• La política venezolana es la primera mujer latina que forma parte del concejo del condado de Montgomery, en el estado de Maryland, en el área metropolitana de Washington

La concejal oriunda de Maracaibo, estado Zulia, no vio la crisis de su ciudad a través de las noticias. Era diciembre de 2014. Nancy Navarro vivió cuando su padre, ingeniero petrolero y que dedicó su vida a la estatal petrolera Pdvsa, nunca recibió ayuda para tratar su cáncer pancreático. Fue testigo de los anaqueles vacíos, y de cómo las personas eran constantemente reducidas a no poder curarse. Ella describe a lo que solía ser el hogar de sus padres como una ciudad perdida en el tiempo, donde el calor que azota a las casas marabinas es casi tan potente como el hambre que embiste los estómagos de sus habitantes.

Partió de Venezuela, pero Nancy tiene los recuerdos intactos de su ciudad, por lo que se ha dado la tarea de explicar cómo su país llegó a estar en ruinas. Ella creció en Ciudad Ojeda, pero es caraqueña de nacimiento. Su entonación al final de cada palabra delata que es zuliana. La mujer asegura que nunca pensó incursionar en la política de Estados Unidos. 

Y es que Navarro se convirtió en la primera mujer latina y venezolana que forma parte del concejo del condado de Montgomery, en el estado de Maryland, en el área metropolitana de Washington. Además, la revista Washingtonian la incluyó como una de las 150 mujeres más poderosas de la capital de EE UU por su gestión como representante del Estado y las políticas impulsadas para la educación de ese país.

“Fue un halago muy bonito, pero también siento la necesidad de hacer que más mujeres latinas, no solo venezolanas, se puedan preparar para optar por cargos similares, y que podamos tener más voces en esta área. Yo considero que la voz de la mujer en el liderazgo es muy importante, porque en lo personal, lo que yo siempre busco son los resultados ”, afirmó la concejal para El Diario.

Foto: Montgomery County Council

Asegura que el liderazgo femenino no se trata del ego, sino del impacto que se puede generar positivamente en la comunidad y lograr mejorar el futuro.

Navarro indicó que su plan inicial en Estados Unidos fue cursar sus estudios en la universidad de Missouri. Inicialmente, quería desarrollar su carrera profesional como psicóloga. Sin embargo, fue en el año 2004 cuando inició su carrera política obteniendo un cargo en la Junta de Educación del Condado.

Trayectoria reconocida. En octubre de 2011, el presidente Barack Obama nombró a Nancy en la Comisión de Excelencia Educativa para Hispanos del Presidente, donde estuvo como miembro del Comité de Educación de la Primera Infancia.

“Fue algo interesante porque nunca lo había pensado, pero mucha gente me animó a que lo hiciera”, comenta.

Cuatro años después, su nombre aparecía como parte del Concejo Municipal del Condado de Montgomery, en el que trabaja ahora.

Pero la concejal también describe su paso en la política como un ambiente hostil donde sufrió muchos ataques solo por el hecho de ser latina y optar por un cargo en la entidad del condado. Navarro indicó que tomó la decisión de dejar de involucrar a sus dos hijas en sus campañas políticas luego que en un debate, en el que todos los participantes eran hombres, uno de ellos calificó a los inmigrantes como animales.

“Tuve que enfrentarme a muchos ataques con los que lidié con estrategia, sobre todo en contra de los republicanos solo porque yo era inmigrante. Incluso llegué a ver en las redes sociales una publicación que decía que yo era prima del presidente fallecido Hugo Chávez porque era de Venezuela, incluso en un debate dijeron que los inmigrantes son animales caminando sobre dos pata», añadió.

El rostro detrás de las campañas

Nancy Navarro nunca deja de lado las marcas personales que la hicieron tener la fortaleza para asumir todos sus retos. “Tienes que seguir adelante, de repente no lo logras. Pero hiciste el esfuerzo necesario”, ese es el consejo que siempre recuerda, el primero que le llega a la mente.

La venezolana relató que uno de los momentos más duros por los que ha tenido que pasar fue recibir la noticia de que su madre había sufrido un infarto en Caracas cuando acababa de obtener la victoria en unas primarias en el condado en 2009. 

Foto: Montgomery County Council

«Yo llegué un momento en el que me pregunté si estar en esta posición realmente valía la pena. En ese mismo proceso, en 2009, el día después de que certificaron mi victoria en las primarias, mi mamá murió. Yo tuve que suspender la campaña para ir a Venezuela y asistir a su entierro. Y mi hermana estaba muy mal de cáncer de seno cuando eso ocurrió. Entonces fueron momentos muy duros en el ámbito personal”, contó.

Para Nancy tampoco existe la palabra imposible: Siempre repite con empeño que la clave es conseguir los resultados. Nunca se ha dejado reducir por palabras de contrarios, y sus argumentos la han llevado a que la comunidad la reconozca como una de las concejales más activas del condado. Navarro ha logrado impulsar propuestas legislativas como el aumento del salario mínimo, apoyar con propuestas a la comunidad LGBTI y el control de armas en su condado.

“Es también abrir camino porque cuando tu eres la primera, hay gente que tiene muchos estereotipos de lo que significa ser una mujer latina, y sobre todo lo que significa venir de Venezuela. La gente tiene muchas ideas en la cabeza de lo que todo eso significa y lo que yo he tratado de hacer es llevar el nombre de mi comunidad y el del país en alto para demostrar que a pesar de todo lo que uno oye en las noticias, y de lo que se publica en las redes sociales de que nosotros somos una gente muy capaz y que gente que puede lograr cosas muy importantes”.

Foto: Washington Hispanic

El cambio de gobierno en Venezuela le preocupa en la misma medida en que piensa en posibles soluciones que alivien el conflicto político en el país. Vive como una venezolana que nunca perdió el sentido de pertenencia hacia su país y con el compromiso de una política estadounidense que aboga por las libertades.

Sabe que algún día se pondrá fin a la larga historia de las despedidas para dar la más ansiada de las bienvenidas: el retorno de la democracia a Venezuela. Visitar las playas de Margarita, lugar que asegura que es su favorito en el mundo, recorrer nuevamente su país con sus hijas en la parte trasera del carro mientras que espera llegar a Ciudad Ojeda, la tierra de sus padres.

Noticias relacionadas