• Este 25 de junio fue publicada una misiva firmada por varios miembros principales de la Asamblea Nacional (AN), donde señalan al expresidente del gobierno español de ser aliado del régimen de Nicolás Maduro. Foto: AP / Fernando Llano

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, dirigió una carta abierta al exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. La misiva fue firmada por los principales líderes de la oposición y en ella le retiran la confianza Zapatero, y lo señalan de ser «un aliado del usurpador que nos oprime, que nos persigue, que nos asesina», en referencia al régimen de Nicolás Maduro.

Este jueves 25 de junio, el portal español El Mundo publicó el documento rubricado por el líder venezolano. Fue escrito luego de escuchar unas declaraciones que hizo Rodríguez Zapatero en una entrevista concedida a la cadena de radio COPE.

Allí el diplomático español asegura que los opositores no van a derrocar al “gobierno” de Nicolás Maduro. Indica que la única salida para la crisis política en Venezuela es un diálogo y un acuerdo entre las partes. 

“¿Que hay algunos que no quieren? Bueno, muy bien, pues la administración (del presidente de Estado Unidos, Donald) Trump sabrá a dónde va… ¿No tiene tiempo suficiente? ¿Más de año y medio con Guaidó que lo único que ha provocado es la oposición más dividida, el gobierno más reforzado, y eso sí, la ciudadanía sufriendo muchísimo como consecuencia de la situación económica?, aseguró el exjefe del gobierno de España.

En contraste, el texto de Guaidó menciona que el gobierno interino que dirige representa la “voz legítima” del pueblo venezolano al que le usurparon la democracia. Agrega que Maduro representa a una “dictadura” cada día más decadente, abusiva y cruel, con la que Rodríguez Zapatero está colaborando abiertamente.

Guaidó ha asegurado, además, que su interinato y la Asamblea Nacional, no se prestarán para un fraude.

Carta abierta:

Escuchamos con atención sus declaraciones el pasado día 15 de junio a una radio española [Herrera en COPE]. Lamentamos decirle que hace tiempo que no podemos depositar en usted nuestra confianza, porque usted, señor presidente, ya no es un intermediario ni un mediador ni un hombre neutral. Usted, Sr. Rodríguez Zapatero, para nosotros solo es un aliado del usurpador que nos oprime, que nos persigue, que nos asesina. Sus declaraciones radiofónicas no hacen sino confirmarlo.

Afirma usted, que tras un año y medio de reconocimiento del presidente Guaidó «ahí estamos, ahí estaremos y ahí seguiremos… No van a tumbar al Gobierno de Maduro. La única salida para Venezuela es un diálogo y un acuerdo. ¿Que hay algunos que no quieren? Bueno, muy bien, pues la Administración Trump sabrá a dónde va… ¿No tiene tiempo suficiente? ¿Más de año y medio con Guaidó que lo único que ha provocado es la oposición más dividida, el Gobierno más reforzado, y eso sí, la ciudadanía sufriendo muchísimo como consecuencia de la situación económica?».

Sepa usted, Sr. Rodríguez Zapatero, que el Gobierno legítimo de Venezuela ha sido reconocido por más de 50 países, España entre ellos. También por el Parlamento Europeo y por la Organización de Estados Americanos. Como representantes de ese Gobierno legítimo, algunos de nosotros nos encontramos tras las rejas, bajo tortura, refugiados en embajadas, protegiéndonos de detenciones arbitrarias, en el exilio.

Aun así, trabajamos cada día por la libertad y la justicia en nuestro país. El «gobierno» al que usted menciona, es en verdad un régimen dictatorial que justo mientras usted hablaba la semana pasada, era mencionado 11 veces en el Reporte Anual de Derechos Humanos de la Unión Europea de 2019, en el que se recuerda «la seria y cada vez más deteriorada crisis política, de derechos humanos y socioeconómica, que ha producido una de las crisis migratorias más severas del mundo». Sr. Rodríguez Zapatero, el Gobierno que nosotros representamos sigue siendo la voz legítima del pueblo venezolano al que se le usurpó la democracia, y Maduro lo que representa es una dictadura cada día más decadente, abusiva y cruel, con la que usted está colaborando abiertamente.

Como dice durante su entrevista, ha dedicado mucho tiempo a Venezuela. Por eso no podemos entender cómo sigue usted legitimando las trampas del dictador para disfrazar de elecciones una auténtica farsa, prevista para diciembre. Dice usted que está por la democracia, Sr. Rodríguez Zapatero, pero a nuestro modo de ver actúa de manera contraria a la democracia. Un defensor de la democracia debe exigir que se libere a todos los presos políticos, que se permita a todos votar libremente, estén dentro o fuera del país; que haya una autoridad electoral neutral, no solo maquillada con un par de traidores, uno de ellos, por cierto, negacionista del Holocausto, y que se permita la observación internacional. ¿Toleraría usted unas elecciones en España con PSOE, PP, Vox, y Ciudadanos prohibidos o perseguidos?.

Hacer cualquier concesión es renunciar a principios esenciales de la democracia que solo los antidemócratas pueden soslayar. Los que acepten «elecciones legislativas» en diciembre, con nuestros partidos políticos ilegalizados, nuestros líderes políticos exiliados, encarcelados o perseguidos, nuestras instituciones democráticas desmanteladas, nuestras libertades oprimidas, no serán, como usted los llama, «una parte de la Oposición». Serán parte de la dictadura. Serán sus blanqueadores, de hecho: auténticos traidores a sus compatriotas venezolanos que defienden la libertad, la justicia y la democracia.

Al final de la entrevista, Sr. Rodríguez Zapatero, ante la pregunta: «¿Sería bueno para Venezuela que cayera el Gobierno de Maduro?», usted responde sin rodeos: «No. Yo creo que lo que es bueno para Venezuela es que haya un pacto, un acuerdo, un entendimiento… que vayamos a unas elecciones legislativas».

Nos preguntamos qué habrían hecho los socialistas españoles, por ejemplo, durante la larga dictadura de Francisco Franco, si el régimen hubiera blanqueado unas elecciones falsas permitiendo que se votara sólo a algunos adeptos promovidos o protegidos por el régimen. ¿Qué habría defendido usted mismo, Sr. Rodríguez Zapatero si, como nosotros, en ese momento usted y miles de políticos de su país se encontraran amordazados y perseguidos?.

No, Sr. Rodríguez Zapatero, como usted sugiere nosotros no queremos ser reconocidos como los «buenos buenos», frente a los «malos malos». Para nosotros la distinción verdadera está clara: es la que separa a los demócratas de los sátrapas. Lamentamos que usted se haya situado, ya sin ningún maquillaje, en la defensa de los segundos.

La misiva fue firmada por miembros de la Asamblea Nacional (AN) legítima. Entre estos el presidente interino y jefe principal de la AN, Juan Guaidó, y los diputados Juan Pablo Guanipa, Carlos Berrizbeitia, Carlos Prosperi, Delsa Solórzano, Piero Maroun, Nora Bracho, Alfonso Marquina, Adriana Pichardo, Deyalitza Aray, Omar González y Arnoldo Benítez.

Vínculos de Rodríguez Zapatero con los gobiernos de Chávez y Maduro

Las relaciones del Rodríguez Zapatero con Venezuela iniciaron desde que llegó al poder en España en 2004. Anterior a su mandato, el país europeo prácticamente había roto relaciones con el gobierno del fallecido exmandatario Hugo Chávez.

Durante parte de su presidencia, designó a Raúl Morodo como su representante diplomático en Venezuela, quien estuvo en el puesto hasta 2007. 

José Luis Rodríguez Zapatero y Raúl Morodo.

Investigación a Raúl Morodo

Actualmente, varios juzgados españoles investigan al diplomático por estar presuntamente vinculado con el blanqueo de al menos 4.000.000 de euros extraídos ilícitamente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Rodríguez Zapatero afirmó que no tenía conocimiento de las supuestas actividades delictivas del que fue embajador en Venezuela y señaló que fue «un embajador más», con el que no tuvo una «especial relación».

Agregó que no obstante, como era un diplomático de su gobierno, no eludiría responder y ha llamado a que actúe la justicia y se establezcan todas las responsabilidades con nitidez. Así lo afirmó en una entrevista en la COPE, informó Europa Press.

Luego de que la oposición venezolana ganó las elecciones parlamentarias en diciembre de 2015, inició el nuevo periodo de la AN el año siguiente. Sin embargo, el régimen de Maduro realizó maniobras para desconocer los resultados. Obligó a dimitir a todo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y eligió nuevos magistrados.

Estos funcionarios fueron empleados por Maduro para bloquear todas las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional. Allí se acrecentó el conflicto político en el país, que se sumó a todas las fallas de servicios y escasez de productos de primera necesidad. En ese entonces los ciudadanos protestaron en los alrededores del Parlamento y en otras zonas.

El mediador

En ese agitado contexto apareció José Luis Rodríguez Zapatero. Se reunió con Nicolás Maduro y se presentó como mediador entre el chavismo y la oposición. 

Su tarea número uno era buscar que se celebrara un referéndum revocatorio. Este es un proceso constitucional instaurado por el difunto Chávez que permitiría revocar al presidente durante la mitad de su mandato, según explica la periodista María Sanz al medio El Cierre Digital.

Sanz detalló que Rodríguez Zapatero comenzó a perder la confianza de la oposición cuando durante su  mediación, “Maduro y el poder electoral suspendieron la recogida de firmas, detuvieron a líderes sociales y políticos, atacaron procesos del propio poder electoral y como la oposición superó todo, el TSJ declaró sin que nadie se lo pidiese, al menos legalmente, que ese artículo de la Constitución era inconstitucional”.

Rodríguez Zapatero volvió a intentar una mediación en 2017, durante las mayores protestas antigubernamentales registradas en el país. En ese entonces presidió unas negociaciones que se alargaron hasta que las manifestaciones se redujeron.

En 2018, Maduro propuso otro acuerdo, pero Rodríguez Zapatero contaba con el rechazo de gran parte del país, que lo consideraba una figura parcializada al régimen. Por lo que el Parlamento venezolano, con el voto dividido de la oposición, censuró la figura del expresidente del gobierno español.

Rodríguez Zapatero y el interinato

Luego de que el 23 de enero de 2019 Guaidó asumió el cargo de presidente encargado de Venezuela, durante una sesión extraordinaria de la AN celebrada en Caracas, la decisión fue respaldada por la mayoría de partidos políticos españoles, exceptuando a Podemos, que ha apoyado abiertamente al chavismo.

Rodríguez Zapatero declaró en una entrevista que no tenía duda de que la vía que se había intentado no iba a dar resultado. “Antes o después va a haber un diálogo, una negociación y un acuerdo de convivencia, porque estamos hablando de un país que lo merece; la gente quiere paz”, señaló en ese entonces.

Rodríguez Zapatero ha tenido una larga historia con Venezuela desde que fue mandatario de España y posterior a su presidencia. Se presentó como mediador para negociar acuerdos, aunque estos parecían solo dar tiempo al régimen. Con sus recientes declaraciones, la oposición venezolana, encabezada por Guaidó, reiteró su desconfianza hacia Zapatero, quien aún no ha emitido declaraciones respecto a la misiva. 

Noticias relacionadas