• Meyvis Ubac lidió con la angustia y la ansiedad por las noticias sobre la expansión del coronavirus de Wuhan en Venezuela, justo antes de que naciera su segunda hija, Charlotte

El 13 de marzo, cuando anunciaron los primeros casos de Covid-19 confirmados en Venezuela, Meyvis del Carmen Ubac (de 35 años de edad) tenía 34 semanas de embarazo y esperaba con ansias a su segunda hija, Charlotte. 

Inicialmente la noticia no fue estremecedora, pero conforme se intensificaron las medidas de cuarentena en Caracas la ansiedad de Meyvis aumentó. La zona donde vive estaba cerrada y llena de puntos de control para limitar la movilización de personas. 

Yo necesitaba hacerme unos estudios y la guardia no dejaba pasar. Esos fueron unos días de angustia hasta que mi doctora me dijo que debía mantenerme tranquila, porque si seguía con tanta ansiedad se me podían bajar las defensas”, indicó Meyvis en exclusiva para El Diario.

Aunque los estudios disponibles todavía no han demostrado que las embarazadas corran mayor riesgo ante la enfermedad, los médicos, incluyendo la de Meyvis, recomiendan a sus pacientes tomar todas las precauciones posibles durante el embarazo, el parto y la lactancia.  

“Las recomendaciones de mi doctora fueron que no saliera, que solo fuera a las consultas y a realizarme los exámenes que ameritaba, con tapabocas y guantes. Me cuidé al máximo, porque ya estaba en la fase de final del embarazo, no era conveniente enfermarme”, explicó

Recomendaciones de la OMS

Las embarazadas deben tomar las mismas precauciones que el resto de la población para evitar contagiarse por Covid-19 a través de las siguientes recomendaciones:

– Lavarse las manos con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón

– Mantener una distancia física con las demás personas, y evitar lugares concurridos

– Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca

– Tener una buena higiene respiratoria. Supone cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo al toser o estornudar. El pañuelo usado debe ser desechado inmediatamente.

– Si se presentan síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar, se debe buscar asistencia médica, pero antes de acudir al centro hay que avisar por teléfono y seguir las instrucciones de su autoridad médica local.

– Las mujeres embarazadas y las que hayan dado a luz recientemente, incluidas las afectadas por la Covid-19, deben acudir a sus citas médicas de rutina, y no suspenderlas por la pandemia.

– La OMS ha pedido a los países que den prioridad a las embarazadas que presenten síntomas para realizarles las pruebas correspondientes del virus.

La llegada de Charlotte estaba programada para el 21 de abril, sería una cesárea. La decisión de no recurrir al parto natural se debía a que Meyvis también se ligaría luego de tener a la bebé. 

Sin embargo, la madrugada del 17 de abril iniciaron los dolores que no dejaron dormir a la madre. A las 7:50 am de ese día se dio cuenta de que había comenzado a sangrar y de inmediato llamó a su obstetra. 

La médico le pidió que mantuviera la calma y fuera lo antes posible a la clínica, así que Meyvis se bañó, preparó todas sus cosas y salió con su mamá y su vecina, quien se ofreció a llevarla en su carro. 

Al llegar a la clínica Alfredo Herrera Lynch, ubicada en San Bernardino, todo sucedió muy rápido y sin mayores problemas, asegura Meyvis. En el centro de salud había poca gente ese día, todos los médicos y enfermeros usaban guantes, tapabocas y tomaban medidas muy estrictas de higiene. 

Le hicieron un eco para escuchar los latidos de la bebé, mientras el sangrado continuaba. A las 11:15 am ingresó al quirófano. 25 minutos después nació Charlotte, sana y sin complicaciones. 

Meyvis fue trasladada a una habitación y a los pocos minutos Charlotte la compañó. 

Foto cortesía
Esa noche solo se pudo quedar mi mamá. El la clínica no están permitiendo las visitas por la pandemia y creo que es lo mejor”, agregó la madre.

Actualmente madre e hija están en casa. La niña ya recibió sus primeras vacunas y está en proceso de lactancia materna. En su hogar las normas de higiene son estrictas, todos deben lavarse las manos, usar alcohol y desinfectar las superficies frecuentemente. 

Todavía siente algunas molestias por la cesárea, pero su familia la ha apoyado incondicionalmente. No reciben visitas e intentan limitar las salidas por este primer mes, hasta que tengan que llevar a la niña con el pediatra. 

Aunque sí he estado angustiada por toda esta situación que estamos viviendo, me siento bien porque nos preparamos en todo lo posible y la niña está bien gracias a Dios”, añadió.

Tras superar el miedo por el embarazo y la cesárea en medio de la crisis sanitaria que enfrenta el país, Meyvis debe hacerle frente a su nueva realidad: criar a la pequeña Charlotte entre la inocuidad de su hogar, sin paseos ni visitas, o por lo menos hasta que la pandemia del Covid-19 sea controlada.

¿Qué se sabe sobre el embarazo y el Covid-19?

En apenas cuatro meses el SARS-CoV-2 o Covid-19 ha llegado a casi todos los rincones del mundo, ya más de 2.500.000 de personas han sido infectadas y ha demostrado que puede afectar a niños, adultos y ancianos, por lo que las mujeres embarazadas no están exentas de un contagio. 

El equipo de El Diario hizo una recopilación de todo lo que se sabe hasta el momento sobre el embarazo y el Covid-19.

Probabilidad de contagio. Frank Louwen, vicepresidente de la Sociedad Alemana de Ginecología y Obstetricia, dijo en una entrevista al DPA que no existen indicios de que las embarazadas se infectan más frecuentemente que otras personas.

Síntomas. Louwen también señaló que la mayoría de las mujeres contagiadas presentan pocos síntomas y que solo en casos puntuales se han producido neumonías que derivan en partos prematuros. 

Complicaciones fetales. La revista de Medicina Fetal de Barcelona, España, indica en un artículo que no existe evidencia de que las mujeres con Covid-19 sean propensas a tener un aborto o pérdida gestacional precoz. 

También se han realizado pruebas diagnósticas a recién nacidos de madres infectadas y hasta ahora no se ha detectado contagio durante la gestación o el parto. 

Control prenatal. El control obstétrico debe estar acorde a los protocolos sanitarios de cada país. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no suspender las consultas prenatales ni los exámenes previos al parto.  

Parto. El Instituto de Investigación Materno Perinatal de Perú señala en una publicación que cada parto o cesárea de pacientes con Covid-19 debe ser preparado de forma individual y evaluado por el equipo multidisciplinario. Además, indica que todo el equipo debe tener sus implementos de bioseguridad en el proceso y que la sala de parto debe estar alejada del lugar donde sean tratados los contagiados. 

Lactancia. La OMS recomienda mantener la lactancia materna aun si la madre está infectada, debido a que no se han encontrado rastros del virus en muestras de leche materna. Además, sugiere utilizar mascarilla y lavarse bien las manos antes de amamantar al bebé. 

El coronavirus de Wuhan ha cambiado el mundo y la forma en la que los seres humanos llevan a cabo su cotidianidad. Los embarazos y nacimientos no han sido la excepción y mientras la pandemia no sea aplacada, la manera en la que las familias dan la bienvenida a sus nuevos miembros será muy distinta a lo que se conocía antes del Covid-19.

Noticias relacionadas