• La hiperinflación y la dolarización de la economía cambiaron la forma de los consumidores de pagar las compras de bienes en Venezuela. 60% de las transacciones en puntos de retail se hacen con una moneda distinta al bolívar y a través de métodos de pagos distintos al efectivo, que cada vez van ganando más espacio

Ya la crisis de dinero en efectivo (bolívares) de finales de 2016 puso en evidencia la necesidad de ir a otros medios de pago más eficaces, ante la escasez de papel moneda que mostraba la economía ante el rápido avance de la inflación.

Pero en un país donde los cortes o fallas de energía son constantes, con problemas de conexión a Internet y con una velocidad de apenas 4.15 megabites por segundo, de acuerdo con el Índice Global de Speedtest, en el mes de julio (171 en el ránking de 174 naciones), puede esperarse que parte de la economía venezolana migre hacia el dinero en efectivo.

El gran ganador ha sido el dólar, que es una moneda de reserva”, dijo Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) para El Diario.

Esta ha sido la tendencia desde 2019. Sin embargo, la cuarentena por el covid-19 revirtió el comportamiento. Menos remesas y la fuerte escasez de gasolina en abril y mayo que creó un  mercado negro en dólares y el nuevo precio de la gasolina en junio, que supuso el pago en dólares en algunas estaciones de servicio seleccionadas para ello, redujo el número de divisas en circulación.

El economista y socio-director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, comentó para El Diario que “buena parte del dinero en efectivo (divisas) se ha dirigido al mercado de la gasolina y no vuelve a entrar con la misma velocidad a la economía”.

Un estudio elaborado por la firma de análisis económico que lidera Oliveros, hecha entre el 20 y 22 de julio en 59 establecimientos del Área Metropolitana de Caracas, arrojó que, en comparación con los resultados de febrero, hubo una importante disminución en el uso de efectivo en divisas y un aumento de tarjetas (de bancos) internacionales y Zelle, un sistema de pago electrónico que utilizan algunas entidades bancarias de Estados Unidos.

“Mucha gente puede estar usando los bancos para depositar divisas y usar las tarjetas internacionales”, señaló Oliveros, quien recuerda que ciertas instituciones financieras están haciendo custodia de divisas y abriendo cuentas corrientes electrónicas que facilitan pagos y transferencias en divisas tanto a clientes jurídicos como naturales.

El dólar es el que manda

El estudio de julio, que evaluó 4.976 transacciones en Caracas de personas naturales, mostró que en 56,6% de las operaciones el pago se hizo en dólares, 39,9% en bolívares, 2,2% en euros y 1,3% correspondió a otros (incluye petros y criptomonedas).

divisas: dólares y euros

Sin embargo, al medir el pago en divisas 51,4% fue en efectivo (81% en febrero); 30,6% a través de Zelle/Otros (18% en febrero); 17% en tarjeta internacional y 1% en transferencia.

Al ir en detalle al método de pago, se encontró que 47,1% de las transacciones se hizo en punto de venta; 31,2% en efectivo; 18,4% por Zelle/Otros; 2,4% por pago móvil y 0,9% por transferencia.

Estos resultados reflejan la realidad del país, de la dramática pérdida de valor del bolívar, moneda de curso legal que ni siquiera funciona para fijar los precios relativos de la economía.

Oliveros señala que el uso del bolívar ha quedado básicamente para el pago de transporte, servicios y condominio.

bolívares
Foto cortesía

Ecoanalítica hizo el estudio en julio solo en el Área Metropolitana de Caracas, a diferencia del levantado en febrero, que incluyó a 10 de las principales ciudades del país, por las limitaciones de movilización impuestas a raíz de la pandemia por el covid-19. 

Pero el resultado, que confirma que el bolívar está siendo desplazado cada vez más por otras monedas, revela que la dolarización de las transacciones parece haber llegado a un tope en Caracas, alrededor de 60%.

La proyección de la firma de análisis de entorno, es que “esta tendencia se mantenga en lo que queda de año. Lo que va a cambiar no será la proporción, sino cómo paga la gente: el medio de pago, ya que están ganando espacios tarjetas de débito y créditos que algunos bancos están ofreciendo”, dice Oliveros.

Señala, además, que hay billeteras digitales y aplicaciones de pago que se van sumando al mercado y van a captar algo.

Oliveros advirtió, sin embargo, que la dinámica se puede trastocar si Bank of America (BofA) suspende o restringe el servicio de Zelle a los venezolanos, como ocurrió este 2020 con Wells Fargo, ya que BofA concentra la mayoría de las operaciones por Zelle en Venezuela.

La dolarización ha ido ganando terreno en la economía venezolana de manera desordenada, producto de una hiperinflación que entre julio de 2020 e igual mes de 2019 se situó en 2.358,49%, de acuerdo con el Banco Central de Venezuela (BCV).

Dólares, euros, pesos colombianos son las monedas que circulan en las calles de Venezuela, aunque la preeminencia de la divisa estadounidense es indiscutible.

Productos sofisticados llevan el color verde

“Cerca de 50% de las compras que se hacen en Catia (populosa barriada del oeste de Caracas) se hacen en dólares”, indica el economista Asdrúbal Oliveros, para destacar que el uso de esa moneda no se ciñe a determinadas zonas de la ciudad.

Precisa que su utilización va en función del rubro del producto. El estudio de julio midió cuatro: alimentos y cuidado personal; ropa y calzado, repuestos electrónica y electrodomésticos. Y reveló que mientras más caro y sofisticado es el bien, más se usa el dólar.

La dolarización ha ido ganado terreno en la economía venezolana de manera desordenada, producto de una hiperinflación que entre julio de 2020 e igual mes de 2019 se situó en 2.358,49%, de acuerdo con el Banco Central de Venezuela.

Dólares, euros y pesos colombianos son las monedas que circulan en las calles de Venezuela. Aunque la preeminencia de la divisa estadounidense es indiscutible.

Los estudios anteriores a julio con alcance nacional, realizados por Ecoanalítica, así lo demuestran. El dólar se posiciona como el medio de pago de preferencia de los venezolanos independientemente del método utilizado en el punto de venta.

98,8% de las compras de equipos electrónicos y electrodomésticos hechas entre el 20 y 22 de julio de 2020, 93,9% de ropa y calzado, 92,9% de piezas de repuestos y 51,5% de alimentos y productos de cuidado personal se hicieron en dólares.

La factura promedio de los pagos hechos en divisas en los tres días en julio del estudio de Ecoanalítica, fue de 148 dólares, en el caso de electrónica y electrodomésticos; 26 dólares en alimentos y cuidado personal; 25 dólares en repuestos y 21 dólares en ropa y calzado.

comercios dólares
Foto cortesía

Consultado sobre el uso del petro y criptomonedas en los establecimientos comerciales, Oliveros dice que aún es muy incipiente. Estas opciones y las billeteras digitales (wallets) están incluidas en el 1,3% de “otros” en el tipo de moneda utilizada, dice.

En el caso del petro, el director de Econoanalítica, encontró que se le pide al consumidor pasar los petros a la cuenta del Banco de Venezuela para que pague la compra en bolívares.

Durante la cuarentena, el uso del bolívar ha mostrado un repunte. “Se han dinamizado las transacciones por la caída de las remesas”, interviene Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio.

El dirigente empresarial afirma que el venezolano perdió confianza en el Bolívar y en tal sentido ganan terreno otras opciones de pago como aplicaciones móviles para pagos en divisas o criptomonedas.

Sin embargo, observa que la tendencia que terminará imponiéndose será la moneda estadounidense en efectivo. “El dólar en efectivo los mata a toditos”, sentenció.

Noticias relacionadas