• Igual que muchos otros venezolanos, Óscar Quintero puso en práctica sus habilidades como panadero para hacerle frente a la situación económica que enfrentaba

En Valencia, estado Carabobo ocurre magia cuando Óscar Quintero, un venezolano de 45 años de edad, enciende el horno de su casa. Desde hace al menos un año Quintero empleó sus habilidades de panificación para elaborar pizzas y venderlas por encargo.

Como Óscar, son muchos quienes se han visto en la obligación de reinventarse y aprovechar sus habilidades, que antes disfrutaban como un hobbie, para poder llevar el pan de cada día a sus mesas. Sobre todo los venezolanos, quienes viven en un país arropado por una severa crisis económica y humanitaria.  

Óscar compartió en exclusiva para El Diario que desde 2017 es un trabajador independiente. Se desempeñaba como vendedor de material ferroso, pero debido a que la situación económica se tornaba cada vez más difícil, decidió emplear sus habilidades y preparar alimentos para vender.

Previamente, Quintero había hecho cursos de panificación, de modo que se destaca realizando cachitos, pancitos dulces y chinos, tequeños, palmeritas, empanadas gallegas, pizzas y donas. Estas últimas con la ayuda de su esposa, quien también es hábil para la pastelería.

Realicé hace un tiempo un curso de panificación. Hace un año empecé a realizar las pizzas, porque me apasiona mucho, para vender (…) Hago mis pizzas con mucha humildad y cariño”, expresó Quintero.

Óscar explicó que todo comenzó un diciembre cuando al ver los precios tan elevados del pan de jamón, decidió preparar este alimento con sus propias manos y en su casa. Aseguró que esto le funcionó para ahorrar dinero y compartir algo delicioso con su familia y amigos. 

Los allegados, al probar tanto el pan de jamón como las pizzas que Quintero realizaba, lo alentaron a que los comercializara. Aunque muy poco convencido, ya que él solo cocinaba estos alimentos por placer, Óscar empezó a promocionar sus bandejas de pizzas, entre otros productos, para las fiestas o reuniones familiares. Así, poco a poco, armó una especie de negocios donde le encargan alimentos para todo tipo de eventos pequeños. 

pizza elaborada por Óscar Quintero
Foto: Óscar Quintero

“Vamos paso a paso. En algunas fiestas la gente siempre me encargaba alguna bandeja de pizza u otra cosa. Hacemos todo con mucho cariño. Mi esposa también suele ayudarme”, agregó. 

Proceso de elaboración por Óscar Quintero

La elaboración de mis pizzas no es algo tan complicado. A veces debo amasar un kilo o dos kilos de masa para la elaboración de las mismas. Realizo el amasado y coloco todos los ingredientes que requiero como levadura, azúcar, aceite, aguan y sal.

Dejo levar la masa y procedo a hacer el estirado. Luego pongo mis ingredientes, que básicamente son jamón, queso y salsa. Sin embargo, también se hacen algunas especiales que tienen maíz, salchichón, o algún ingrediente que el cliente pida. Se lleva al horno y listo.

“Hay que seguir adelante, el país tiene que avanzar

Quintero incentivó a los venezolanos a que en las situaciones difíciles no se desanimen, ni se queden de brazos cruzados porque siempre hay oportunidades para salir adelante. 

Nunca hay excusa para trabajar, siempre hay algo que hacer. Nosotros los venezolanos siempre vamos a apoyar estos pequeños emprendimientos porque también nosotros nos sentimos motivados ayudar a las personas. Hay que seguir hacia adelante, el país tiene que avanzar”, sentenció Óscar.

Así como él, hay miles de venezolanos en varios rincones del país que deben afrontar las adversidades, día tras día. Muchos realizando una labor que les gusta con una sonrisa siempre en el rostro. Otros, quizá haciendo algo que no vaya tanto con ellos, pero igual dando lo mejor de sí mismos en busca de una mejor calidad de vida.

Noticias relacionadas