• El emprendedor multimillonario dio a conocer la información este 28 de agosto

Neuralink es el nombre de una de las empresas que cofundó Elon Musk. El fundador de Tesla y SpaceX, creador de Hyperloop y presidente de SolarCity pretende usar este proyecto para la creación de seres humanos “superinteligentes”. Este viernes 28 de agosto de 2020 Musk reveló cuál es el último avance de este start-up que nació en 2016.

Con este proyecto de neurociencia Musk espera volver realidad el futuro que se imagina. Un escenario en el que las personas puedan guardar sus recuerdos en una computadora, directamente descargándolos desde su cerebro. O incluso llegar a “descargarlos” en el cuerpo de otro ser humano.

Foto cortesía

Neuralink

En un informe que publicó The Wall Street Journal en 2017 se explicó que la compañía se encontraba en su fase inicial y que fue registrada en California como una firma de “investigación médica”.

En ese momento Musk confirmó su implicación en el proyecto a través de Twitter, agregando que “será difícil dedicarle tiempo, pero el riesgo existencial es demasiado alto como para no hacerlo”.

El objetivo de Neuralink es potenciar las capacidades cognitivas humanas a través de la inteligencia artificial para, según el propio Musk, convertir a los seres humanos en una especie de “ciberborgs”, una suerte de organismos cibernéticos.

La compañía informó que implantó un chip del tamaño de una moneda en el cerebro de un cerdo. El pequeño objeto se mantiene conectado a una computadora.

A través de estas evaluaciones Neuralink busca implantar este tipo de dispositivos en el cerebro humano. ¿La meta? ayudar a curar enfermedades como el alzhéimer o permitir que personas con enfermedades neurológicas controlen teléfonos o computadoras con la mente. Eso sí, han dejado claro que la mayor ambición de la empresa es conseguir una “cognición súper humana”.

El sensor de Neuralink

El dispositivo, de aproximadamente 8 milímetros de diámetro, es como un “Fitbit en tu cráneo con pequeños cables”. Así lo indicó Musk en su presentación de este 28 de agosto.

Sobre Musk. Elon Reeve Musk es un físico, emprendedor, inventor y magnate sudafricano, nacionalizado canadiense y estadounidense.

El elemento desarrollado por la compañía consiste en una pequeña sonda que contiene más de 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles y más finos que un pelo humano. Estos pueden llegar a monitorear la actividad de hasta 1.000 neuronas cerebrales.

En su presentación, Musk mostró el robot con el que la compañía introduce esos hilos en las áreas del cerebro, que son responsables de las funciones motoras y sensoriales mientras el receptor se encuentra bajo anestesia local.

Foto cortesía

Tres cerdos de prueba

El empresario presentó lo que él mismo describió como “una demostración de tres cerdos pequeños”. Entre ellos el llamado Gertrude, que es el que lleva dos meses con el chip implantado en su cerebro. Específicamente en la parte que se encarga de controlar el hocico.

Musk mostró al público cómo una computadora se encargaba de mostrar la actividad del cerebro del animal, que permanece todo el tiempo conectado con el dispositivo.

Foto cortesía

Musk precisó que el dispositivo se puede retirar en cualquier momento. Puso como ejemplo a otro cerdo llamado Dorothy, al que le hicieron el implante que retiraron posteriormente.

También señaló que habían hecho la prueba de implantar dos dispositivos en otros cerdos. “Todos ellos están sanos, felices y sin diferencias con un cerdo normal”, enfatizó.

Los progresos

Sergey Stavisky, neurólogo de la Universidad de Stanford, consideró que la firma había conseguido un proceso significativo y evidenciaba los beneficios de tener un equipo multidisciplinar trabajando en este objetivo, informó la agencia Reuters.

En el pasado avance difundido Neuralink aseguró que habían realizado evaluaciones en un mono. Un animal que había sido capaz de controlar una computadora usando su cerebro.

Foto cortesía

Otros expertos también alabaron los avances de Musk, aunque pidieron cautela. Esto por que consideran que se requieren de pruebas de mayor duración para poder determinar la durabilidad del dispositivo y sus consecuencias.

La mayor ambición de Neuralink

Abre arrow_downward

La compañía pretende crear implantes que puedan usarse para tratar enfermedades como la epilepsia o la depresión a corto plazo. Sin embargo, su objetivo final es desarrollar una red neuronal que se pueda implantar en el cerebro humano para que funcione de forma más óptima gracias a la inteligencia artificial. Una suerte de médula, pero electrónica.

“Con el tiempo creo que veremos una convergencia entre la inteligencia biológica y la digital”, dijo Musk en 2017.

Cierra arrow_upward

Antes de finalizar la presentación de este último avance de Neuralink, Musk pareció retractarse sobre los tiempos de las pruebas con seres humanos. Un proceso que anteriormente había dicho que comenzarían a realizarse este año.

Noticias relacionadas