• Sergio Musella, productor de radio y televisión, y Fran Monroy, periodista especializado en telecomunicaciones, explicaron para El Diario de qué manera se vería afectado el deporte venezolano con el cese de operaciones del proveedor satelital en el país

Preocupación, incertidumbre y pérdidas económicas, esto es lo que se avizora para todo lo que tiene que ver con las transmisiones deportivas en Venezuela desde que la multinacional estadounidense AT&T anunció, “con efecto inmediato”, el cierre de las operaciones de Directv Latinoamérica en Venezuela.

Con la salida de Directv se pierden

600

puestos de trabajo

2.000.000

de suscriptores

10.000.000

de usuarios

Las sanciones del gobierno de Estados Unidos contra el régimen de Nicolás Maduro prohibieron la transmisión de Globovisión y Pdvsa TV, canales que son obligatorios bajo la licencia de Directv para ofrecer el servicio de televisión paga en Venezuela, de acuerdo con el comunicado que publicó AT&T el martes 19 de mayo.

Si Directv decidía eliminar Globovisión o Pdvsa TV de su grilla de programación, Conatel habría señalado que la decisión constituye una violación del artículo 11 de la Ley Resorteme, el cual obliga a las compañías de televisión por suscripción a transmitir la señal de todos esos canales en todo el país.

Ante la imposibilidad de cumplir con el marco legal de ambos países, AT&T se vio en la obligación de cerrar sus operaciones en Venezuela, una decisión que tomó el equipo de liderazgo del conglomerado estadounidense sin algún tipo de participación o conocimiento previo del equipo de Directv en Venezuela, según la misiva.

Con el cierre de Directv en Venezuela no solo se interrumpe la transmisión de eventos deportivos nacionales e internacionales, sino que también se dejan de percibir ingresos económicos por publicidad y patrocinio, en vista de que hay menor oferta internacional, afirma Sergio Musella, productor de radio y televisión, en exclusiva para El Diario.

También se pierden muchas fuentes de empleo, entre los que trabajan como operadores de móviles, operador de VTR, generador de caracteres, operador de LVS, directores, camarógrafos, productores y postproductores; transporte, hotelería, y también el talento: narradores, comentaristas y reporteros de campo”, expresa.

Campeonatos perjudicados

Foto: AVS PHOTO REPORT

La Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) es uno de los campeonatos que más se verá afectado por el cese de operaciones de Directv en Venezuela, según Musella, en vista de que la mayoría de los juegos son transmitidos por Directv Sports y se rompen los acuerdos con diferentes marcas comerciales que contaban con la visibilidad que proporciona esta cablera en el mundo.

“Ahora la oferta será mínima y los costos serán más elevados. En tanto, el usuario pierde ese abanico de opciones para disfrutar de un producto de calidad, porque los juegos eran transmitidos en alta definición y los podías grabar (dependiendo del decodificador)”, manifiesta.

Directv Sports tiene los derechos exclusivos de la Copa Sudamericana para gran parte del continente. En caso de que la empresa con capital estadounidense transmita aquellos partidos en los que participan los clubes venezolanos, tendría que alquilar una móvil privada —que no tenga nexos con Maduro— y emitir la señal desde otro país en un estudio, asegura el productor deportivo.

“¿Cómo hará el aficionado para ver a los equipos venezolanos que participan en la Copa Sudamericana? Tendrá que recurrir a Internet, algo que tampoco funciona en Venezuela. Además, se pierde difusión e interés por ver a un equipo del futve en competición internacional”, pronostica.

En cuanto a la Liga de Fútbol Español y otros campeonatos internacionales, ESPN y Directv Sports poseen los derechos compartidos en Latinoamérica. Sin embargo, ESPN no tiene todos los partidos para Venezuela, mientras que Directv ofrece un servicio más amplio en la región.

“Si un venezolano quiere ver un Barcelona-Real Madrid, pero ese día le tocó los derechos a Directv, también le tocará conectarse de manera ilegal por Internet o el streaming de alguna plataforma digital. Es preocupante toda la oferta internacional que se va”, insiste.

Situación con los canales privados

Diferentes canales que no eran emitidos en señal abierta para Venezuela también se ven perjudicados por el cese de operaciones del proveedor satelital, como IVC o La Tele Tuya (TLT), encargado de transmitir los partidos de la Vinotinto y de la Liga de Fútbol Profesional Venezolano.

IVC tiene el punto a favor de que opera a través de VC Medios; sale en otras operadoras de cable y transmite para otros países. TLT sí está seriamente afectado porque no todas las cableoperadoras regionales tienen su señal; no va a ser el mismo impacto que había con Directv. Si el fútbol venezolano tenía picos muy bajos de audiencia, imagínate ahora”, dice.

Pero este acontecimiento no solo debilitó los canales deportivos, sino también a la radio, y es que los circuitos radiales de varios equipos se conectaban a través de las emisoras —propias o afiliadas— por los decodificadores de cada estación en todo el territorio nacional.

“Por ejemplo, cuando FM Center transmitía en su circuito radial un partido de Navegantes del Magallanes, del Caracas FC o de Cocodrilos de Caracas, se apoyaba en el canal 979 de Directv para retransmitir su señal a todo el interior del país. ¿Y ahora?”, cuestiona Musella.

Directv y sus privilegios 

Foto: Cortesía

Fran Monroy, periodista especializado en telecomunicaciones, hace énfasis en que Directv tiene los derechos exclusivos, en cada una de sus plataformas, para televisar todos los eventos FIFA para el Caribe. 

Para la Copa del Mundo, Directv ofrece la transmisión de los 64 partidos y un paquete de suscripción que incluye presencia en la cancha, varias cámaras dentro del estadio y definición 4K. De no solventarse esta situación, según el periodista, Venezuela se quedaría sin la posibilidad de disfrutar los 64 partidos del Mundial de Catar 2022.

El Mundial de Rusia 2018 fue transmitido en señal abierta para Venezuela porque Empresas Polar negoció en 2015 con el grupo Televisa, a fin de conseguir los derechos de transmisión del certamen y cederlos por intercambio publicitario. El acuerdo incluía la transmisión de 32 partidos por televisión abierta.

“La Superliga de Baloncesto, que debía empezar antes de la cuarentena; la Serie del Caribe y la segunda división del fútbol venezolano también se ven perjudicados por esta ruptura. Además, Directv tenía canales exclusivos para ver la NBA, la Fórmula 1 y las Grandes Ligas”, declara Monroy en exclusiva para El Diario.

Informa que no es posible cambiar la configuración del decodificador porque estos están programados con un software destinado a cada nación. Asimismo, sería ilegal instalar en Venezuela un decodificador de Directv “bachaqueado”, procedente de Colombia, puesto que la programación sería colombiana y se pagaría en pesos colombianos, aclara.

Es posible instalar una VPN en la computadora y usar una cuenta de Directv Play de otro país para disfrutar del servicio, pero no funciona debido a que la seguridad del sistema es extrema. Yo lo intenté y no me funcionó”, confiesa.

Una de las incógnitas que surgen es quién asumirá el costo y el vacío que deja Directv Sports en Venezuela. Más allá de la situación económica que golpea al país, Monroy considera que IVC o TLT son los únicos canales que podrían encargarse de algunas transmisiones deportivas que quedaron en el aire.

Pocas opciones. Intercable, NetUno y SuperCable son operadoras en el país que ofrecen sus servicios satelitales, pero su alcance es limitado. Cantv TV quedó prácticamente inoperativa con la salida de órbita del satélite Simón Bolívar, mientras que Movistar TV estará en funcionamiento hasta 2021.

“Directv no solo fue una de las empresas que cambió las transmisiones deportivas en el país, sino también las innovó. Ahora, ¿qué va a pasar con la gente que había invertido en los descansos publicitarios que daba Directv Sports? ¿Quién absorberá al personal que se quedó sin empleo? Es una situación muy compleja. La única forma para que Directv regrese es que haya un cambio de gobierno”, concluye Monroy.

El cese de operaciones de Directv en el país deja sin la principal fuente de entretenimiento a millones de familias venezolanas, que tenían la esperanza de disfrutar la reanudación de los deportes en todo el mundo. Ahora se quedan sin más opciones para distraerse en casa mientras el Covid-19 mantiene al país y al resto del mundo en confinamiento.

Noticias relacionadas