Muchos son los cambios que hemos visto en las marcas y en los consumidores en los tiempos que la pandemia, originada por el covid-19, nos ha convertido en seres más cercanos y más especializados en conseguir digitalizar nuestros encuentros, trabajos y en potenciar el crecimiento del uso de la tecnología.

Ciertamente, cuando entramos en alguna crisis, lo primero que debemos hacer es entender que estamos en ella y que nuestra forma de actuar no debe ser la de la rutina o la planificada para días normales, todo lo contrario, debemos buscar manejarla con acciones diferentes que
nos permitan seguir en el mercado.

Es importante para las marcas evaluar la situación para prevenir catástrofes a futuro. Debido a que el epicentro del coronavirus de Wuhan es en China y su secuela inmediata es en gran parte de Europa, específicamente Italia y España, la firma de consultoría McKinsey calcula, con datos hasta el 16 de marzo, que el PIB global podría «deslizarse o reducirse considerablemente» en 2020 en función de las decisiones que tomen los gobiernos y la empresa privada.

En el caso de Latinoamérica, la firma calcula que los pronósticos de crecimiento se reducirían en un 38%. Definitivamente, la gran ventaja que tenemos en Venezuela es que hemos aprendido que de las crisis lo que se generan son aprendizajes, es por ello, que las marcas según su propósito y
target, se han transformado para comunicar de manera más creativa, por ejemplo, Mercadolibre cambió su logo de apretón de manos a un saludo con los codos en pro de apoyar la campaña del coronavirus (Covid-19); Farmatodo ofrece servicio a domicilio; Excelsior Gama refuerza su comunicación hacia las compras online con despacho a domicilio, al igual que los productos Underwood.

En estos tiempos debemos entender que la tecnología será nuestro vital punto de apoyo para mostrar que las marcas siguen activas y alineadas a la campaña global de concientización ante el Covid-19. Podemos seguir vendiendo nuestros productos a través del e-commerce, que además permite al consumidor sentir un poco de calma y empatía con sus productos de confianza.

Atender al cliente y hacerles sentir que estamos acompañándole en este proceso es de gran importancia, pues ya sabemos por experiencia que en las crisis no podemos descuidarlos, pues generalmente, no hay aumento de clientes, todo lo contrario, hay disminución de ellos.

En estos momentos capaz no inventemos la rueda, pero sí podemos reinventar su uso, por ejemplo, para este caso de Covid-19 los organismos mundiales de salud recomiendan que no haya contacto físico entre algunas otras formas de prevención, es por ello, que nuestra jugada como estrategas de venta es que enfatizarlas a través de plataformas digitales y ofrecer servicios a domicilio, crear marketing de contenido, entre otras estrategias.

Para finalizar es importante que veamos oportunidades en los tiempos de crisis y que en caso que no podamos ejecutarlas de inmediato las tengamos en las tareas a realizar en la empresa, pues pudieran ser al salvoconducto de la próxima crisis, por si algo tenemos claro en este país es que nos toca reinventarnos a diario como estrategia a la resiliencia.

Artículos relacionados del autor