• Su nombre es Marlyn Ramos, tiene 38 años de edad. En su sección “Mi escuela en casa” demuestra su alto nivel profesional con su más reciente descubrimiento: la MateArte

El reloj marca las 5:00 pm en Argentina, la hora pautada para que los conductores del programa televisivo Hoy Nos Toca den el pase a una talentosa docente venezolana que los ha acompañado en el estudio durante los últimos cinco meses. Su labor es brindar herramientas educativas para que los niños continúen las clases pese al covid-19 y la cuarentena. 

Se llama Marlyn Ramos y tiene 38 años de edad, es oriunda de Caracas. Hace dos años y seis meses emigró a Argentina. En la actualidad es parte de los profesores seleccionados para brindar–desde la televisión–más aprendizaje a los estudiantes. Pero su método no es común y la materia que imparte no es la preferida de algunos, al menos no hasta que decidió darle un giro. Ahora enseña Matemática a través del arte.

Para muchos puede sonar descabellado, para Marlyn no. Es todo lo contrario. Desde que inició el confinamiento entendió que llevar contenido a los alumnos sería más complicado, para hacerlo efectivo tenían que divertirse en el proceso y no verlo como dos horas de clase tediosa. Así fue como en el transcurso de las clases nació MateArte, una técnica que se ha posicionado desde que la mostró en la TV argentina. 

“Siempre trato de explicar Matemática de una manera muy sencilla, trabajarlo desde el juego y no pensar que es tediosa, que cansa, sino hacerlo algo que en muchas oportunidades ni lo mencionas directamente pero sabes que el contenido está ahí ¿En una receta de cocina? Hay Matemática inmersa, también en un juego de cartas. Todo es Matemática”, dice la docente en entrevista para El Diario. 

Matearte y el reto de estar en la televisión argentina 

Fue en abril de este año cuando a Marlyn le propusieron impartir clases en el Canal de la Ciudad, un espacio que se emite en todo Buenos Aires. Su respuesta fue afirmativa, aunque el temor a no hacerlo bien estaba presente. En Venezuela nunca participó en la TV, su experiencia en esta área era nula. Pero su preparación académica pesó más a la hora de iniciar su segmento educativo. 

blank

La docente es egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde obtuvo la licenciatura en Educación, mención Matemática, también estudió Matemáticas pura. En su país natal sumó 14 años de experiencia pese a las carencias de los últimos años en el sector. Dio clases en el liceo Gustavo Herrera (Chacao) y en el liceo Pedro Bautista Toro (Santa Mónica). 

Hasta ahora Marlyn Ramos ha participado en 13 programas de Hoy Nos Toca, algo que la llena de orgullo y que ha sido “un verdadero reto” no solo por estar en televisión abierta, también porque le ha tocado reinventar la forma en la que explica sus contenidos y variar para llegar a diversos niveles educativos. Su sección se llama “Mi escuela en casa”. 

Marlyn el día de su primer programa

“Cada vez que hago un programa es más aprendizaje porque estás en un proceso de construcción así que me encanta y agradezco infinitamente la oportunidad y el que personas y docentes argentinos hayan confiado en mí para hacer esta labor. Estoy trabajando mucho porque siempre salimos con actividades diferentes”, detalla. 

Las MateArte son parte del proceso evolutivo que nombra la venezolana. Trabaja con dos técnicas, la primera la aplica para tratar el contenido de Geometría con la construcción de figuras como triángulos, trapecios, círculos a partir de elementos más sencillos como puntos y rectas, entre otros. 

Clases en Instagram. Marlyn abrió recientemente una cuenta en esta red social con la intención de llegar a más estudiantes las clases que imparte. Su cuenta es: @class.maths_marlyn.

“La segunda técnica es a partir del op art que es un movimiento óptico. A través de un triángulo equilátero trazar líneas rectas hacia sus lados opuestos y hacer una construcción de rectas para obtener una figura (…) Estos ejercicios requieren de mucha paciencia y precisión, así que ahí no estamos trabajando otras áreas como el ingenio y la destreza”, explica Ramos quien agrega que el contenido varía de acuerdo al nivel educativo.

Marlyn hace hincapié en la paciencia y la precisión porque tiene experiencia con ello ya que se encarga de dibujar las artes que irán de ejemplos en la TV. Figuras elaboradas a detalle, las cuales confesó en el programa en vivo, las hace mientras escucha música llanera. Así siente más cerca su tierra. 

Matemática a través del arte

Su espacio en la televisión ha sido bien recibido por argentinos, venezolanos que residen en ese país y también por exalumnos que han mostrado con orgullo vía redes sociales el trabajo que hace la venezolana. 

“Mi profesora de Matemática de bachillerato está dando clases en la TV argentina de MateArte, una propuesta diferente para aprender. Me llena de mucho orgullo”, escribió Lenin Starlyn en su cuenta de Twitter. 

Otros muy cómodos con sus clases son sus nuevos alumnos en Argentina. No solo entienden lo que imparte. Le piden a Marlyn que les enseñe frases venezolanas, halagan su acento. Pese a las diferencias culturales, en lo que respecta a la materia es lo mismo. Solo algunas frases que varían y ya la docente ha adoptado esos términos. “Cuando nosotros dividimos decimos entre, aquí le dicen el dividido”.

”La receptividad de los alumnos ha sido muy buena,  Argentina es un país que nos ha recibido muy bien a los venezolanos. Mis estudiantes ya entienden mi tonada diferente”, comenta. 

Una migración planificada

Marlyn se fue de Venezuela en 2017, su viaje no fue de improvisto. Estuvo organizado con anterioridad “yo hice una migración planificada”, dice la docente. Cumplió con todos los lineamientos legales, entre ellos llevar sus documentos universitarios legalizados y apostillados para seguir ejerciendo en Argentina. 

Cuando llegó al país suramericano se presentó la oportunidad de dar clases particulares, más adelante y gracias a cursos que hizo en Venezuela trabajó como ayudante en una peluquería. Marlyn fue de a poco, como la mayoría de los migrantes que inician una nueva vida lejos de casa.

Sacó su DNI (una cédula de identidad) y obtuvo la revalidación para que su título como docente tuviera legalidad en Argentina. Desde ahí las puertas se abrieron más, al punto que llegó a la televisión.

Ahora ese pequeño espacio –que por los momentos suplanta al salón de clases– brinda educación a los niños todos los lunes. 

A Venezuela la lleva siempre, no solo en camisas y accesorios, sino en pensamientos. Todo lo que ha hecho, confiesa, es para dejar el nombre del país en alto. 

Se siente orgullosa de ser venezolana y también de ser docente. Marlyn muestra en la televisión argentina un poco de la preparación y de la calidad de los profesores venezolanos. Es el ejemplo firme del migrante que se marcha en busca de mejores oportunidades sin olvidar de dónde viene, pero con la mirada firme hacia dónde espera llegar. 

Noticias relacionadas