• Guillermo Sánchez, psicólogo deportivo, y el sociólogo Trino Márquez  conversaron, en exclusiva para El Diario, acerca del cambio de nombres en franquicias deportivas y cómo se puede comprender esto en el contexto actual

Pieles Rojas de Washington (Washington Redskins), equipo de la Liga de Fútbol Americano (NFL), anunció el pasado 3 de julio que cambiarían su nombre. Los Indios de Cleveland, equipo de las Grandes Ligas, también notificó que la franquicia, con más de 100 años en Las Mayores, está en revisión del nombre actual de la novena.

Tras las recientes manifestaciones en Estados Unidos contra del abuso racial, varios grupos antiraciales habían manifestado que ambos equipos deberían cambiar sus nombres, debido a que representan una ofensa para las tribus nativas del país norteamericano.

Guillermo Sánchez, psicólogo deportivo y entrenador de fútbol venezolano, declaró en exclusiva para El Diario que tanto los Pieles Rojas como los Indios tienen la motivación de ser inclusivos para que se sientan parte del equipo sin hacerlos sentir discriminados.

Creo que la situación actual ha hecho que las personas y organizaciones reflexionen sobre el impacto que tienen en la sociedad”, expresó Sánchez

El psicólogo deportivo explicó que los fanáticos y los miembros de las ciudades donde los equipos deportivos se desarrollan quieren formar parte de «algo bueno, de algo genuino». Detalla que es por ello que cuando un sector o grupo se siente discriminado por el nombre del conjunto suceden este tipo de protestas y acciones para equilibrar la justicia a nivel social.

En 2015 ocurrió un hecho similar cuando el equipo de fútbol Sporting Kansas City, de la Liga de Fútbol de Estados Unidos, cambió el nombre de su estadio Livestrong, en homenaje a la fundación del ciclista Lance Armstrong, a Children’s Mercy Park, debido a que Armstrong confesó haber usado drogas durante su carrera, lo que generó un descontento en la afición y en la organización. 

Cortesía AP

“El 3 de julio anunciamos el comienzo de una revisión exhaustiva del nombre del equipo. Esa revisión ha comenzado en serio. Como parte de este proceso, queremos mantener a nuestros patrocinadores, fanáticos y comunidad informados a medida que avanzamos”, expresó el equipo de Washington en un comunicado.

Un grupo de 87 inversionistas y accionistas del equipo enviaron una carta a los principales patrocinadores, FedEx, Pepsico y Nike, para pedirles que dejaran de hacer negocios con el a menos de que cambiaran su nombre. La empresas Amazon, Walmart y Target también informaron que dejarían de vender mercancía relativa a la franquicia si no cambiaba su nombre, e incluso la empresa FedEx, que posee el nombre del estadio, emitió un comunicado pidiendo lo mismo.

Como responsabilidad social de los equipos creo que actualmente se están elevando los niveles de conciencia, de las acciones, del valor de los equipos a nivel de liderazgo de una ciudad. Y es por ello que mostrar vulnerabilidad como una fortaleza y hacer la corrección de los logos de los nombres, permitirá que haya inclusión y que incremente la participación del público”, comentó Guillermo Sánchez.

Trino Márquez, sociólogo venezolano, explicó que tanto el deporte como el espectáculo y la cultura no se escapan de los movimientos sociales y de las repercusiones que puedan haber en el ámbito de la sociedad. Aunque por otra parte no justifica las acciones violentas contra espacios o entes históricos.

“La historia no es como uno desea, lo que debemos hacer es aprender de ella para no volver a cometer los errores y entender el contexto en el cual se produce. Yo no voy a eliminar el racismo si agarro y tumbo una imagen de un hombre que fue esclavista hace 200 años”, expresó Márquez.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se pronunció acerca el cambio de nombre en ambas franquicias y expresó que lo harían “para ser políticamente correctos” y que los “indios estarían muy molestos”, lo que representa que es un tema importante no solo a nivel deportivo y social, sino también en la política estadounidense.

Cleveland como estandarte social

Cortesía

El equipo de beisbol de Cleveland tiene más de 100 años en las Grandes Ligas, y durante décadas han marcado precedentes en la historia por la justicia social en el ámbito deportivo.

Cleveland fue el primer equipo en firmar a un jugador nativo americano, Louis Sockalexis; al primer jugador afrodescendiente en la Liga Americana, Larry Doby, y al primer mánager afrodescendiente, Frank Robinson.

Los Indios de Cleveland retiraron el logotipo de una caricatura de la tribu Wahoo en 2018, que la comunidad indígena consideraba ofensiva, y el equipo colocó una “C” sobre los uniformes, gorras y partes del estadio, lo que representó un avance en las conversaciones para remover el nombre de la etnia Wahoo del equipo de Grandes Ligas.

Dos años después, antes del inicio de la temporada 2020, el conjunto de Cleveland anunció que iba a discutir su nombre como organización para mejorar en cuanto a temas de justicia social.

“Hemos tenido discusiones continuas organizacionalmente sobre estos temas. Los recientes disturbios sociales en nuestra comunidad y en nuestro país solo han subrayado la necesidad de que sigamos mejorando como organización en temas de justicia social. Con eso en mente, estamos comprometidos a involucrar a nuestra comunidad y a las partes interesadas apropiadas para determinar el mejor camino a seguir con respecto al nombre de nuestro equipo «, anunció el equipo.

El beisbol y el fútbol americano, como cualquier otra disciplina deportiva en el ámbito profesional, son un espacio donde los atletas y las organizaciones tienen un deber más allá del deportivo y que reflejan la imagen y la cultura de una ciudad o país. Un cambio de nombre en una franquicia deportiva refleja la importancia de la afición y que el deporte siga siendo un estandarte contra el racismo y la injusticia social, y es por lo que los equipos tratan de luchar cada día fuera y dentro del campo.

Noticias relacionadas