• Miles de venezolanos salen diariamente a buscar troncos secos para poder cocinar sus alimentos

Juan Hernández es uno de los venezolanos que debe cargar durante casi una hora un pesado atado de largos troncos secos. Atraviesa la autopista que une la capital con la región de los Valles del Tuy, en Miranda. La leña es parte de las provisiones que debe llevar a casa porque desde hace meses no cuenta con el servicio de gas. Buscarla se ha convertido en parte de su rutina.

Sus cálculos le indican que la leña que buscó le alcanzará para cocinar durante al menos 15 días. El patio de su casa fue el lugar que transformó en cocina. De esta manera, el humo que se propaga al quemar la leña no entra a la vivienda.

Pasado ese tiempo, tendrá que volver a recorrer las montañas de los Valles del Tuy para buscar un nuevo paquete de troncos secos. Esta es una odisea que también viven miles de habitantes de esta y otras regiones de Venezuela, pues se han visto afectados por la falta del servicio.

Esto a pesar de que el país alberga las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo. Y aunque las de gas son menores, también son importantes: 197.1 billones de pies cúbicos. Esta es una cifra que ubica a Venezuela en el octavo lugar de la escala mundial.

Sin embargo, desde hace algunos años la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) no ha podido satisfacer completamente la demanda interna de gas y gasolina. La escasez ha empeorado.

A continuación, te mostramos algunas imágenes que ilustran cómo han tenido que reajustar sus vidas miles de venezolanos debido a la crisis del gas. Además, también deben enfrentar diariamente la falta de gasolina para poder movilizarse.

Foto: EFE

Juan Hernández usa capas de tela para poder cargar leña sobre su espalda sin lastimarse.

Foto: EFE

Jovito Silva, otro venezolano que carga leña. Usa una carretilla para llevarla hasta su hogar, en Santa Teresa del Tuy, estado Miranda.

Asimismo, Orlando Gamero corta leña para cocinar dentro de la carcasa de una lavadora. Una transformación que hizo para poder usarla a modo de estufa.

Foto: EFE

Mujeres que forman parte de un consejo comunal organizan el llenado de bombonas de gas en una comunidad de Caracas.

Foto: EFE

Un hombre permance junto a una fila de bombonas de gas vacías en un sector de Caracas.

Foto: EFE

Zulia no escapa de esta realidad

Bombonas de gas vacías agrupadas en un sector de la capital. Los dueños las identifican y esperan para que las llenen.

Foto: EFE

Una venezolana enciende fuego en el rin de la rueda de un carro a modo de estufa para cocinar con trozos de madera, en Maracaibo, Zulia. Esta situación se repite en distintos estados del país.

Foto: EFE

Un niño observa cómo se cocina su comida en la estufa improvisada que armó su madre.

El uso de leña como solución en Táchira

Foto: EFE

Gladys Martínez, otra de las venezolanas que también adaptó un rin para cocinar sus alimentos usando leña, en San Cristóbal, estado Táchira.

Foto: EFE

Esta también es la situación de Luis Eduardo Parada, un habitante de San Cristóbal. Debe encender carbón dentro de un barril de petróleo porque lo usa como estufa. Después de que lo adaptó, ahora funciona con carbón y leña.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas