Es verdadero. Científicos señalan que la separación de unas placas tectónicas provocará la ruptura del continente africano en dos partes. En la superficie ya se puede observar una grieta de más de 56 kilómetros que apareció en 2005, en un desierto de la región etíope de Afar.

Christopher Moore, estudiante de doctorado de la Universidad de Leeds (Reino Unido), explicó para NBC News que África es el único lugar en la Tierra donde se puede estudiar cómo un rift (o ruptura tectónica) continental se convierte en un rift oceánico.

Científicos advierten que si la división continúa a ese ritmo, el proceso geológico tendrá su culminación dentro de unos 50.000 años.

Foto cortesía

En la región se ubican dos placas tectónicas, la arábiga y la africana. En el pasado, la separación de estas provocó la creación del mar Rojo y del golfo de Adén.

Movimiento de las placas y causas

Todas las placas tectónicas se mueven a una velocidad diferente. Mientras la arábiga se desplaza poco más de 2,5 centímetros por año, la placa africana varía entre 0,5 y 1,2 centímetros por año, detalló Ken Macdonald, geofísico marino y profesor emérito de la Universidad de California.

Todavía se desconoce qué provoca el movimiento actual de las placas en África, lo que ha traído como consecuencia el rift. Muchos expertos los asocian con la actividad volcánica en la región. Cynthia Ebinger, geóloga en la Universidad Tulane (Luisiana, EE UU) opina que la creciente presión del magma ascendente podría provocar estos eventos.

Grieta en Kenia

En 2018 apareció de manera repentina una enorme grieta en el condado de Narok, en Kenia. La división medía 20 metros de ancho y 15 metros de profundidad. 

La fisura partió una concurrida carretera y dañó instalaciones eléctricas, un área de tierra cultivable y fértil, además de varias construcciones de la zona. Esto produjo evacuaciones en zonas rurales del suroeste de la región.

Foto cortesía
Gran Valle del Rift. Es una gran fractura geológica cuya extensión total es de 4830 kilómetros en dirección norte-sur.

El Valle del Rift de África Oriental se extiende «desde el Golfo de Adén en el norte hasta Zimbabue en el sur, dividiendo la placa africana en dos partes iguales, la somalí y la nubia», afirma la geóloga Lucía Pérez Díaz en la revista científica The Conversation.

La científica sostiene que la actividad a lo largo de la rama oriental del Valle del Rift se hizo evidente cuando la gran fisura apareció repentinamente en el suroeste de Kenia.

La geóloga Lucía Pérez Díaz publicó en The Conversation que «las fracturas son la etapa inicial de una ruptura continental y, si tienen éxito, pueden conducir a la formación de una nueva cuenca oceánica”.

Un nuevo Océano

La gran grieta que se formó al este de África hace millones de años no ha dejado de crecer, se ensancha siete milímetros cada año. Los expertos creen que además de significar que el continente africano se está rompiendo, también podría crearse un nuevo océano.

«El golfo de Adén y el mar Rojo se inundarán en la región de Afar y en el Rift de África Oriental y se convertirán en un nuevo océano y esa parte del África Oriental se convertirá en su propio continente pequeño separado», pronosticó el geofísico marino Ken Macdonald. 

Por su parte, Pérez indica que deberán pasar todavía millones de años hasta que se produzca la fragmentación completa y el mar inunde en su totalidad el valle, como sucedió en la zona del Mar Rojo.