Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Why human brains are bad at assessing the risks of pandemics, original de The Washington Post

A más de seis meses de una pandemia en los Estados Unidos, sabemos algunas cosas. Sabemos que el nuevo coronavirus puede ser mortal, que se transmite por medio de gotas respiratorias, que las máscaras y el distanciamiento social ayudan a detener su propagación. Y sin embargo, muchos estadounidenses, cansados de los encierros, parecen decididos a volver a las reuniones sociales y otras actividades «normales», aunque los expertos hayan advertido sobre esto. La pregunta es, ¿por qué? ¿Por qué algunos toman la amenaza del virus más seriamente que otros?

El riesgo de contraer el covid-19, la enfermedad causada por el virus, depende de una serie de variables: dónde vives, qué edad tienes, si trabajas en el interior o en el exterior, si tienes presión arterial alta u otras llamadas comorbilidades, cuántas personas de tu comunidad se han hecho la prueba, y así sucesivamente. Pero en última instancia, la dificultad de comprender la amenaza de este virus puede tener menos que ver con los datos y más con los fundamentos: Los humanos no son tan buenos en esto.

Howard Kunreuther, codirector del Centro de Gestión de Riesgos y Procesos de Decisión de Wharton en la Universidad de Pensilvania, estudia por qué las personas tienden a juzgar malamente si van a experimentar un desastre natural y las implicaciones políticas de ello. En el libro de 2017 «The Ostrich Paradox: Why We Underprepare for Disasters», del que es coautor, explica que a menudo a las personas no le gusta pensar demasiado en el futuro; también malinterpretan las amenazas y se ven influenciados por quienes les rodean. Kunreuther ve paralelos entre la forma en que la gente minimiza la amenaza de los desastres naturales y la forma en que descarta la amenaza del coronavirus.

Según los científicos, la evaluación de riesgos implica dos tipos básicos de pensamiento: intuitivo y deliberativo. El tipo intuitivo es «pensar sin pensar», explica Ralf Schmälzle, psicólogo biológico de la Universidad Estatal de Michigan, y «tiene sus raíces en la necesidad evolutiva de sobrevivir». Por el contrario, el pensamiento deliberativo, dice, es «en su mayor parte consciente» y «esforzado… por lo que uno reflexiona sobre las razones y sopesa la evidencia disponible, quizás comparable a comparar opciones en un juego de ajedrez y decidir qué jugada es la mejor».

El pensamiento intuitivo es la razón por la que, por ejemplo, los niños pequeños pueden ser tan quisquillosos al comer, tendiendo a evitar las cosas de sabor amargo, y por la que tendemos a desanimarnos por los malos olores como la comida podrida. Pero hay amenazas que no hemos evolucionado para percibir, y que necesitamos aprender, por lo que su hijo no come brócoli, pero si camina felizmente hacia una toma de corriente eléctrica, con un alfiler en la mano.

En el caso de una amenaza como el coronavirus, la información sin sentimiento es en gran medida ineficaz. «El conocimiento por sí solo no es suficiente para motivar», explica Schmälzle. Así que, aunque oímos que cientos de miles han muerto de covid-19, ese riesgo puede parecer lejano si no conocemos a nadie que lo haya tenido. Nuestra falta de voluntad para cambiar de opinión basada sólo en la información también puede llevarnos en la dirección opuesta: Muchos humanos siguen teniendo miedo a volar, aunque estadísticamente es increíblemente seguro.

La percepción del riesgo también es muy individual. En 2013, Schmälzle y un equipo de la Universidad de Constanza en Alemania publicaron un estudio que medía la actividad cerebral de las personas que habían visto un documental sobre los peligros del virus H1N1. Antes de ver el documental, se preguntó a los participantes cuán seriamente tomaban esa amenaza. A los que dieron las respuestas más extremas se les midió la actividad cerebral con imágenes de resonancia magnética. En los que dijeron que percibían que el riesgo del H1N1 era alto, la parte del cerebro que reacciona a los estímulos de amenaza se iluminó cuando vieron las partes del documental que destacaban los peligros de contraerlo. En cambio, los que dijeron que no creían que el virus fuera una gran amenaza no mostraron la misma actividad cerebral. Los resultados, dice Schmälzle, «proporcionaron un vistazo a los fundamentos neuronales de algo que ya sabíamos, a saber, que el riesgo es inherentemente subjetivo».

Nuestros juicios también están formados por los que nos rodean. «Las comunidades de las que formamos parte juegan un gran papel en la forma en que interpretamos la información. A menudo, las cosas que creemos nos conectan con ciertas comunidades», dice Meghan Moran, profesora asociada de salud, comportamiento y sociedad en la Escuela Bloomberg de Salud Pública de Johns Hopkins. «Es más probable que creamos cosas que encajen con nuestra visión del mundo o sistema de valores, así que la información que lo hace se vuelve más atractiva». Esto puede contribuir a la creencia en teorías de conspiración o al desdén por el consejo de los expertos.

Los científicos no pueden hacer mucho para persuadirnos, y no ayuda el hecho de que a menudo duden en hablar en términos definitivos. Schmälzle, por ejemplo, está entusiasmado con los hallazgos de su estudio de 2013, pero también advirtió que no se debe leer demasiado en ellos debido al pequeño tamaño de la muestra y otras limitaciones. Así es como funciona la ciencia basada en la evidencia. Con una nueva amenaza como la covid, la comprensión de los expertos está evolucionando rápidamente, así como sus recomendaciones. Toma las máscaras. En febrero, antes de los cierres generalizados, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dijeron que las personas sanas no necesitaban usarlas en público. En abril, cuando múltiples estudios comenzaron a mostrar que las personas pueden propagar el virus sin saber que lo tienen, los CDC revocaron esa recomendación, enojando a algunos y confundiendo a muchos.

«En general, la gente que no es científica está buscando certeza, por lo que quieren saber qué va a pasar, y siempre será así», dice Moran. «Creo que nos metemos en problemas cuando nos basamos en términos y frases que son un poco más ambiguos de lo que el público se siente cómodo de oír. Se puede malinterpretar que los científicos no saben lo que están haciendo. Puede resultar en una falta de confianza cuando no se transmite de una manera que sea clara para el público.»

Entonces, ¿cuál es la solución? No hay balas mágicas. Pero hasta que haya una vacuna, quizás reconocer nuestras limitaciones cognitivas inherentes sea una forma más de protegernos.

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Why human brains are bad at assessing the risks of pandemics original de The Washington Post.

Noticias relacionadas