• El confinamiento ante la pandemia por Covid-19 ha ocasionado que algunas personas lleven acabo actividades sexuales utilizando la tecnología

No han pasado los primeros seis meses del año y ya 2020 ha quedado marcado por un suceso que cambió la vida de millares de personas: la pandemia del Covid-19. Las personas han debido confinarse en sus hogares para evitar el contagio del virus y su cotidianidad se ha visto transformada por completo. Todo ha cambiado. Cambió la forma de comprar, de reunirse con amigos, de entretenerse, de trabajar, de conversar; incluso, para algunos, cambió la forma de intimar sexualmente.

Es el caso de parejas que quedaron separadas por la cuarentena y de otros se conocieron durante el distanciamiento social a través de las redes sociales. Sea cual sea el caso la intimidad física también se vio afectada por la llegada del coronavirus de Wuhan. Es por ello que las personas han retomado alternativas para satisfacer sus necesidades sexuales sin violar el confinamiento.

El sexting es una práctica sexual que consiste en obtener satisfacción sexual a través de dispositivos electrónicos utilizando mensajes, videos o audios con contenido sugerente o sensual que dé pie a una excitación sexual, explica para El Diario la sexóloga Jenny Marqués. Esta práctica ha sido utilizada por la sociedad anteriormente, pero que debido a las circunstancias que se viven en el mundo ha aumentado su popularidad.

“Bien sea porque las parejas están en otro país, por ejemplo, o porque el ocio, el agobio y  el fastidio de la cuarentena hace que ciertas personas conozcan gente por Internet y que tengan este tipo de intercambio de imágenes o videos o videollamadas que le permitan el sexting para pasar el tiempo”, explica. 

Foto: Cortesía

¿Cómo es la dinámica del sexting?

Se puede dar en parejas estables o no, y comienza con el envío de fotos, audio o video con contenido sugerente o sensual. Las personas que participan se expresan sus deseos en torno a la actividad sexual. Estas conversaciones derivan en la excitación sexual de los participantes. 

“Esta dinámica suele darse según lo que a las personas les guste y les genere deseo. Hay personas que utilizan videollamadas y hablan de sus fantasías, hay otras personas que se animan a ir más allá y muestran sus cuerpos. Lo que hacen es contarle a la otra personas y sus deseos y en muchos casos llega a la masturbación”, explica para El Diario el psicólogo y sexólogo argentino Mauricio Strugo. 

El especialista comenta la importancia de tener confianza en sí mismo a la hora de realizar esta práctica, lo destaca como un aspecto fundamental. También asegura que es necesario establecer límites  con la otra persona para realizar el sexting. 

Strugo afirma que los jóvenes son los que más practican el sexting porque son más ávidos al momento de usar la tecnología.

También es una práctica que utilizan personas un poco más adultas para ampliar el universo de la sexualidad”, explica el sexólogo argentino.

La sexóloga Marqués resalta el elevado índice de adolescentes que realizan el sexting, sin las precauciones adecuadas. “Hay un porcentaje importante de adolescentes que realizan esta práctica consciente o inconscientemente y por ser la generación tecnológica lo ven como una práctica natural y no les parece peligroso”

Sexting seguro

Uno de los riesgos que corren las personas que envían fotografías íntimas es que la imagen sea difundida sin su consentimiento. Para que esta práctica sea segura es necesario seguir una serie de recomendaciones que permitan disfrutar de la actividad sexual a distancia sin preocupaciones. 

En El Diario conversamos con Luis Serrano, coordinador de Redes Ayuda, quien nos explicó cómo se puede proteger la identidad al momento de enviar este tipo de contenido visual. 

“La primera recomendación es que cuando la gente se vaya a tomar un nude lo haga porque realmente lo quiere hacer. Muchas veces pasa que las mujeres, que son más víctimas de esto, se sienten presionadas. Debes mandarlo porque te sientes segura y confiada”, precisa Serrano. 

La seguridad y la confianza para mandar un nude deben ir acompañadas de medidas de seguridad digitales adecuadas para proteger la identidad ante posibles filtraciones de la fotografía. 

Serrano explica que la plataforma de mensajería instantánea WhatsApp y redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram no son seguras para compartir nudes: en estas aplicaciones se permite guardar la fotografía o hacerles captura de pantalla. 

Lenguaje. Nude significa desnudo en inglés.

Las plataformas de mensajería recomendadas por Redes Ayuda en su guía “Send nudes: asegura tu pack, para esta práctica son Telegram, mediante el chat secreto, y Signal, debido a que implementan ciertas acciones con las que se pueden evitar capturas de pantalla o almacenamiento de la imagen. 

“Hay mucha gente que los manda por WhatsApp. Nosotros recomendamos no usarlo por como se puede difundir la foto. A pesar de que se puede eliminar después de una hora cuando lo hagas puede ser muy tarde”, detalla. 

En el chat secreto de Telegram para sistema operativo Android las capturas de pantalla están desactivadas, mientras que en Iphone se recibe la notificación si se hace screenshot. A pesar de que Signal permite hacer capturas y avisa cuando se realiza, existe la opción de que la foto sea visible solo por cinco segundos.

Foto: Cortesía

Serrano también explica otras recomendaciones que no tienen que ver con la plataforma por la que se envían las fotografías, sino con la protección de la identidad al momento de tomarlas. 

Recomendamos primordialmente que no se vea la cara. También hay gente que tiene marcas, tatuajes, lunares y ciertas cosas en el cuerpo que lo pueden exponer: es importante no mostrar eso”, destaca.

El coordinador de Redes Ayuda recomienda también que se pongan marcas de agua en los nudes para que en caso de que se filtre la fotografía, se pueda identificar a la persona que lo hizo. 

Sin embargo, en las relaciones sentimentales formales es posible que se envíen fotografías donde se ve el rostro o ciertos elementos corporales que permitan identificar a quien los envía debido a la confianza entre las dos personas. “Si tu novio se llama Alejandro le pones en marca de agua que diga ‘para Alejandro’”, explica. 

Destaca que en las parejas es posible que se almacenen las fotografías privadas y a que, en algunos casos, al terminar la relación pueden ocurrir dos cosas: que se difundan las fotografías o que se amenace con hacerlo. Redes Ayuda no procesa de manera formal las denuncias que se pueden generar en estos casos, igualmente Serrano detalla que cualquier recomendación basada en seguridad digital que puedan hacer es tardía en este punto. 

“Tengo que hacer recomendaciones con base en la psicología, cómo tratar con la persona que está haciendo la extorsión o los sitios a donde puedes acudir a denunciar, que en este caso sería el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc)”, indica.  

La protección de la identidad y las plataformas de mensajería que se utilizan para enviar los nudes son fundamentales al momento de realizar esta práctica sexual. Enviar nudes podría generar sentimientos de empoderamiento y mayor confianza, siempre que se realicen tomando las previsiones necesarias.

Sexting como una alternativa recomendada

La sexóloga Jenny Marques califica esta práctica como una alternativa “perfecta” puesto que los participantes no corren riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual o embarazos. 

Quienes la practican lo disfrutan y puede ser muy placentera. Incluso ambos practicantes pueden llegar al orgasmo durante el sexting”, comenta.

El especialista Mauricio Strugo precisa que esta actividad es recomendable solo si los involucrados están de acuerdo con su participación.  Aprovecha de hacer énfasis en que toda práctica sexual es válida en la medida que se tomen las precauciones adecuadas. 

Nudes como empoderamiento femenino

Un estudio realizado por la Universidad de Arizona, Estados Unidos, en agosto de 2019, reveló que es cuatro veces más probable que sean las mujeres quienes envíen contenido sexualmente explícito, que los hombres.

La investigación se realizó con un millar de estudiantes universitarios del país y fue presentada también durante la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Sociología.

“Las mujeres pueden encontrar que el sexting es realmente estimulante porque puedes crear un espacio donde te sientes segura expresando tu sexualidad y explorando tu cuerpo”, estimó Morgan Johnstonbaugh, socióloga y autora de la investigación

El estudio determinó que el empoderamiento femenino, la confianza personal y la autoestima son algunos de los motivos por los que las mujeres jóvenes practican el sexting a través de dispositivos móviles.

“El sexting no tiene una sencilla explicación, especialmente cuando se trata de mujeres jóvenes”, comentó la socióloga a la agencia EFE.

Durante la cuarentena generada por el Covid-19 han surgido dudas sobre sus formas de contagio. Una de esas interrogantes es si el virus pudiese contraerse a través de las relaciones sexuales. Ante esta inquietud la secretaría de Acceso a la Salud del Ministerio de Salud de Argentina recomendó, en su alocución el 18 de abril, evitar las relaciones sexuales con personas con las que no se convivan durante el confinamiento. 

Foto: Cortesía

Durante el informe diario emitido por el ente de salud argentino, el infectólogo José Barletta, aseguró que el virus se puede transmitir fácilmente a través de actos cotidianos como los besos y resaltó además la probabilidad de que el virus se contagie a través de prácticas como el sexo oral o anal. 

En este escenario, herramientas que hoy tenemos disponibles como las videollamadas, el sexo virtual, el sexting, puede ser una buena alternativa”, recomendó Barletta.

El sexólogo argentino Mauricio Strugo explica que esta recomendación de las autoridades argentinas muestra un avance para salir de la sexualidad ortodoxa y mostrar que esta es mucho más amplia. El especialista señala que la sociedad vive tiempos de incertidumbre  y destaca la importancia del sexo en medio de la pandemia. 

“Esta recomendación desde el Ministerio de Salud de Argentina es algo muy saludable porque hablar de sexualidad a la sociedad es poner el tema sobre la  mesa. Es empezar a darnos cuenta de que por muchos años este tema fue tabú y hablar de sexualidad es algo que desde la Iglesia y la religión se evitó plantear”, comenta Strugo.  

La práctica del sexting se ha convertido en una  alternativa válida para satisfacer las necesidades sexuales durante la cuarentena. Sin embargo, para que sea una actividad segura y sin riesgos, las personas deben cumplir con las recomendaciones y prevenciones, de esa manera se puede evitar situaciones que comprometan la integridad y el bienestar emocional. 

Noticias relacionadas