• Especialistas en diversas áreas explicaron cómo debería producirse un regreso a la rutina que fue interrumpida por el Covid-19. Todos coinciden en que los procesos serán lentos y los cuidados deberán seguir

A mediados de febrero el mundo era un espectador incrédulo de lo que se vivía en varios países a causa de la propagación del coronavirus de Wuhan. En China, España e Italia, las cifras de contagios y decesos aumentaron a tal punto que obligaron a detener la rutina de millones de personas de forma abrupta. La necesidad de tomar medidas drásticas se hizo urgente. 

Así fue como se establecieron los decretos de cuarentena y/o confinamiento que llevaron a los ciudadanos a vivir un fenómeno inédito, pero necesario para evitar la propagación del virus: no salir de casa para bajar la curva de contagios. Una decisión que se expandió rápidamente por los cinco continentes. 

Coronavirus en el mundo

2.006.513

personas contagiadas

501.758

personas recuperadas

128.886

personas fallecidas

Desde la ciudad china de Wuhan (epicentro del virus) hasta Caracas, las autoridades competentes comenzaron a anunciar los decretos de distanciamiento social.

En Venezuela, la medida arrancó el lunes 16 de marzo, sin embargo, tres días antes —cuando se anunciaron los dos primeros casos positivos por Covid-19— los ciudadanos empezaron a resguardarse en casa por temor a un contagio. Iniciaron una cuarentena voluntaria. 

Luego de un mes de confinamiento son muchas las interrogantes que se tienen en torno a lo que está por venir. El régimen de Nicolás Maduro anunció la extensión de la cuarentena hasta el 13 de mayo, aunque la medida podría prolongarse si se registra un repunte de casos o no se cortan los focos de nuevos contagios del virus.

Hasta ahora esa es la fecha tope para el regreso de la normalidad que, de acuerdo con el líder chavista, será “controlada y vigilada”. Maduro no ha ofrecido mayores detalles de cómo será el proceso, pero ha sido insistente en recalcar que nada será como antes, por lo menos no hasta que exista una vacuna para evitar el contagio de Covid-19. 

Fechas para el regreso. Varios países de la región tienen como fecha para culminar la cuarentena el 26 de abril, otros países europeos lo harán a principios de mayo, aunque algunos como España ya comienzan a retomar las actividades laborales.

Ante este panorama incierto, en El Diario consultamos con un grupo de especialistas en diversas áreas para que ofrecieran sus estimaciones sobre cómo debería ser ese regreso a una rutina segura tras las semanas de zozobra y confinamiento que ha generado la llegada del virus. 

La nueva normalidad

Cómo será el primer día tras la cuarentena es una incógnita para todos, incluyendo a las autoridades encargadas. Se desconoce cuál será la fecha exacta para ese retorno, lo que sí tienen claro —al menos los especialistas— es que nada será como antes porque la situación que generó el Covid-19 es totalmente nueva. Por ello, la realidad que está por venir presentará una serie de cambios que los ciudadanos deben asumir desde ya para reducir el impacto. 

La psicóloga Antonella Fabiano prevé un panorama distinto al que tenían los ciudadanos antes de comenzar el confinamiento. Para la especialista, el regreso a la rutina debería producirse de forma gradual y bajo un proceso de readaptación dado que los controles y cuidados sanitarios deberán seguir aún con el levantamiento de la cuarentena. 

Yo lo veo como un retorno a una cotidianidad diferente, a una nueva realidad que va a traer profundos cambios tanto individual como colectivo”, afirma en entrevista para El Diario.

Fabiano cree que las medidas de distanciamiento podrían irse flexibilizando en zonas menos afectadas por el virus. En el caso del estado Miranda, por ejemplo, que acumula más de 65 casos de Covid-19, el regreso a la rutina podría hacerse bajo más controles y limitaciones de tránsito que en otras entidades del país. 

La prioridad será reactivar los sectores económicos, dado la situación de crisis que atraviesa el país en esta materia mucho antes de la aparición de la pandemia. En este caso, la especialista asegura que esta incorporación podría ser por áreas, no todos al mismo tiempo. 

Las últimas personas en regresar a la rutina deberían ser los grupos más vulnerables. Es decir, personas de la tercera edad o con alguna enfermedad preexistente y niños. Sobre estos últimos ya el régimen anunció que el resto del año escolar se realizará a distancia, así que los estudiantes no regresarán a las aulas sino hasta finales del mes de septiembre, cuando inicia el nuevo período académico. 

Foto: Gleybert Asencio (Crónica Uno)

En varias de estas estimaciones coincide la epidemióloga María Eugenia Landaeta, para quien los sectores productivos serán los primeros en regresar a una rutina, aunque agrega la necesidad de que se efectúe con estrictos controles sanitarios y organización para evitar un rebrote. 

Guiada por los datos oficiales de contagios, la doctora estima que el distanciamiento podría mantenerse hasta el mes de junio. No obstante, no descarta que antes de esa fecha ya comiencen a flexibilizar algunas medidas.

“Las medidas restrictivas durante la cuarentena afectan el desenvolvimiento de la personas, de la familia y llega un momento cuando la epidemia va disminuyendo en que se pueden ir dando ciertas concesiones, sobre todo para que los niños pueden salir, pero siempre con las medidas preventivas”, explica Landaeta. 

En este sentido, la epidemióloga asegura que medidas como el uso de guantes y mascarillas deberán seguir siendo obligatorio, con o sin cuarentena. Detalla que el control de la epidemia no supone su desaparición, eso no sucederá hasta que se cuente con una vacuna para inmunizar a las personas. 

Foto: EFE

Sobre el uso de las mascarillas de forma continua, la psicóloga Fabiano teme que pueda generar una sensación de extrema vulnerabilidad para los ciudadanos que no están acostumbrados a este tipo de cuidados por largos periodos de tiempo. Destaca que esto solo podrá superarse con una publicación continua y oportuna de por qué es necesario su uso.

La epidemióloga Landaeta reitera la necesidad de llevar a toda la población información continua y eficaz del virus y también de cómo será ese regreso a una nueva normalidad. A su juicio, este tipo de campañas van a permitir a las personas estar mucho más preparadas para lo que está por venir. 

Otro de los controles que deberían tomarse en cuenta, al menos en los lugares de trabajo, es la instalación de instrumentos médicos en las entradas para tomar la temperatura corporal de los empleados. La desinfección de las instalaciones del metro y de las avenidas en las ciudades también deberían perdurar, incluso intensificarse luego del confinamiento. 

Foto: Reuters

Centros comerciales, cines, parques ¿cuándo se reactivarán?

Los espacios destinados para la socialización son los más problemáticos de cara a un retorno de la rutina. Justo por la cantidad de personas que suelen congregar, estos lugares podrían ser los últimos en reactivarse una vez culmine la cuarentena.

Restaurantes, parques, cines y centros comerciales, son algunos de los espacios que deberían esperar un periodo de tiempo más largo para volver a las actividades que- al momento de su reactivación- tendrán que realizarse bajo estrictas medidas de sanidad y control.

Flexibilizar las medidas siempre debe ser bajo estricta vigilancia y control epidemiológico por parte de las autoridades y no debería ser total hasta tanto no haya una vacuna o inmunización suficiente en la población, ya que podríamos estar en riesgo de un rebrote”, acotó la psicóloga Fabiano

Siboney Pérez, miembro del equipo Psicólogos sin Fronteras, explica que estos lugares deberán readaptar sus patrones de rutina una vez se permita su apertura. Los gimnasios por ejemplo, podrían verse obligados a ubicar a cierta distancia las máquinas y no aglomerar grupos de personas, lo mismo pasaría en cines o restaurantes.

Foto: Gleybert Asencio (Crónica Uno)

En el caso de eventos multitudinarios como conciertos y eventos deportivos sí deberán esperar mucho más, pues son focos altos para que se produzca un rebrote, así lo explica la epidemióloga María Eugenia Landaeta. 

Los países que empezaron a levantar la cuarentena

Austria. En el país europeo los pequeños comercios de menos de 400 metros cuadrados fueron los primeros en retomar su actividad desde el 14 de abril. Si todo va bien, el resto abrirá el 1 de mayo.

Alemania. Desde el 20 de abril el país comenzará a reabrir la economía y la vida pública de forma gradual.

República Checa. Con 5.335 positivos por coronavirus, esta nación autorizó la reapertura de algunos comercios desde el jueves 9 de abril, no sin antes establecer estrictas medidas de higiene, con geles desinfectantes a disposición de la clientela y una distancia de seguridad.

Dinamarca. Desde este 15 de abril la nación nórdica levanta gradualmente las restricciones, comenzando con la reapertura de guarderías, jardines de infantes y escuelas primarias.

Noruega. Reabrirán guarderías, escuelas y algunos pequeños comercios a partir del 20 de abril. Otros servicios como consultas de psicólogos, fisioterapeutas y clínicas de masaje volverán a funcionar a fin de mes.

Irán. Las autoridades decretaron una reanudación gradual de la actividad económica desde el 11 de abril, esto pese a tener más de 76.000 casos confirmados de Covid-19.

Qué cambiará realmente 

Más allá de los cambios de la rutina que se mantenía antes de la irrupción del coronavirus, para los especialistas la transformación principal será psicológica y modificará incluso la forma en la que las personas se relacionan. 

La psicóloga Siboney Pérez comenta a El Diario que la situación de confinamiento supone para todos los seres humanos un cambio natural en la conducta una vez se puedan retomar las salidas a la calle. 

Foto: AFP

Pérez llama “peaje psicológico” la situación que las personas atraviesan actualmente por la cuarentena y también por lo que tendrán que pasar una vez finalice. 

Nos vamos a encontrar con muchos duelos de todo tipos de vínculos, pero también económicas, de cosas que antes tenía pero ahora no puedo porque no voy a volver a la misma realidad, no la vamos a tener, y es bueno que nosotros lo entendamos desde ahorita”, destaca.

Para la doctora los cambios que más se notarán serán en aquellos espacios de socialización como restaurantes y cines, donde la gente tendrá la necesidad de guardar cierta distancia para sentirse seguros.

Por estas situaciones, el acompañamiento psicológico no solo es recomendable durante este proceso de confinamiento en el que muchos presentan ataques de ansiedad, pánico y depresión, también será necesario en la readaptación a una nueva normalidad. 

Lo más importante, de acuerdo con la especialista, es crear una narrativa que permita a la población entender que el tiempo de confinamiento sirvió para salvar vidas y no fue tiempo perdido. Además de informar y enfatizar que la realidad que llegará no será igual a la de antes. 

“Hay que ir preparando a la gente para una nueva realidad, no sabemos cuándo va a terminar, si va a ser lento el proceso, si hay suficiente inmunidad en grupos sociales, no sabemos cuándo habrá una vacuna. La incertidumbre va a seguir imperando en esta nueva realidad”. 

Recomendaciones para afrontar esta etapa

Darle a la crisis su justa importancia. Asumir que la pandemia ha traído costes económicos, psicólogos y sociales es necesario. Para los especialistas, no existirá un “como antes “y eso es importante aceptarlo.

Dar un tiempo prudencial a la mente de cada quien para acostumbrarse a la nueva realidad. La adaptación no es inmediata y eso puede generar incomodidad.

Seguir manteniendo una alimentación saludable para que los sistemas inmunológicos sean fuertes, así como adoptar estrategias emocionales y psicológicas que permitan sobrellevar la situación.

Buscar ayuda profesional si identifica emociones que generan malestar o ansiedad.

Sin embargo en el caso de Venezuela, la doctora destaca que los ciudadanos podrían sobrellevar mejor la readaptación, pues la crisis que vive el país desde hace años los ha «entrenado» para eventos atípicos.

Paradójicamente la crisis que vive desde hace mucho Venezuela ha hecho que las personas desarrollen una resiliencia y una capacidad de respuesta rápida. Hay países que con esta situación empezaron a vivir problemáticas que nosotros tenemos desde hace tiempo. Como la escasez y las colas para comprar», explica.
Foto: AFP

Pérez sí se atreve a presumir cómo será el primer día tras la cuarentena. Asegura que habrá muchas ganas de reencuentros, pero enfatiza que las personas saldrán con una sensación de inseguridad y desconocimiento por lo que vivieron tras estar confinados por un tiempo.

Por ahora, para la psicóloga lo importante es que las personas más afectadas por la cuarentena reciban la ayuda profesional requerida para así poder afrontar las etapas venideras.

«Lo importante no es cuándo vamos a salir de esto, sino cómo, cómo te vas a cuidar y cómo vas a enfrentarte a una realidad que no es la que dejaste hace meses», enfatiza.

Aunque no hay una fecha establecida y la incertidumbre continúa, los especialistas coinciden en la importancia de que las personas comprendan desde ya que la normalidad que muchos añoran no va a volver  hasta que no exista una vacuna contra el Covid-19. Mientras, los ciudadanos deberán enfrentar una nueva realidad en la que seguirán teniendo algunas limitantes y deberán mantener medidas de protección como el uso de guantes y mascarilla. El confinamiento colectivo es un hecho inédito y por consiguiente, lo  que vendrá de aquí adelante también lo será.  

Noticias relacionadas