• En el este de Caracas había más presencia de funcionarios de seguridad para controlar el tránsito peatonal y de vehículos. En el oeste el panorama fue similar, aunque con excepciones. Foto principal: EFE

Calles semi vacías, más puntos de control y cierres de las principales vías. Ese fue el panorama con el que este lunes 6 de julio arrancó una nueva semana de cuarentena radical decretada por el régimen de Nicolás Maduro para evitar la propagación del covid-19. 

En Caracas varias zonas de la ciudad amanecieron con alcabalas y obstáculos para evitar la circulación de ciudadanos. El equipo de El Diario pudo constatar que en Quinta Crespo,  al oeste de la capital, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) tenían desplegados varios puntos de control y exigían un salvoconducto para permitir el paso de vehículos y la circulación de personas en la zona.

Mientras, en el centro de Caracas se evidenciaron menos alcabalas y mayor circulación de ciudadanos durante el inicio de esta semana de cuarentena radical que forma parte del esquema 7+7 que desarrolló el régimen para permitir la flexibilización de varios sectores económicos del país. 

En los alrededores del Palacio de Miraflores había menor circulación de personas. Situación similar se reportó en la avenida Sucre de Catia, donde hay una alcabala de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) para subir al hospital Jesús Yerena de Lídice, uno de los centros dispuestos para atender a pacientes positivos por covid-19.

Sin embargo, en otras zonas de Catia, como en el bulevar, la afluencia de ciudadanos no mermó durante la mañana del inicio de la cuarentena radical pese a que había presencia policial en la zona. Este sector es el que más casos de covid-19 tiene en Caracas, con un total de 14 positivos.

En qué consiste el esquema 7+7

Este formato fue implementado desde hace un mes. La finalidad es que 23 sectores económicos puedan trabajar durante una semana, y a la semana siguiente se inicie una cuarentena radical de la que solo están exceptuados cinco sectores (salud, alimentación, transporte, seguridad, comunicación).

A pesar de que la semana del 29 de junio al 5 de julio correspondía la semana de flexibilización, la rápida propagación del virus empujó al régimen a decretar cuarentena radical en varios municipios de 14 estados, incluido el Distrito Capital.

Recientemente, Nicolás Maduro adelantó que el país se mantendría en el esquema 7+7 durante los próximos meses. “En casos de municipios o estados que registren brotes alarmantes se volverá a la cuarentena radical y se suspenderá la flexibilización”, agregó.

Desde temprano, en las adyacencias de Zona Rental y Plaza Venezuela hay mayor circulación de personas, además de colas de ciudadanos que esperan por transporte público. 

Este de Caracas paralizado 

Los habitantes de Petare Norte amanecieron este lunes con un murciélago instalado en la entrada de la zona por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) para controlar la salida y entrada de personas. Los funcionarios exigen salvoconducto para permitir el paso.

En la autopista Prados del Este también hay alcabalas desplegadas a lo largo de toda la vía. Solo permiten el paso de las personas que trabajan en sectores priorizados (alimentación, transporte, salud, seguridad, comunicación). La Autopista Francisco Fajardo y la Cota Mil también tiene presencia de efectivos de seguridad que controlan la circulación

La Policía de Chacao instaló puntos de control en ese municipio para verificar que solo transiten por la zona aquellos que tienen autorización. 

Durante las últimas semanas, pese a la presencia de funcionarios de seguridad en alcabalas, la circulación de ciudadanos y  de vehículos ha aumentado considerablemente en la Gran Caracas. Esto justo en momentos en los que Venezuela registra un aumento en el número de positivos diarios por covid-19. Hasta este 6 de julio, la cifra de contagios sobrepasa los 7.000.

Noticias relacionadas