• La pandemia ha causado estragos dentro del balompié nacional. Ante la falta de pagos por parte de los equipos, tres miembros del gremio contaron para El Diario las labores que han realizado para generar ingresos durante la cuarentena | Foto: Prensa Lala FC

En lugar de patear un balón y celebrar goles dentro del terreno de juego, hay futbolistas en Venezuela que se rebuscan con cualquier tipo de actividades u oficios para generar ingresos. Esto debido a los problemas económicos que están presentando los equipos en tiempos de covid-19.

Mientras la actividad deportiva comenzó a reanudarse paulatinamente en el país a partir de la segunda semana de junio, la pandemia ha causado estragos dentro del balompié nacional. Ante la falta de pagos, jugadores y empleados de los clubes se rebuscan con labores que no tienen que ver con su profesión, desde vender chicha hasta trabajar en la mecánica.

Más allá de que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) otorgó en abril una ayuda económica a la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) de 40.000 dólares para los clubes de primera división y 15.000 dólares para los de segunda categoría, las deudas y los problemas financieros en los equipos golpean los bolsillos de quienes hacen vida en el fútbol venezolano. 

blank
Desde que empezó la cuarentena, en vista de que el equipo no me ha pagado, empecé a rebuscarme en la panadería de mi hermana. Luego estuve unos días trabajando en construcción, y de ahí reuní para montar un negocio de chicha con topping. También me rebusco como barbero”, revela para El Diario un futbolista del Lala FC, quien prefirió mantener su nombre en el anonimato.

El Lala FC se encuentra en una situación crítica desde antes de la pandemia. A la mayoría de los jugadores les deben 12 meses entre salarios y premios. Según el futbolista, para el semestre pasado, la directiva guayanés comenzó a pagar los salarios al cambio en bolívares, pero hubo jugadores que no estuvieron de acuerdo con aceptar esta modalidad.

“El señor Jesús Vergara (propietario del Lala) se había comprometido a pagarnos el semestre pasado. Nos prometió que para noviembre tendríamos nuestra plata al día, luego que para diciembre, pero no cumplió. Es un tipo de persona que sabe muy poco de fútbol y está pendiente de otras cosas”, denuncia el mediocampista.

futbolistas del Lala FC
Foto: Prensa Lala FC

Tres meses sin entrenar

El cuerpo técnico de la institución auriazul envió un plan de trabajo en los primeros dos meses de cuarentena, para que los jugadores cuidaran su estado físico. A pesar de que varios conjuntos se han reportado a los entrenamientos, los futbolistas del Lala no han podido entrenar en su sede.

Más recursos. La FVF recibió un aporte de 600.000 dólares de parte de la Conmebol, a fin de mantener los dispositivos de prevención al covid-19. 200.000 fueron destinados para la realización de exámenes.

“El equipo nunca nos ha llamado para hacernos las pruebas de covid-19. Los directivos están conscientes de que, si no tienen plata para pagarnos, ningún jugador se va a presentar a las instalaciones para comenzar a entrenar. Hasta el sol de hoy seguimos esperando con la deuda que tenemos”, añade el jugador en anonimato.

Los futbolistas de la entidad auriazul difundieron el pasado 16 de agosto un comunicado en el que exponen que tuvieron que solicitar una ayuda económica a la Asociación Única de Futbolistas Profesionales de Venezuela (Aufpv). Esto debido a que los directivos del Lala “brillaron por su ausencia” cuando murió la hija de un miembro de la plantilla.

“Muchos de nosotros, incluyéndome, le escribimos a los directivos para preguntarles si iban a cubrir los gastos fúnebres de la hija de nuestro compañero; dijeron que la situación es dura y que no hay plata. Nosotros hicimos una vaca, pero como no hemos cobrado se recolectó muy poco dinero. Fue gracias a la Aufpv que se le brindó apoyo a nuestro compañero”, relata.

“Desde enero no he percibido nada de sueldo”

Los futbolistas no son las únicas víctimas de esta situación. A Carlos Pérez*, miembro del departamento de prensa del Lala FC, le ha tocado buscar alternativas con la venta de gasolina para poder subsistir, en vista de que acumula siete meses sin recibir ingresos por parte del elenco guayanés.

blank
Desde enero no he percibido nada de sueldo, solamente un bono de 1.000.000 de bolívares en diciembre. Supuestamente, el departamento de prensa estaba en los planes del dinero que entregó la Conmebol, pero todo se complicó. El dueño del club nunca autorizó la transacción para que nos tomaran en cuenta”, confiesa Pérez para El Diario.

El joven comunicador también se ha dedicado en los últimos tres meses a realizar sesiones de fotos y diseños sencillos. Indica que no puede darse el lujo de renunciar en la institución, ya que tiene la esperanza de que sus honorarios sean compensados.

“Hay días en los que no tienes dinero, entras en desesperación, y lo primero que piensas es en el dinero que te deben. No tengo la tranquilidad de saber si ese dinero va a llegar, porque se trata de un equipo que no genera ingresos propios. Tengo que mantenerme pendiente”, expresa con preocupación.

“Debemos estar más unidos”

El gremio está pasando necesidades. Los futbolistas buscan de manera desesperada llegar a un acuerdo para volver a las canchas, pero la mayoría de los clubes están endeudados, manifestó Richard Blanco, capitán de Mineros de Guayana, en un Instagram Live.

“Los pagos se retrasan cada vez más. Hablo en general, no solo por Mineros de Guayana. Nos está afectando a todos como futbolistas profesionales. Debemos estar más unidos para crecer”, afirmó Blanco.

Hizo énfasis en que hay insuficientes insumos para garantizar el protocolo sanitario y que el fútbol venezolano ha decaído en todos sus niveles; de hecho, hay jugadores extranjeros que no tienen cómo regresar a su país.

“Hoy nos obligan a entrenar, pero no hay pruebas (de covid-19). El tema de salud en Venezuela es complicado. Nosotros nos hicimos las pruebas y tardaron casi un mes en dar los resultados”, señaló.

Víctor Díaz y Adrián Martínez, jugadores de Mineros, fijaron posición a favor de Blanco. Su compañero Darwin Gómez cuestionó que, frente a esta situación, se corre el riesgo de que varios equipos no puedan participar en el campeonato.

Situación de Llaneros

La Liga Futve había estrenado para este año un certamen anual con 19 combinados, debido a que el Tribunal Disciplinario de la FIFA ordenó en enero el descenso administrativo de Llaneros de Guanare por incumplimiento de pagos.

El pasado 17 de agosto, los jugadores de Llaneros publicaron una misiva en la cual anuncian que no han cobrado su sueldo desde febrero. Denuncian que la junta directiva, encabezada por el presidente Ángelo Geretti, ha sido incapaz de resolver y dar respuestas.

blank
Cobramos la primera quincena de febrero y no recibimos más pagos. La única respuesta que obtuvimos de la directiva era que firmáramos un finiquito y luego nos pagaban un mes más de sueldo. Seis jugadores firmaron y solamente a dos les pagaron el mes que propuso Geretti”, declara para El Diario un futbolista de Llaneros, quien prefirió que no se revelara su identidad.

Considera que Geretti usó la pandemia como excusa para no cancelar los salarios de sus empleados. Además, aclaró que no ha firmado el finiquito contractual porque estaba esperando que los firmantes cobraran el dinero pendiente. 

“De paso, tenemos que ir hasta Guanare para firmar. No nos permiten hacerlo por vía online, que sería lo más fácil para cada uno de los que vivimos lejos de la ciudad”, complementa el mediocampista.

Con franqueza, afirma que tanto él como sus compañeros no recibieron la alimentación adecuada durante el tiempo que hizo vida en el club. Contó que los jugadores lesionados tampoco recibieron la atención médica adecuada.

“A un extranjero le operaron la rodilla en su país (Colombia) hace tres meses y aún no le han respondido por esa lesión”, detalla.

El futbolista relató que en marzo, cuando empezó la cuarentena, compró unos dulces para revender y así tratar de llevar el sustento a su hogar, pero el negocio no le resultó. Actualmente está trabajando como taxista y ayuda a su suegro en la mecánica para generar ingresos.

“La Aufpv nos ha intentado ayudar, y tampoco ha habido respuesta. Hemos hablado con abogados y buscado muchas soluciones, pero no ha pasado nada. Geretti es una persona que es como él diga y cuando él quiera. Si él no fuera así, por citar un ejemplo, la FIFA no habría descendido al equipo”, concluye.

Además de las deudas y los problemas financieros en los equipos, la pandemia ha agravado la crisis que vive el fútbol venezolano. Los jugadores se rebuscan para generar ingresos durante la cuarentena. Tampoco hay fecha ni formato definido para iniciar el campeonato.

*El nombre de Carlos Pérez fue usado para proteger la identidad del entrevistado*

Noticias relacionadas