• Este 23 de junio se cumplen 12 años del encuentro que protagonizaron “El Rey” y “El Gocho” en el Shea Stadium de Nueva York. Foto principal: Getty Images

Conectar un cuadrangular con las bases llenas es una situación colmada de gloria para cualquier bateador. Ahora, cuando existe un duelo de pitcheo en las Grandes Ligas, tratándose de dos jugadores de la misma nacionalidad, es poco probable que uno de los lanzadores consiga un Grand Slam. Justo eso fue lo que pasó la noche el 23 de junio de 2008.

De todos los momentos mágicos en la trayectoria de Félix Hernández, como el juego perfecto, el premio Cy Young de la Liga Americana y las seis veces que fue elegido para el Juego de Estrellas, aparece un jonrón con tres hombres en circulación a su compatriota Johan Santana, quien para ese entonces tan solo había permitido un Grand Slam en más de 1.400 innings.

Los Marineros de Seattle visitaban el antiguo Shea Stadium de los Mets de Nueva York en temporada regular. El dominicano Adrián Beltré inauguraba el segundo capítulo del encuentro con un sencillo. Después de que Santana retirara a dos bateadores, Jeff Clement pegaba un incogible y Willie Bloomquist llegaba por error de fildeo.

La pizarra se mantenía con el 0-0 en la parte baja del segundo episodio, pero con dos outs y las almohadillas llenas. En apenas su décimo turno al bate como grandeliga, Hernández aparecía en la caja de bateo —en lugar del montículo— para enfrentar al “Gocho”.

Tomando en cuenta la inexperiencia de Hernández en el plato, seguramente Santana creía que podría vencer a su coterráneo. No obstante, “El Rey” se estrenó como jonroneo: ante el primer envío —una recta alta y por fuera de 94 millas por hora— cerró los ojos y se voló la cerca hacia la banda contraria, por el jardín derecho. Fue un hecho inédito.

El valenciano se convirtió en el primer lanzador de la Liga Americana en concretar un Grand Slam después de 37 años, desde que Steve Dunning (Indios de Cleveland) hiciera lo propio contra Diego Segui (Atléticos de Oakland) el 11 de mayo de 1971, antes de que se implementara la regla del bateador designado en 1973.

Los Marineros se impusieron con marcador de 5-2 ante los Mets. Rowland-Smith fue el lanzador ganador de aquella noche, debido a que Félix Hernández se retiró del compromiso en la parte baja de la quinta entrada a causa de un esguince en el tobillo izquierdo.

En ese entonces, “El Rey” era un prometedor pelotero de 22 años de edad. Aquella hazaña le ha valido para mantenerse como el único lanzador de Seattle en batear un jonrón. Además, se trata del único cuadrangular que ha conseguido en las 15 temporadas que acumula en el mejor beisbol del mundo.

“Recta alta, y se suponía que era por afuera, pero @RealKingFelix puso un buen swing y ya ustedes saben lo que pasó. Te garantizo lo que sea que ese momento está entre los tres mejores de su carrera. Luego del juego fuimos a comer arepas a mi casa”, le respondió Santana a un usuario de Twitter el 3 de abril de 2020, para recordar lo que ocurrió  la noche del 23 de junio de 2008.

Fue un momento que pasó a la historia entre los dos lanzadores venezolanos más dominantes en la “Gran Carpa”. Aunque no le resta brillo a la trayectoria de “El Gocho”, quien dejó un registro de 139 triunfos, 78 derrotas, 3.20 de efectividad y 1.988 ponches en Las Mayores. Casualmente, cuatro años más tarde, Santana lanzó un no hit no run (01/06/2012) y Hernández un juego perfecto (15/08/2012).

Pasan los años y el recuerdo se mantiene vigente. Félix Hernández no solo podrá presumir de lanzar un juego perfecto, obtener un Cy Young de la Liga Americana y participar en ses Juegos de Estrellas. Resulta que también se dio el gusto de batearle un Grand Slam a uno de los lanzadores más dominantes de la época, como lo fue Johan Santana.

Este artículo de El Diario fue editado por: Génesis Herrera | Yazmely Labrador | Irelis Durand.

Noticias relacionadas