• Una guía de terapeuta que te ayudará a saber cómo mantenerte durante esta pandemia

No te avergüences de tener ansiedad o tomar precauciones. Piensa en las cosas que has pospuesto y hazlas

La propagación del nuevo coronavirus (Covid-19) nos ha llevado a un momento de incertidumbre, inquietud y miedo con una velocidad vertiginosa. La situación parece evolucionar tan rápidamente que cada hora se siente como días y, a medida que tratamos de mantenernos al día, es fácil descuidar nuestro propio bienestar emocional. Algunos han argumentado que esta pandemia demostrará ser tanto una crisis de salud mental como una crisis médica.

Como médico que trabaja en un hospital de la ciudad de Nueva York (y que atiende pacientes a través de telesalud a partir de esta semana), tengo el desafortunado privilegio de sentarme a ver en primera fila los efectos de la situación actual en el bienestar emocional, mental y cognitivo. Si sientes alguno de estos efectos, no te preocupes; es normal. Considera estas ideas sobre cómo manejar el impacto menos tangible de esta crisis global.

Encuentra maneras de conectarte mientras practicas el distanciamiento social

Las cuarentenas, el autoaislamiento y el distanciamiento social se han vuelto necesarios para la seguridad de nuestras comunidades. Sin embargo, estos pueden afectar la salud mental al crear una profunda sensación de soledad. Para abordar esto, utiliza todos los métodos de comunicación que tengas disponible.

Si eres alguien a quien las llamadas telefónicas le resultan incómodas, desafíate a ti mismo para contactar a quienes están en tu mente. Solo escuchar su voz puede ser relajante y conectivo. También considera las videollamadas, los mensajes de texto, los correos electrónicos y las redes sociales como herramientas importantes para conectarse con otras personas durante el aislamiento físico. Por lo general, el mundo digital se considera menos íntimo en comparación con el mundo tangible; sin embargo, durante este tiempo, es una de nuestras mejores herramientas para hacer frente a las demandas en nuestra situación actual.

Foto cortesía

No te averguenzes por sentirte ansioso o tomar precauciones

Esta es una pandemia global. Casi por definición, seguramente aumentará el miedo, el temor y muchos otros sentimientos difíciles. Incluso peor que tener estos sentimientos es negarlos por vergüenza. Si podemos admitir que tenemos miedo, podemos tener miedo juntos. La vergüenza por nuestra ansiedad relacionada con el coronavirus conduce a la negación de esa ansiedad, y la negación conduce a la supresión. Cuando reprimimos las emociones negativas, es probable que surjan de igual manera afectando nuestra salud.

Si bien no queremos propagar el pánico, queremos asegurarnos de que se deje a un lado la vergüenza que se interponga ante la ansiedad, una reacción muy normal en una situación muy estresante. Tampoco queremos que la vergüenza se interponga en el camino de tomar las precauciones necesarias. Date permiso para sentir lo que sea que estés sintiendo y haz lo que necesites para mantenerte a salvo. Esto te permitirá superar mejor las oleadas de ansiedad y disfrutar plenamente de tu vida considerando que esta pandemia pasará.

Piensa en las cosas que has superado y hazlo ahora también

La inacción nos hace entrar en pánico. Tener grandes extensiones de tiempo por delante con pocos planes y muchos titulares de noticias aterradoras seguramente puede aumentar la ansiedad. Para combatir esto, pregúntese: ¿Hay libros que haya querido leer, proyectos que haya comenzado o amigos a los que haya querido llamar? Programe eso para algún tiempo, y hágalo. Ya sea que tengas suficiente tiempo en casa porque estás en cuarentena, o tienes menos opciones para liberar el estrés después de regresar del trabajo debido al distanciamiento social, haciendo un esfuerzo consciente para llevar a cabo proyectos o actividades para los que alguna vez deseaste tener tiempo. Esto puede proporcionar una distracción en medio del caos y brindarle la satisfacción que conlleva completar una tarea.

Foto cortesía

Practica pequeños hábitos de cuidado personal durante todo el día

El miedo prospera cuando descuidamos el cuidado de nosotros mismos. Durante este tiempo, recuerda las formas en que has manejado eficazmente las situaciones estresantes en el pasado y vuelve a implementarlas, incluso si es necesario, configura recordatorios en tu teléfono o haz notas para recordar.

Si necesitas nuevas ideas para el cuidado personal, aquí hay cinco ideas rápidas que se pueden implementar en casi cualquier lugar. Número uno: Tómate cinco minutos en silencio para respirar. Concéntrese en su respiración y nada más; deja ir cualquier pensamiento desagradable que aparezca. Número dos: pon una canción y simplemente baila. No se necesita más explicación, solo disfrútala. Número tres: tome una ducha más larga que la típica y disfrute de las sensaciones que brinda. Número cuatro: Practica la técnica de media sonrisa y manos dispuestas. Siéntate o párate con los brazos relajados a los costados y las palmas hacia afuera. Relaja la cara y sonríe ligeramente. Ahora observa que se hace más difícil aferrarse a la frustración, la ansiedad y otras emociones difíciles. Y por último, número cinco: apaga tu teléfono.

Foto cortesía

Descansa de las noticias, teléfonos y haz pausas tecnológicas

Aunque es muy importante mantenerse en contacto y estar constantemente conectado a las noticias actuales que inundan nuestros dispositivos, recuerda que es igualmente importante tomarse vacaciones informativas. Piensa en cómo puedes equilibrar mejor estar bien informado y tomar descansos digitales cuando te des cuenta que la información impacta negativamente tu bienestar emocional. En pocas palabras, desconectarte un poco de todo.

Todavía no sabemos cuál será el impacto total de esta pandemia, pero brindarle a nuestra salud mental la atención que merece en este momento ayudará tanto durante la crisis como después de que las cosas se calmen nuevamente.

Por último, aquí hay un recurso profesional que puede ser útil en momentos de alto estrés:

El libro de ejercicios de ansiedad y fobia por Edmund J. Bourne (disponible en línea).

Noticias relacionadas