• La normativa la elaboró la asociación civil, sin fines de lucro, Fondonorma con el apoyo de sectores empresariales del país como Consecomercio, Conindustria y Fedecámaras

Crear un ambiente seguro para poder reactivar las actividades laborales es uno de los principales objetivos que la Asociación Civil Fondonorma trazó y les permitió elaborar la Norma Técnica de Fondonorma (NTF) 01-48:2020. Se trata de un conjunto de guías que permitan disminuir a su mínima expresión la probabilidad de contagio de coronavirus en entornos de trabajo.

Igor Bello, ingeniero y presidente del Comité Técnico 48 de Fondonorma, comenta para El Diario que desde hace aproximadamente cinco meses vienen trabajando en este esquema.

Dice que una de las fortalezas de la norma es el hecho de que puede aplicarse tanto a empresas públicas como privadas. También en Organizaciones No Gubernamentales o cualquier lugar donde haya actividad productiva.

Esta norma está basada en los principios universales de la prevención de los riesgos laborales. La NTF 01-48:2020 no solo protege a los trabajadores, también está destinada a cuidar a los clientes, usuarios y a la comunidad”, comenta.

Bello plantea que la NTF 01-48:2020 está diseñada para integrarse a los planes de salud implementados en el país, al tiempo que se cumple con la legislación venezolana.

Señala que no es una lista de lineamientos o medidas que deban ser aplicados, sino que se trata de un sistema de gestión para las organizaciones. Cree que debe ser vista como un círculo de mejoramiento continuo donde se toma en cuenta el contexto de la organización.

“Existe una planificación, una evaluación, elementos de control y hay espacio para la mejora”, añade.

Hecha a la medida

Bello aclara que pese a que la NTF 01-48:2020 fue pensada para adaptarse a las circunstancias propias de Venezuela. Igualmente puede ser utilizada en entornos foráneos.

Argumenta que dicha norma está basada en estándares internacionales como son las  ISO 45.001 y la ISO 22.301. Explica que la primera de ellas aborda la problemática de la salud y la seguridad en el trabajo, mientras que la otra está vinculada a la continuidad operativa.

Apunta que aunque la normativa desarrollada desde Fondonorma es la primera en Venezuela, en otros países también se ha trabajado en este sentido.

“Muchas naciones han diseñado normas para atender esta situación del covid-19 en los centros de trabajo. Los primeros sectores que comenzaron a trabajar con este tipo de criterios fueron los relacionados con el ramo turístico”, señala Igor Bello.

Asegura que esto se debe a que este es uno de los segmentos económicos más afectados por la pandemia causada por el coronavirus. “Ello los obliga a generar una mayor confianza en sus clientes con respecto al cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad”, recalca el presidente del Comité Técnico 48 de Fondonorma.

Apoyo. La creación de la norma contó con el apoyo de sectores como Consecomercio, Conindustria y Fedecámaras.

Bello pone como ejemplo el trabajo que está realizando la Asociación Española de Normalización (Aenor). Con la creación de una norma de estandarización de protocolo de bioseguridad comenzaron a certificar y auditar en distintos países.“Esa es una de las normativas que se ha estado implementado en Latinoamérica debido a que Aenor tiene presencia en la región”, dice el ejecutivo de Fondonorma.

Añade que una situación similar se registra en Colombia y México, pues ambas naciones crearon normativas propias. Mientras que Argentina se encuentra desarrollando una en estos momentos.

Venezuela ha sido uno de los primeros países de Latinoamérica en tener una norma propia y que, además, cumple con todas las reglamentaciones nacionales. Porque esa es la desventaja de tomar una norma que sea internacional, porque primero habría que pasarla por el tamiz de las nacionales. La NTF 01-48:2020 ya incluye estas consideraciones, por lo cual es de implementación y certificación inmediata”, afirma.

Agregó que dentro del Comité Técnico que elaboró la normativa se incluye un representante de Conindustria. 

“Podemos afirmar que la presente Norma está orientada de una manera bastante contundente hacia la productividad, hacia la reactivación de los sectores económicos, pero por supuesto tomando en cuenta el bienestar y la protección de los trabajadores, consumidores y usuarios”, asevera.

Certificación

Igor Bello dice que uno de los mejores aspectos de la NTF 01-48:2020 es que puede ser certificada lo que implica que un organismo independiente como Fondonorma avale el cumplimiento de la norma.

Ello implica que las organizaciones puedan contar con un sello de calidad que permita identificar fácilmente qué empresas cumplen los estándares de bioseguridad que se incluyen en la norma.

“Estamos desarrollando un sello de calidad que puede identificar de manera inequívoca que la organización está cumpliendo con la norma y puedan ponerlo, por ejemplo, en su página web, en la entrada de sus oficinas, o cualquier otro sitio visible”, indica.

Bioseguridad

La iniciativa planteada desde Fondonorma no es la única que se viene desarrollando en el país de cara a la reactivación de la actividad económica. Alejandro Vivas, presidente de Profranquicias, comenta para El Diario que desde la cámara que representa han venido haciendo lo propio.

Es por ello que asegura que todas las franquicias de Venezuela ya se encuentran adecuadas para ofrecer a sus clientes y trabajadores las condiciones de bioseguridad necesarias que permitan volver a operar con normalidad.

En este sentido explica que cada una de ellas ha elaborado normativas que responden a las recomendaciones de organismos internacionales. Comenta que en el caso de las franquicias de origen foráneo estas han recibido los lineamientos provenientes de sus casas matrices.

“Las franquicias son unidades de negocios activas independientes desde el punto de vista del franquiciado, pero dependientes completamente desde el punto de vista de las normas y de la aplicación de las reglas”, señala.

Cuenta además que han estado trabajando en un documento cuyo propósito es potenciar el entendimiento que la población tiene con respecto al covid-19. Considera que es imperativo que los ciudadanos comprendan cómo funciona el virus, pues de esta forma será más sencillo que se habitúen a protegerse de una mejor manera.

Reglas para evitar la propagación del coronavirus

En el documento están agrupadas nueve reglas que, según afirma Vivas, pueden ayudar en gran medida a evitar la propagación del coronavirus sin tener que cerrar los comercios.

  • Mantener dos metros de distancia.
  • Usar permanentemente el tapaboca. Colocado de manera correcta, tapando boca y nariz. Todas las personas, en todos los horarios, en todos los procesos, en todas las áreas internas y externas de la empresa, con la presencia o no de compañeros de trabajo, proveedores o clientes externos.
  • Aplicar continuamente gel hidro-alcohólico con más de 70% de concentración de alcohol.
  • Acatar el aforo máximo de cada comercio. Por cada 4 metros transitables debe permanecer una sola persona, incluyendo al personal de la empresa. 
  • Intensificar las acciones de limpieza y desinfección periódica de áreas y superficies
  • Facilitar y promover el lavado de manos  de manera frecuente y proveer de todos los elementos necesarios para una correcta higienización de manos.
  • Garantizar los distanciamientos entre las personas en los puestos de trabajo, igualmente en los ascensores. En todas las actividades que exijan la acumulación de personas. 
  • Favorecer la flexibilización de horarios. De esta forma no siempre está la presencia total de los empleados.
  • Prohibir reuniones, juntas o similares y sustituirlas por encuentros virtuales. 

Esquema 7 + 7

El presidente de Profranquicia asegura que el esquema 7 + 7 implementado por el régimen de Nicolás Maduro es inefectivo por múltiples razones. Una de ellas es que permanecer en cuarentena estricta intermitente durante lapsos de una semana no garantiza que las personas no puedan resultar contagiadas por el virus. Es por esto que no se puede medir su impacto en las curvas de contagio.

“El 7 + 7 lo que ha hecho es retrasar que la población comprenda el virus y entienda que debe cumplir las normas de bioseguridad en todo momento”, afirma Alejandro Vivas.

Por su parte, Igor Bello señala que este esquema carece de sentido pues lo único que ha logrado desde su implementación es incidir de forma negativa en la economía. Por ello afirma que esta medida no puede ser extendida de forma indefinida.

“El coronavirus es una enfermedad con la que vamos a tener que vivir, por tanto esquemas como el 7 + 7 o de cualquier otro tipo que el Estado tenga a bien implementar tienen que acabarse en algún momento”, asevera.

Toques finales

El representante de Fondonorma, Igor Bello, asevera que la NTF 01-48:2020 fue sometida a un proceso de consulta pública para a través de la retroalimentación de las empresas conocer cómo podía ser mejorada. Califica esta etapa como un éxito pues recibieron más de 100 comentarios de distintas compañías, organizaciones y sectores productivos del país. 

Estamos muy contentos por esa participación activa de los sectores químico, hotelero, aeronáutico, metal mecánico, comercial y salud de los cuales obtuvimos una respuesta muy positiva”, refiere.

En estos momentos esos comentarios están siendo revisados por el comité para incluirlos en la normativa luego de ser discutidos. Dicho proceso estima que puede concluir a inicios de septiembre y la norma pueda ser certificada.

Apunta que el hecho de que la normativa aún no esté lista no implica que no pueda comenzar a ser aplicada de forma inmediata. Explica que la certificación es el proceso mediante el cual Fondonorma audita a una organización para conocer si cumple o no con los requisitos establecidos.

“No hay que esperar que la NTF 01-48:2020 esté lista y publicada para implementar lo que dice”, comenta al tiempo que indica que ello no significa que la misma no pueda presentar ciertos cambios en su versión final.

Noticias relacionadas