• La tasa de cambio paralela registró un incremento superior a los 40.000 bolívares en el lapso comprendido entre el 8 de marzo y el 8 de abril.

Desde hace más de seis años los venezolanos son testigos, sin poder hacer nada, de cómo el bolívar se devalúa frente al dólar, sin que ninguna medida gubernamental pueda detener la tendencia.

Entre el 8 de marzo y el 8 de abril se 2020 demuestra muy claramente esta realidad. En este lapso la tasa de cambio paralela pasó de Bs. 73.302 a Bs. 114.040 por dólar, de acuerdo con información publicada por los principales portales que registran la variación de las tasas de cambio en el país.

El incremento de la depreciación del bolívar se produce luego de que la tasa de cambio permaneció relativamente estable durante el mes de febrero y el inicio de marzo, cuando se ubicó entre Bs 73.000 y Bs 76.000  por dólar aproximadamente. La devaluación experimentada por la moneda nacional ocurre en un contexto en el cual el precio del barril de petróleo se encuentra en mínimos históricos —de casi 20 dólares por barril—, situación que afecta de forma directa el ingreso de divisas al Estado venezolano.

El motivo de el brusco incremento registrado en la tasa de cambio del dólar —Bs 40.738 en un solo mes— obedece entre otras causas a la emisión de dinero  realizada por parte del régimen, tal y como lo señala en exclusiva para El Diario el economista y especialista en instituciones financieras, José Ramón Acosta.

El experto detalla que las últimas inyecciones de bolívares que ha realizado el régimen a la economía han sido a través del mecanismo del dinero digital, a diferencia del pasado cuando el procedimiento aplicado era la impresión de dinero en efectivo.

blank blank
Ese dinero que está poniendo en circulación en gobierno es de alto poder, es decir su capacidad para generar inflación es significativamente alta” José Ramón Acosta

Apunta que un ejemplo de este mecanismo es el utilizado por el gobierno al adjudicar los bonos a través del carnet de la patria.

blank
Foto cortesía

Si bien no existen cifras oficiales de a cuánto podría ascender el aumento de la masa monetaria ocasionado por la inyección de bolívares, otros expertos han indicado que podría ubicarse entre 12,7% y 21%.

“La volatilidad de la tasa de cambio parece alta si se le compara con la observada durante los últimos tres meses. No obstante, está acorde a las variaciones observadas en buena parte del segundo semestre del año pasado”, indica Acosta.

Devaluación. Entre el 1° de enero y el 8 de abril el precio del dólar paralelo se incrementó Bs 61.083.

Otro aspecto que ha tenido un impacto en el aumento de la tasa de cambio es la expectativa ocasionada por la suspensión de actividades laborales no esenciales y el impacto que esto va a ocasionar en la economía.

Señala que ante el temor a que se produzca una escasez de productos debido a la interrupción de las actividades económicas —provocada por el Covid-19—, algunos ciudadanos y comerciantes están optando por resguardar su dinero en una moneda dura.

El economista comenta que no debe causar sorpresa en la población el hecho de que se produzcan de forma continua este tipo de devaluaciones en la moneda nacional debido a que, de no aplicarse ninguna medida que ataque la raíz del problema, este continuará.

“No es extraño que el bolívar se devalúe, lo extraño es cuando la tasa de cambio permanece estable o disminuye”, opina.

Un país, más de una moneda

blank
Foto cortesía

Si bien en Venezuela no existe una dolarización formal de la economía —pues ello requeriría el aval del Departamento del Tesoro de Estados Unidos— se ha convertido en algo cotidiano el observar a ciudadanos realizando pagos utilizando la moneda estadounidense. 

Esta dualidad monetaria que se vive en el país es en opinión del economista y director de Olmos Group, Aarón Olmos, la demostración del daño que las malas políticas económicas y la hiperinflación han ocasionado al bolívar.

blank
El bolívar ha dejado de ser un instrumento de reserva de valor y riqueza, a diferencia de lo que ocurre con el dólar” Aarón Olmos

Detalla que el dólar no es la única moneda foránea que se emplea en el país pues en los Andes ocurre lo propio con el peso colombiano al igual que en en el estado Bolívar sucede con los reales provenientes de Brasil.

Dólar paralelo. El aumento de la tasa de cambio paralela registrada entre el 1 de marzo y el 8 de abril equivale a una devaluación de 55,57%.

Manuel Sutherland, economista y director del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO), considera que la coexistencia de múltiples monedas en la economía venezolana es la señal más clara del “galopante desastre monetario” que ocurre en el país en términos económicos.

Afirma que esta multiplicidad de monedas ha tenido como resultado la destrucción del bolívar como medio de pago.

blank
La economía venezolana está en terapia intensiva y el hecho de que la mayor parte de la población prefiera una moneda distinta al bolívar es muestra de ello” Manuel Sutherland

Cuba, al igual que Venezuela, es otro país que posee más de una moneda en circulación, con el peso cubano y el peso cubano convertible (CUC). Sin embargo, tanto Olmos como Sutherland coinciden en afirmar que el único punto de comparación entre ambos países es que hay una coexistencia entre monedas. 

Argumentan que en el caso cubano, las dos monedas son emitidas por el Banco Central de la isla, mientras que en el país tan solo el bolívar es emitido por el BCV, pues el resto de las divisas empleadas son de otros países.

Intentar predecir cual podrá ser el precio del dólar al término de este año, o incluso al cierre del primer semestre luce como algo azaroso, no obstante hay una realidad que es meridianamente clara. De no aplicarse medidas económicas que ataquen las causas de la devaluación del bolívar, esta continuará hasta que la actual tasa de cambio de Bs 114.040 luzca como algo irrisorio.

Noticias relacionadas