• En menos de 24 horas Mimí Arriaga y Marco Antoima fueron capturados. El Observatorio de Seguimiento de Agresiones a Periodistas y Medios ha contabilizado 79 ataques contra la prensa venezolana durante la cuarentena| Foto: Espacio Público

Recientemente dos trabajadores de la prensa fueron detenidos por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) por presuntamente manejar cuentas anónimas de redes sociales. Se trata de Mimí Arriaga y Marco Antoima.

Sus detenciones se dieron por separado pero en menos de 24 horas y justo dos semanas después de la aprehensión de Carol Romero, periodista y productora radial, quién después de más de 24 horas fue excarcelada con medidas cautelares.

El gremio del periodismo ha mostrado su indignación y rechazo por el hecho y exigen la liberación inmediata de Arriaga y Antoima.

Durante la cuarentena por covid-19 el ataque a los trabajadores de la prensa no se ha detenido. Los periodistas venezolanos deben sortear obstáculos, como agresiones por parte de los organismos de seguridad del Estado, para poder llevar información veraz a los ciudadanos. Estos casos se suman a una larga lista.

¿Por qué detuvieron a Mimí Arriaga?

Arriaga es periodista y coordinadora de 800Noticias y de acuerdo con la denuncia realiza por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), fue detenida la noche del jueves 18 de junio luego de que una cuenta anónima en redes sociales, la responsabilizara de hacer publicaciones en otra cuenta también anónima.

El SNTP aseguró a través de Twitter que la vivienda de Arriaga, ubicada en El Hatillo, estado Miranda, fue allanada por funcionarios del Cicpc. El sindicato indicó que la comunicadora social pasó la noche en la sede de ese cuerpo policial en la avenida Urdaneta de Caracas. Sus familiares no pudieron hacerle llegar alimentos y tampoco verla. 

El viernes 19 de junio, el SNTP informó que Mimí Arriaga habría sido trasladada para que le practicaran los exámenes forenses poco después de que pudiera ver a su madre. Sin embargo, luego de 24 horas la comunicadora continuaba detenida y no había sido presentada en tribunales ni le habían permitido hablar con un abogado, añadió el sindicato.

A la fecha, Mimí Arriaga continúa detenida y no se ha obtenido más información sobre su caso.

Foto cortesía

El caso de Marco Antoima

El SNTP informó el sábado 20 de junio que el periodista Marco Antoima fue detenido por el Cicpc en Los Palos Grandes, Caracas, por presuntamente manejar cuentas anónimas de redes sociales. Denunció también que Antoima fue presionado con su hijo y la madre del niño cuando los funcionarios los fueron a buscar en su residencia en La Florida, Caracas. Debido a esto, el comunicador social tuvo que entregarse.

El sindicato alertó que luego de la detención en Los Palos Grandes, los funcionarios llevaron a Marco a su vivienda en Boleita. Allí el Cicpc sacó varias de sus pertenencias.

La ONG Espacio Público informó que el Tribunal 47 de Control emitió la orden de detención al periodista, que logró ver a sus abogados y estos constatar que está en buen estado de salud. Estiman que sea presentado en tribunales el lunes 22 de junio.

Foto cortesía

Globovisión acusa sin basamento legal

El 19 de junio el medio Globovisión en su versión digital, publicó una nota donde tildó de extorsionadores a los periodistas Mimí Arriaga, Marco Antoima, Rafael Garrido y Rita de Martino. A los tres últimos los acusó de prófugos de la justicia.

Foto cortesía

Ante esto, el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) emitió un comunicado rechazando la forma en la que fueron tratados los casos de los comunicadores sociales. El organismo aseguró que Globovisión “acusa sin tener ningún basamento legal”.

La Junta Directiva Nacional del CNP instó a los tribunales disciplinarios seccionales competentes a tomar las acciones que sean pertinentes. El colegio rechazó también la criminalización del hecho de informar o emitir una opinión en Venezuela.

Fragmento del comunicado:

COMUNICADO DEL CNP ANTE NOTA ACUSATORIA CONTRA UNOS COLEGAS EN EL MARCO DE UNA ESCALADA REPRESIVA DE LAS FUERZAS POLICIALES

La Junta Directiva Nacional del Colegio Nacional de Periodistas rechaza categóricamente la publicación contenida en el portal de noticias de Globovisión, con fecha del 19 de junio de 2020, en donde se señala de forma expresa lo siguiente: «Un detenido y tres prófugos por ser administradores de cuenta de extorsión VVPeriodistas», (subrayado nuestro) identificando a los colegas Rafael Enrique Garrido Pérez, CNP 13.270; Rita Eulalia de Martino Chourio, CNP 19151; Marco Aurelio Antoima Magallanes, CNP 5.335; y Luisa Mimí Arriaga Mantellini, CNP 9.038.

El CNP considera inaceptable que comunicadores sociales, egresados universitarios y que juraron por el Código de Ética del Periodista Venezolano, se presten al descrédito de sus propios colegas, al acusarlos sin pruebas y a priori. Todo enfoque noticioso, incluso para reflejar informaciones donde se relacionen a colegas, por presuntas faltas o delitos, debe apegarse a los estándares y valores de una información balanceada y veraz, velando siempre por el respeto de los derechos de los individuos aludidos en caso de falta judicial.

El documento, sin autoría explícita, viola de forma tendenciosa la presunción de inocencia y el debido proceso como garantías constitucionales protegidas por el Artículo 49 de la Carta Magna, así como también en los tratados internacionales ratificados por el Estado venezolano. La nota periodística de Globovisión se adelanta al pronunciamiento del respectivo organismo jurisdiccional que investiga el caso, incluso sin haberse realizado la audiencia de presentación, sin haber sido escuchados los acusados, sin tener conocimiento de los hechos investigados y sin que los colegas tengan acceso a los medios probatorios para ejercer su defensa.
(…)
La Junta Directiva Nacional del CNP insta a los tribunales disciplinarios seccionales competentes a tomar las acciones que sean pertinentes.

El CNP, garante y custodio de la libertad de expresión, rechaza asimismo la criminalización del hecho de informar o de emitir una opinión que se observa diariamente en el país, mediante la persecución de periodistas y de ciudadanos que ejercen su derecho a la libertad de expresión, garantizada por la Constitución incluso en situaciones de Estado de Excepción o de Alarma, según el artículo 337, por lo que exhorta a las autoridades policiales y judiciales a detener la escalada represiva contra comunicadores sociales y medios que observamos en estos días.

Junta Directiva Nacional

Colegio Nacional de Periodistas

Para leerlo completo ingresa aquí

Agresiones a la prensa en 2020

El Observatorio de Seguimiento de Agresiones a Periodistas y Medios ha contabilizado hasta mayo de este año al menos 79 ataques contra la prensa venezolana durante la cuarentena. Alguna de las arbitrariedades que documentó el observatorio son: detenciones, hostigamientos, intimidaciones, amenazas e impedimentos de circulación.

El Colegio Nacional de Periodistas (CNP) ha responsabilizado en múltiples ocasiones al régimen de Nicolás Maduro, a los llamados colectivos y a cuerpos policiales, de las agresiones a los trabajadores de la prensa.

El organismo ha afirmado que esto se debe a una “política de Estado” y que los cuerpos de seguridad, incluyendo a los paramilitares de Maduro, atentan contra la Ley del Periodismo en Venezuela.

Con la detención de Arriaga y Antoima se incrementa el número de ataques a la prensa venezolana que se mantiene en las calles informando a la población en plena pandemia. Expuestos al covid-19 y a los funcionarios del Estado venezolano. 

Noticias relacionadas