Las dietas veganas -que excluyen todos los alimentos de origen animal- ya para antes de 2020 estaban aumentando su popularidad, bien sea por razones sanitarias, éticas o ambientales, y a medida que el nuevo coronavirus comenzó a extenderse por todo el país, el interés por abandonar los alimentos de origen animal aumentó aún más, tal vez por el deseo de estar lo más saludable posible o por la molestia que causan noticias que llegan de los mataderos y empacadoras de carne. Aunque el veganismo se está volviendo más común, es todavía relativamente raro y por lo tanto algo incomprendido. Una idea equivocada es que las personas que siguen esta dieta restrictiva tienen un desorden alimenticio.

«Me encuentro con el estereotipo de que los veganos tienen trastornos alimentarios más entre mis colegas profesionales de la salud que entre el público», dijo la dietista registrada vegana de Chicago Taylor Wolfram.

Ese estereotipo ha sido durante mucho tiempo una inconveniente para asegurar el tratamiento de los veganos que sí tienen esos trastornos. Hasta hace poco, la mayoría de los centros de tratamiento de trastornos alimentarios no aceptaban clientes veganos -especialmente aquellos que necesitaban un tratamiento hospitalario más intensivo- a menos que estuvieran dispuestos a empezar a comer productos animales. Este es un gran problema, porque cuando alguien que sigue una dieta vegana es rechazado para el tratamiento, esa persona tardará en promedio dos años antes de intentar buscar ayuda de nuevo, dijo Tammy Beasley, vicepresidenta de servicios de nutrición clínica de Alsana Eating Disorder Treatment & Eating Recovery Centers.

Afortunadamente, más centros de tratamiento han empezado a aceptar pacientes veganos y a permitirles seguir siendo veganos, incluyendo Alsana, que hizo el cambio el otoño pasado después de más de un año de planificación. «Decidimos que íbamos a hacer esto y hacerlo bien», dijo Beasley. «Cuando estos pacientes están dispuestos a buscar tratamiento, es crítico que se les sean eliminados tantos obstáculos como sean posible”.

Beasley dijo que antes de profundizar en la investigación, tenía los mismos prejuicios contra las dietas vegetarianas que muchos en el campo de los trastornos alimentarios. «Creo que como profesión decidimos que A más B debe ser igual a C», dijo, señalando un trabajo de investigación de 2003 que concluyó que las mujeres en edad universitaria que se vuelven vegetarianas pueden ser más propensas a desarrollar un trastorno alimentario. Esa investigación ha recibido críticas por su diseño – comer una comida sin carne a la semana fue suficiente para que las participantes se ganaran la etiqueta de «semi-vegetarianas», y la población de estudio de mujeres jóvenes y blancas ya tenía un mayor riesgo estadístico de desarrollar un trastorno alimenticio. Los investigadores también utilizaron herramientas de evaluación de la dieta que no estaban diseñadas para ser usadas con los vegetarianos.

 «Creo que a menudo la gente piensa que las dietas vegetarianas y las personas veganas son más ‘extremas’ de lo que realmente son», dijo la dietista registrada en Seattle Ginger Hultin, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética y propietaria de Champagne Nutrition. «La mayoría de los veganos y vegetarianos probablemente tienen dietas saludables y equilibradas que satisfacen sus necesidades».

Cuando Beasley recientemente encuestó informalmente a sus colegas dietistas que se especializan en desórdenes alimenticios, el 98 por ciento estaba atendiendo a clientes con desórdenes alimenticios que también eran vegetarianos. Pero más del 90 por ciento de esos clientes comenzaron a seguir una dieta vegana después de desarrollar un trastorno alimenticio. «Sabemos que a menudo los trastornos alimentarios y el veganismo se superponen, pero también puede que no lo hagan», dijo.

Wolfram dijo que una de las señales de alerta que observa es cuando un vegano no está dispuesto a comer lo que ella llama «comidas divertidas veganas» como carnes, quesos y helados veganos. «Puede haber alarmismo en torno a estos alimentos, al igual que en el caso de los alimentos divertidos no veganos, y es importante abrir el acceso y el permiso a todos los alimentos veganos», dijo. «Además, si alguien está tratando de ser un ‘vegano perfecto’, nunca lo podrá lograr en nuestro mundo. La gente que sigue este camino a menudo experimenta ansiedad y culpa. Me gusta ayudar a la gente a descubrir dónde quieren trazar la línea de forma realista y cómo pueden ayudar mejor a los animales a la vez que dan prioridad a su salud mental, que es diferente para cada persona». 

Dos estudios recientes sobre dietas vegetarianas y la ortorexia, una obsesión enfermiza por comer sano, se contradicen. Uno encontró que las dietas veganas estaban asociadas con la ortorexia, pero el otro no; los autores del segundo estudio concluyeron que esto se debía probablemente a que la mayoría de las personas que persiguen el veganismo lo hacen por razones éticas, más que por razones dietéticas.

Dicho esto, Wolfram dijo que incluso si alguien se convirtió en un vegetariano ético mucho antes de que se desarrollara su trastorno alimentario, eso no significa que su ética y su trastorno alimentario no se hayan enredado, lo que hace que sea importante un enfoque matizado. «Desafortunadamente, incluso si alguien es vegano por razones éticas, sigue siendo vulnerable a la cultura de la dieta al igual que alguien que no es vegano», dijo. «Y con todos los mensajes desordenados en el marco de lo vegetariano, que se superponen a todo lo vegano, podría resultar todo ser un desastre».

Beasley dijo que es importante que los consumidores puedan hablar sobre cómo su veganismo puede o no contribuir a su desorden alimenticio en un ambiente seguro y de apoyo. También es importante prepararse para la vida más allá del tratamiento. «Vivimos en un mundo no vegano», dijo. «Necesitan aprender a pensar y planificar con anticipación, para que el trastorno alimenticio no se imponga».

Por supuesto, como señalan los dietistas entrevistados, cualquier tipo de dieta o «plan de estilo de vida» que elimine grupos de alimentos enteros – no sólo el veganismo – puede aumentar el riesgo de un trastorno alimentario en alguien que es susceptible debido a la genética y al entorno social. Esto incluye las dietas ketogénicas, Whole 30, paleo y muchas otras dietas populares.

«Si usted sigue cualquier tipo de dieta auto-restringida, una que no sea médicamente indicada o necesaria para una condición de salud, y se siente socialmente aislado, no puede salir a comer con sus amigos o pasa mucho tiempo preparando comida, pensando en la comida u obsesionándose con la comida, entonces podría no estar funcionando para usted», dijo Hultin. «Cualquier dieta puede ser poco saludable si está interfiriendo con tu calidad de vida».

Dennett es un nutricionista dietista registrado y propietario de Nutrition by Carrie.

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota: Veganism and eating disorders: Is there a link?. Original de The Washington Post .

Noticias relacionadas