• El neumonólogo e intensivista Alí García conversó con el equipo de El Diario sobre cómo se ha manejado la lucha contra el covid-19 en el país | Foto: EFE

Impredecible es la palabra con la que definiría al covid-19 Alí García, médico del hospital Dr. José Ignacio Baldó de Caracas (conocido como El Algodonal). El especialista asegura que el virus no respeta edades y que hasta el paciente con un pronóstico prometedor puede fallecer frente a su médico tratante. 

A veces pensamos que un paciente mayor es el primero en fallecer, pero resulta que mueren los de 30 años, porque el virus actúa como mejor le parezca y te disfraza la gravedad. Cuando creemos que podemos egresar a un paciente se nos muere en la cara, así es el coronavirus”, dijo Alí García exclusiva para El Diario.

El neumonólogo explicó que cuando se presentaron brotes de influenza H1N1 en el país (2009 y 2018) los médicos sabían a qué se enfrentaban, pues conocían que el paciente podía fallecer luego de 24 a 48 horas de presentar los síntomas.

Con el covid-19 la historia es distinta, pues muchos factores influyen en la evolución de la enfermedad. Cada persona puede desarrollar cuadros de síntomas distintos e incluso presentar complicaciones severas luego de pasar días sin fiebre o dolor. 

García se especializó en el Hospital Universitario de Caracas como intensivista y posteriormente en El Algodonal como neumonólogo. Actualmente trabaja como especialista y da clases en el posgrado de Neumonología. Gracias a sus conocimientos, la pandemia le ha dado más trabajo que nunca. 

Médicos de El Algodonal
Foto: El Diario

Aunque los primeros casos contagiados por covid-19 en Venezuela fueron anunciados el 13 de marzo, el médico aseguró que en el mes de mayo comenzó el colapso en el hospital. 

En un día de trabajo, García llega al centro de salud alrededor de las 8:00 am. Se coloca el traje y los implementos de bioseguridad para atender primero a los pacientes más graves y con insuficiencia respiratoria. Luego evalúa la evolución de aquellos que presentan síntomas leves o son asintomáticos. 

En una oficina los médicos se retiran el traje protector y revisan cada una de las historias, toman decisiones, cambian tratamientos y desarrollan los planes que van a tomar con cada caso. 

“Son tantos casos que a veces llegamos temprano en la mañana y a las 4:00 pm todavía estamos allí atendiendolos”, añadió.

De maternidad a hospital para covid-19

El complejo hospitalario Dr. José Ignacio Baldó cuenta con varios edificios para distintas especialidades. La mayoría de ellos se han visto afectados por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. El hospital pediátrico Luisa Cáceres de Arismendi y la maternidad Andrés Herrera Vega, son las estructuras con mejores condiciones y por eso una de ellas fue reestructurada ante la pandemia.

Maternidad Andrés Herrera Vega
Foto: Twitter

Actualmente, el ambulatorio Andrés Herrera Vega no atiende pacientes obstétricas, sino personas con covid-19.

Capacidad del Andrés Herrera Vega

30

camas de hospitalización

8

de terapia intensiva

El mayor problema al que se enfrenta el hospital es la falta de agua, causado por el racionamiento del servicio en Distrito Capital y que se agudizó durante la pandemia. 

“Se buscaron mil y una formas de instalar bombas de presión para que llegara el agua hasta allá y no se ha podido solucionar del todo. Después se construyeron unos tanques y es muy difícil atender a los pacientes de covid-19 por la falta de agua”, comentó el especialista. 

En el hospital también escasea el personal de enfermería, obrero y especialista en terapia intensiva. El médico explicó que muchos trabajadores han abandonado el centro asistencial y contratar nuevos es imposible por la baja oferta salarial que se les propone. 

Personal de enfermería

50

trabajan en todo el complejo hospitalario

3 o 4

atienden a pacientes con covid-19 por turno

El complejo hospitalario requiere de al menos 100 enfermeros para operar óptimamente, pero actualmente cuenta con la mitad del personal en esa área.

Dotados a medias 

El médico Alí García admitió que el hospital cuenta con medicamentos para tratar el coronavirus, aunque aclaró que faltan algunos que podrían atacar con mayor efectividad a la enfermedad. 

Sí tenemos los antibióticos, los esteroides, el anticoagulante, la cloroquina y el interferón. Sin embargo, no nos han enviado el tocilizumab (anticuerpo monoclonal) y el remdesivir (antirretroviral), que están en el programa del Ministerio de Salud y se ha comprobado que actúa muy bien en el paciente de covid-19”, detalló.

La mayoría de los insumos están disponibles en el hospital. Aunque sí hay fallas en los equipos de bioseguridad. Ante esto los médicos deben presionar constantemente a la dirección para que lleguen los implementos completos. García contó que los médicos se niegan a entrar a la hospitalización sin los equipos, por lo que las autoridades sanitarias activan una red logística para dotar a los profesionales de la salud. 

Con temor a la inseguridad 

A pesar de la pandemia, la actividad docente en El Algodonal se mantiene y los residentes han sido de gran importancia para la lucha contra el coronavirus. 

No obstante los futuros especialistas no solo deben presenciar los efectos de la enfermedad en sus pacientes, sino que han sido víctimas de la inseguridad y la violencia mientras ejercen sus funciones. 

“La inseguridad atemoriza a los residentes más que el mismo virus. Ha pasado en varias ocasiones que se meten al hospital a amenazar y amedrentar a los médicos porque no pueden ingresar a un familiar”, señaló García. 

En ese contexto un residente fue golpeado y ahorcado por un familiar de un paciente. El altercado se detuvo cuando los custodios de un privado de libertad que es atendido en El Algodonal defendieron al médico. 

El joven sufrió una contractura muscular y una lesión en la columna cervical, por lo que tuvo que cumplir reposo en su casa. El especialista añadió que el incidente causó el cambio de área de algunos residentes para evitar el contacto con los pacientes y familiares recién llegados.

Entre todas las dificultades, la inseguridad es nuestro mayor dolor de cabeza y hemos tenido reuniones con la dirección por la falta de personal de seguridad”, afirmó.

Decisiones poco certeras 

A juicio del médico García, la forma en la que el régimen de Nicolás Maduro ha manejado la pandemia por coronavirus refleja desorganización. El especialista asegura que los errores en la toma de decisiones afectó el sistema hospitalario que actualmente está al borde del colapso. 

“Se perdió mucho material al ingresar pacientes asintomáticos, lo que dejó por fuera a aquellas personas que sí cumplían con los criterios de hospitalización. Eso hizo que el hospital colapsara y dejara sin cupos a muchos pacientes que lo necesitaban”, indicó. 

Añadió que, luego de no ingresar al hospital, estos pacientes con síntomas van de un centro de salud a otro en busca de atención, lo que termina descompensándolos más y no les garantiza la hospitalización.

Para el especialista, la red epidemiológica también tiene graves fallas, debido a que los resultados de las pruebas PCR tardan más de lo debido. Destacó que los pacientes no pueden recibir tratamiento ni control médico hasta que se recibe el resultado positivo. Tampoco se hace el cerco epidemiológico en el lugar donde el paciente va a cumplir cuarentena ni se rastrea a los contactos que podrían haberse contagiado. 

“Esas acciones parecen tan diminutas, pero pueden marcar la diferencia a la hora de atender a los pacientes hospitalizados o en aislamiento domiciliario y creo que esa falla se debe a que han designado para esto a personas que no conocen la epidemiología”, expresó. 

Debido a la carga de trabajo que implica la pandemia, García revisa los anuncios y cifras ofrecidas por el régimen en las mañanas antes de ir al hospital. Señala que muchas veces no está de acuerdo con la cantidad de fallecidos reportados por los voceros. 

No puedo estar de acuerdo cuando anuncian dos muertes en Caracas el mismo día que hubo cuatro fallecidos en el hospital ¿dónde quedan los otros dos? ¿solo fallecen los de El Algodonal?, son las preguntas que me hago y creo que muchas muertes quedaron fuera de esas estadísticas” Alí García, médico de El Algodonal

Emociones a flor de piel 

Las últimas semanas han sido de altas y bajas emocionales para García. Algunos días agradeció a Dios porque pudo egresar a pacientes que estaban graves, mientras que en otros se encontró con la sorpresa de que algún paciente que había mejorado se descompensó y no logró salvarlo. 

El contacto constante con personas contagiadas también hace que la mente le juegue en contra a él y a sus colegas. El miedo y el cansancio los hace sentir algo que ellos llamaron “covid-psicológico”, a pesar de que no presentan ningún síntoma. 

Para contrarrestar ese sentimiento, el neumonólogo se realiza cada 10 o 15 días un test rápido. Hasta ahora ninguno ha salido positivo. Sin embargo, el médico ha visto cómo algunos compañeros no corrieron con la misma suerte y se contagiaron. 

La doctora Marieta Rea también es médico especialista de El Algodonal y en marzo denunció junto a Alí García las fallas que presentaba el hospital, que en ese momento acababa de ser nombrado centro centinela. 

Rea contrajo el virus y se descompensó, hasta el punto de desarrollar una insuficiencia respiratoria. La neumonologa fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos de una clínica en Caracas. García aseguró que se encuentra estable. 

A pesar de las adversidades y malas noticias, el especialista insiste en que cada día los médicos deben levantarse y seguir adelante. Considera que no es momento para dejarse vencer por las emociones, porque la vida de sus pacientes depende de él. 

La pandemia por covid-19 ha puesto a prueba al sistema hospitalario venezolano y a sus médicos. A modo de reflexión, García pidió a los venezolanos tomar mayor conciencia ante la crisis de salud que vive el país, pues aseguró que las medidas de aislamiento social y de prevención básicas son la única manera de minimizar el impacto de la emergencia que causa el coronavirus en Venezuela. 

Noticias relacionadas