Betelgeuse es considerada longeva debido a que las estrellas muy masivas viven deprisa y sus grandes masas hacen que sus condiciones sean extremas. Se ven obligadas a consumir de forma acelerada su combustible nuclear. 

Cuando se extinga, como lo explicó Bachiller en un artículo, su explosión permanecerá brillante durante unos 100 días, puesto que la radiación termina solo cuando el hidrógeno ionizado se recombina con los electrones perdidos para volverse neutro.

blank
Foto del Observatorio de París 

Conociendo las supernovas

Las características de una supernova varían con la masa de la estrella, la energía de explosión total y, lo que es más importante, su radio. Esto significa que la pulsación de Betelgeuse hace que la predicción de cómo explote sea bastante complicada.

Desde Francia se realizaron estudios para determinar si una posible explosión de la supergigante de Orión afectaría de alguna manera a la Tierra.

Pierre Kervella, integrante del Observatorio de París, estuvo a cargo de las observaciones a Betelgeuse con un instrumento llamado VLT Imager and Spectrometer to mid-InfraRed, o por sus siglas VISIR (este aparato es una herramienta utilizada para estudiar la luz infrarroja de los objetos celestes).

Los estudios determinaron que debido a la distancia a la que está se encuentra de la Tierra, su explosión no significa un peligro para el planeta.

Noticias relacionadas