• Manuel Nuñez no se imaginó que el primero de sus videos, en el que ayudaba a una persona de escasos recursos, se volviera viral en la red social y, por ende, recibiera donaciones desde varias partes del mundo | Foto: AP

“Hoy paga Dios”. Con esas tres sencillas, pero poderosas palabras la sonrisa surge en el rostro de quienes las escuchan. Es un slogan que Manuel Alejandro Nuñez, conocido en redes sociales como Manuel Conecta, emplea para darle un ápice de alegría, ayuda y esperanza a personas de bajos recursos en Maracaibo, estado Zulia, una de las ciudades del país más afectadas por la falta de servicios públicos y que fue el primer foco de contagios por covid-19 en Venezuela y que ahora es superada por Caracas.

Pese a las dificultades que enfrenta el país, Nuñez se esfuerza diariamente por brindar ayuda a quienes la necesiten. Su premisa se centra en enviar un mensaje de solidaridad y, a su vez, que más personas quieran ayudar a otros. Para lograr esto su mejor opción son las redes sociales. 

El primer video que publicó era el primer capítulo de un reto llamado “Día Diferente”, que consistía en ubicar a una persona que estuviese en situación de calle y llevarla a cortarse el cabello, asearse, comprar alimentos y ropa. El protagonista fue un hombre de la tercera edad llamado Douglas, quien padece una enfermedad que le dificulta la movilidad. Para subsistir, caminaba cuatro horas con el objetivo de vender chupetas en un semáforo de Maracaibo.

Este audiovisual lo publicó en Instagram inicialmente, pero lo que parecía inesperado para Nuñéz ocurrió: el video se volvió viral en TikTok.

En esa plataforma es usual toparse con videos de retos de bailes, bromas, canto; pero no es común encontrar un video de una persona que invita a alguien en situación de calle a pasar un día entero con él. Nuñez comenta que su novia le sugirió publicar el primer capítulo de “Día Diferente”  en TikTok. Él no estaba muy convencido, pero decidió llevar el video original, de 12 minutos a 60 segundos, y publicarlo. Se llevó una sorpresa cuando observó que en 24 horas la publicación tenía 2.700.000 de reproducciones.

La simpatía del hombre y el profundo agradecimiento que mostró en el video por la ayuda que recibió conmovió a muchas personas alrededor del mundo y así la ayuda comenzó a llegar. Douglas recibió apoyo económico, alimentos e incluso una lavadora, entre muchas otras cosas. Manuel Nuñez se dio cuenta de que podía apoyar a más marabinos si mostraba su historia a través de las redes sociales.

Foto: @manuelconecta
Foto: @manuelconecta

“Me di cuenta de que cuando subía nuevos capítulos, personas de distintos países me escribían para ayudar a los casos que yo estaba mostrando. Así fui perfeccionando más la idea. No solamente quería que vieran los videos y ya, quería hacer un movimiento del que salieran nuevos influencers y que todo su contenido lo basaran en este tipo de cosas. ¿Por qué no empezar a poner ese granito para que los chamos quieran ser influencer de esta clase de temática?”, comenta Nuñez para El Diario.

Apoyo económico y donaciones

La situación de la pandemia en Venezuela impidió que Manuel Conecta continúe realizando su  reto de “Día Diferente”. Sin embargo, mantiene su trabajo diario para apoyar a quienes lo necesiten. 

Con la frase “Hoy paga Dios” ha logrado sorprender y sacar lágrimas a personas que no esperan un repentino acto de solidaridad que los ayude a aliviar, al menos un poco, sus preocupaciones. Nuñez parte de la idea de que ayudar no solo es entregar una bolsa de comida. A su juicio, se debe generar empatía con esa persona que atraviesa por una difícil situación. 

“Uno tiene que empatizar con las personas porque es complicado estar en esa situación de calle, de vulnerabilidad. Por eso es que se debe tener una cierta empatía y que se dé cuenta que tú sabes que esa persona existe, hacerte amigo de ellos y crear confianza, no se trata de entregar y ya”, comenta.

Durante estos meses de cuarentena, Manuel Conecta ha ayudado, en la medida de sus posibilidades, a gran cantidad de personas en su natal Maracaibo. Sin embargo, no deja de sorprenderle el alcance y el apoyo que recibió el señor Douglas desde diferentes partes del mundo y que sirvió como impulso para ayudar a más personas.

Al día de hoy ese video tiene 8.000.000 millones de reproducciones, y tiene reacciones en de personas en idiomas que en mi vida había escuchado. Eso me dejó una enseñanza y es que la solidaridad no conoce idiomas”

Nuñez estudió Publicidad y Mercadeo y trabaja actualmente como community manager. Sus ingresos no son suficientes como para destinar parte de ellos a la ayuda social que realiza. Sin embargo, destaca que nunca pide dinero en sus videos para apoyar a los más necesitados. Todo lo que recibe son donaciones de personas que ven sus publicaciones desde Venezuela o cualquier parte del mundo.

Algunos comercios de Maracaibo también se han sumado a la iniciativa solidaria de Nuñez. Lo apoyan con descuentos o donaciones.

Para Manuel Conecta el objetivo de su trabajo es dejar un mensaje de solidaridad que genere una “reacción en cadena”. Quiere que más gente se sume a estas iniciativas desde su comunidad o ciudad, pero que ayuden a quien lo necesite.

Asegura que más allá del respaldo del público, la reacción de las personas que reciben una ayuda inesperada es lo que le conmueve. Es su impulso para seguir trabajando. 

“Esto es algo que ha significado bastante esfuerzo, pero la satisfacción que siento al ver cómo las personas están conformes con el trabajo, además de las reacciones de las personas que nunca imaginaron recibir nada de nadie, es lo que me mueve. Lo más importante es tratar de dejar un mensaje en todo lo que hago”, comenta. 

En la soleada ciudad de Maracaibo, golpeada por la crisis, existen vestigios de solidaridad. Consciente de las necesidades, Manuel Conecta busca brindar un alivio a las personas que enfrentan dificultades económicas. También quiere inspirar a otras personas para que ayuden a quien lo necesite. El trabajo de este joven maracucho se resume en inspirar y colaborar.

Noticias relacionadas