• El caraqueño es conocido por sus registros en el esquí nórdico y por entrenar a Adrián Solano. En un contacto con el equipo de El Diario, afirmó que se rehúsa a dar entrevistas de forma gratuita. Foto principal: Mippre

El 5 de julio no solo se conmemora la Declaración de la Independencia en Venezuela, sino que también se cumple un año más de la hazaña que consiguió el esquiador César Baena: convertirse en el primer atleta venezolano en obtener un espacio en el Libro Guinness de los Récords Mundiales.

Baena, quien usa sus redes sociales para despotricar del “periodismo empayolado” que se niega a publicar sus hazañas, culminó con éxito su recorrido de 2.246,21 kilómetros. Con esquís de ruedas sobre asfalto —rollerskiing— desde Estocolmo (Suecia) hasta Oslo (Noruega) entre el 11 de mayo y el 5 de julio de 2012.

Te lo dedico en tu día, Venezuela. Que viva la patria, que viva nuestra soberanía nacional. Ahora Venezuela es la primera nación del mundo en colocar la distancia oficial en los Récord Guinness del viaje más largo con esquís de asfalto”, declaró en ese entonces a la Agencia Venezolana de Noticias.

“El Jaguar”, como es conocido, estuvo seis años detrás de la Organización Records Guinness para que le aprobaran la idea, la cual fue avalada en 2011. Su itinerario fue monitoreado vía electrónica. Durante todo el trayecto, fue escoltado por un vehículo de seguridad que controló su desempeño en la pista de asfalto.

La página oficial de Récords Guinness reseña que el esquiador estuvo acompañado por su hermano, Bernardo Baena, y el fotógrafo Anton Sjudin. El caraqueño completó un promedio de 60 kilómetros diarios, y por cada tres días de camino tuvo uno de descanso.

Foto: Facebook
Orgullo sudamericano. César Baena es el primer esquiador sudamericano de fondo en participar de una Copa del Mundo (Dusseldorf 2009).

Baena, quien además habla alemán, ruso, sueco e inglés, superó su propio registro al patinar 2.508 kilómetros desde 5 de abril hasta el 5 de julio de 2013. Recorrió 14 estados en total: desde la Plaza de la Juventud, ubicada en el estado Nueva Esparta, hasta el Paseo Los Próceres, en Caracas. 

Nicolás Maduro le otorgó la Orden Francisco de Miranda por su hito en agosto de ese año. En aquella oportunidad, el jefe de Estado invitó al esquiador a expandir esta disciplina en el país.

Tercer récord

El francés Gerard Proteau había rebasado las dos marcas del venezolano en 2014, tras recorrer 2.783 kilómetros entre Oslo y París. Con el objetivo de vencer al representante europeo, Baena patinó 2.852 kilómetros toda Nueva Zelanda, de norte a sur, durante 44 días.

Su trayecto inició en el Faro Cabo Reinga, ubicado al extremo norte de Nueva Zelanda; continuó por las localidades de Auckland, Waihi, Tauranga y Hamilton. Posteriormente, en la Isla Sur conectó desde Picton hasta Invercargill. 

La meta fue en la localidad de Bluff. En sus primeros días de trayectoria recorrió entre 50 y 60 kilómetros, luego fue avanzando a 90. En su último día batalló metro a metro con el viento en contra y el granizo que caía, pero alcanzó su destino en el extremo sur de la Isla Sur el 4 de febrero de 2015.

Foto: Referencial

Hombre controversial

Baena no solo fija posición a favor de la gestión del fallecido presidente Hugo Chávez en el ámbito deportivo, sino que también se rehúsa a ofrecer declaraciones de manera gratuita a los medios de comunicación “empayolados”. Según su criterio, estos cobran para reseñar sus logros.

Durante los últimos tres años la prensa venezolana no me ha publicado nada, y eso que he entrenado bastante y continúo comprometido con el país (…). Quien quiera hacerme entrevistas tendrá que pagar. Bastante se benefician los medios con el esfuerzo de uno. Ahora quien cobra soy yo”, expresó el atleta en un contacto con el equipo de El Diario.

A pesar de su inclinación hacia el oficialismo, en septiembre de 2017 había denunciado en redes sociales la falta de apoyo por parte del régimen nacional, razón por la cual se ganaba la vida limpiando baños, lavando ropa de cama y preparando habitaciones en un hotel de Costa Rica.

“Desde septiembre de 2016 que no me apoyan. Me gusta la igualdad y sigo siendo patriota, pero la verdad es que son unos bandidos doble cara. En seis meses de gestión andan en camionetas de 60.000 dólares y motos escoltas de 20.000 dólares. ¿Cómo se llama eso?”, publicó Baena en Twitter en septiembre de 2017. Aunque no especificó nombres, en ese momento Pedro Infante llevaba seis meses al frente del Ministerio para la Juventud y Deportes.

En aquella oportunidad, el esquiador fue acusado de asalto común en Australia por golpear al dueño de la casa donde se encuentra la embajada de Venezuela en la ciudad de Canberra.

Como medida de protesta para exigir los dos meses de renta (50.748 dólares australianos) que debía cancelar la cancillería bolivariana, el dueño del inmueble había bloqueado los accesos de la vivienda con un camión, una camioneta y dos máquinas de construcción. 

Foto: The Daily Telegraph

“Ellos están atrasados con el alquiler y no he tenido una respuesta con sentido común por parte de ellos. El tipo (Baena) que me atacó alegó que la mansión era propiedad de Venezuela, pero en realidad es mía y de mi esposa”, declaró el agraviado de 74 años de edad a The Daily Telegraph.

Esta propiedad, ubicada en el suburbio de O’Malley, estaba ocupada por la comisión venezolana y Baena, quien se entrenaba en Australia como preparación a los Juegos Olímpicos de Invierno que se desarrollaron en Pieonchang, Corea del Sur, en 2018. 

“Le dije: ‘Por favor, quita eso. Ese es mi país. Estás despreciando nuestra soberanía’, y él dijo: ‘No obtendrás lo que quieres’. Así que lo golpeé en la cara”, reconoció el caraqueño. “Podría dar mi vida a mi país si fuera necesario”, agregó.

“El Jaguar” también es conocido por entrenar a Adrián Solano, el joven venezolano que nunca había tocado la nieve y aun así participó en el Mundial de Esquí Nórdico que se celebró en Lahti, Finlandia, en 2017. Su actuación le valió el apodo del “peor esquiador de todos los tiempos”.

Antes de disputar el Mundial, Solano fue deportado en París debido a que las autoridades francesas sospechaban un caso de inmigración ilegal.

El joven contó a la AFP que solo contaba con 28 euros para dirigirse a Finlandia y que fue discriminado por sus facciones. En tanto, su entrenador denunció este hecho en Twitter y pidió ayuda a Nicolás Maduro.

A César Baena se le reconoce la constancia y persistencia, debido a que el esquí nórdico ni ningún deporte de invierno son federados en Venezuela. Independientemente de que la mayoría de sus resultados en las citas internacionales son modestos, él se mantiene activo en la disciplina desde 2007 y su nombre figura en el libro de los récords mundiales.

Este artículo de El Diario fue editado por: Génesis Herrera.

Noticias relacionadas