• Carlos Sala Ballester y Carlos Rada, integrantes de la parte artística del concurso, conversaron con El Diario sobre la importancia histórica de la creación musical en Venezuela y el papel que cumple el concurso para lograr ese objetivo

“El talento y la música venezolana la necesitamos más que nunca en nuestras vidas”, dice el director artístico del Concurso de Piano Venezolano, Carlos Sala Ballester, en exclusiva para El Diario. La cultura venezolana está conformada por una serie de signos y símbolos que, rompiendo con la rigidez del tiempo, se establecen como atemporales. Es, quizás, a través de ellos que se resguarda un sentido idiosincrático del “ser venezolano”. La música, como todas las expresiones artísticas, lleva el compás de las épocas y con el tempo acelerado nos relata la historia del país, sus dificultades y alegrías. 

Desde hace más de 18 años El Concurso de Piano Venezolano busca dejar un registro en la historia del talento nacional que, además de manejar las partituras clásicas, es capaz de trabajar con gozo y algarabía los ritmos criollos. Desde un vals, aquellos que hace muchos años era acompañados con la voz de Alfredo Sadel y los arreglos de Aldemaro Romero, hasta la fiesta y el carnaval del merengue venezolano, los participantes deben ser capaces de experimentar y continuar con el legado de la historia musical venezolana. 

El inicio de la idea se remonta, según el relato de Sala Ballester, al año 1991. Todo comenzó con la iniciativa de la cátedra Libre de Piano Venezuela y Latinoamérica, fundada e impartida por la pianista caraqueña Guiomar Narvaez, en el Conservatorio Nacional de Música Juan José Landaeta. Luego de una década, con los cambios que el destino deparó para el país, la idea de Narváez se comulgó con los ideales de la Fundación Edmundo y Hilde  Schnoegass para inaugurar, en 2002, la primera edición del Concurso de Piano Venezolano. 

Desde ese momento la imagen del concurso comenzó un camino de consolidación como el único concurso nacional de piano dedicado exclusivamente a la exaltación de la música venezolana. Eso lo distinguía de varios concursos que, para esos años, aún se realizaban en el país, en los cuales se combinaba música básicamente europea y latinoamericana con alguna que otra obra de autor venezolano que lograba colarse”, comenta Sala Ballester.
Foto: Concurso de Piano Venezolano

En ese momento, Marianella Ramos y Tibisay Zea Marcano lograron triunfar en los niveles I y II, respectivamente. Sala Ballester comenta que, aunque las conocía del ámbito musical, fue una grata sorpresa cuando vio su talento galardonado en un evento que se iniciaba como un bastión para la memoria musical del país. Por eso, después de varias ediciones, con tantas dificultades y una situación sin precedentes encima de ellos, el lema que persigue la fundación para este año es: “labor en sí sostenido” hacia la promoción de la música venezolana. 

Desde ese lema se pretende, según las máximas del concurso, establecer un referente de meritocracia para la construcción de una nación que vive enclaustrada en la nostalgia. Desde el acervo musical, con el oficio y la preocupación de las notas que esperan alcanzar transcendencia a través de los años, se puede, quizás, cementar las bases de una nueva sociedad. 

Décima edición del Concurso de Piano Venezolano 2020

El camino pedregoso de las dificultades para este año, cuando se cumplen 18 años desde la primera edición, arreció y la pandemia por Covid-19 fue un obstáculo que sorprendió a la humanidad. Pero Carlos Rada, coordinador artístico del concurso, dijo en exclusiva para El Diario que “la labor no ha sido fácil, dado el estado de cuarentena que vive el mundo actualmente, pero desde el equipo organizador del Concurso El Piano Venezolano nos hemos reinventado para hacer llegar y motivar a nuestros artistas a participar en este magno evento”. 

Ante la situación actual, la junta directiva y artística del concurso, manteniendo con vigor el legado de la musical, decidió reiventarse y utilizar los medios digitales para expandir la imagen del acervo pianístico en el país. Bajo esta premisa, a mediados del mes de abril se estrenó una videoteca colaborativa a través de la plataforma de Youtube para recopilar, después de un exhaustivo trabajo curatorial, las presentaciones de todo aquel que, con el fervor y talento necesario, desee participar. 

Las personas que estén interesadas en colaborar pueden escribir al correo electrónico concursopianovenezolano@gmail.com, colocando en el Asunto del correo “videoteca colaborativa Concurso #ElPianoVenezolano”, junto con su nombre completo y un resumen detallando el material que desea poner a disposición del canal de Youtube Piano Venezolano. Esto es parte de lo que establece el comunicado de la fundación.

 Otra de las innovaciones presentes en la actual edición es la inclusión del Nivel I, que agrupa a los participantes entre 9 y 14 años de edad, y la ampliación del Nivel III, en el que están los concursantes entre 25 y 35 años. De esta forma, comenta Ballester, se busca ampliar el rango de personas para aupar el menester pianístico desde las generaciones más jóvenes. Esto se une, en esta décima edición, al Concurso de Composición que, por primera vez, estará premiando una obra para piano solista y para Orquesta. El cierre de la convocatoria para la composición será el 29 de mayo y el veredicto se conocerá el 16 de julio. 

Para Carlos Rada, desde la trinchera artística del concurso, es sorprendente la aceptación que tienen los músicos venezolanos que han emigrado y que, junto a sus sueños y las pocas pertenencias, se llevaron una herencia musical que esparcen por el mundo. “Durante mi labor como Coordinador Artístico me ha tocado presenciar, no solo que nuestros artistas que se encuentran residenciados en el exterior siguen motivados con preservar este Concurso que ya es ícono en nuestra cultura, sino que artistas extranjeros tiene un gran amor por nuestra música venezolana”, agrega. 

Foto: Carlos Rada

Ahora, el cierre de la convocatoria para los participantes en el área de Ejecución Pianística cierra el 15 de septiembre. Luego, entre el 2 y el 8 de noviembre se estará llevando a cabo en la sala teatral de la Asociación Cultural Humboldt, ubicada en San Bernardino, Caracas, la presentación de la composición ganadora bajo la excelsa batuta de Elisa Vegas y la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho. Los participantes escogidos en el área de Ejecución Pianística podrán, en esa semana, presentarse ante un amplio público ávido de música en los momentos más silenciosos de la historia y el ganador de esa área será galardonado el 8 de noviembre. 

Punto de contacto para conocer los lineamientos del concurso

Página web: https://elpianovenezolano.com/
Instagram: @piano.venezolano.
Facebook: El Piano Venezolano.
Twitter: @VenezolanoPiano.

Tanto para Sala Ballester, como para Rada, las esperanzas son impolutas. La tradición que se resguarda en las partituras tocadas por Teresa de la Parra y, luego, en los vals que armonizaron las décadas de los cincuenta o los setenta, es un factor temporal en el imaginario cultural de los venezolanos. Por ende, así como muchos han pasado por las banquetas del Concurso de Piano Venezolano para enaltecer su talento y quedar guardados en la memoria de la nación, vendrán otros que, con el mismo fervor del tempo musical, querrán remachar su nombre en la historia de uno de los concursos musicales más importantes del país. 

Noticias relacionadas