• La vacuna se encuentra en la fase 3 de los ensayos clínicos. Venezuela participará en la última etapa de pruebas y se aplicará a 2.000 voluntarios

Desde que inició la pandemia por covid-19 muchos países se han sumado a la carrera por la búsqueda de una vacuna. El objetivo es crear la inmunidad al virus que ha afectado a más de 34.400.000 personas en todo el mundo.

El presidente ruso Vladimir Putin dijo el pasado 11 de agosto que Rusia registró su primera vacuna contra el covid-19, denominada Sputnik V. Cuatro días después se comenzó la producción del medicamento, pero la comunidad científica internacional no recibió la noticia con buenos ojos debido a la velocidad de los ensayos y la poca información sobre el fármaco.

Putin confesó que una de sus dos hijas fue inoculada con la vacuna. Detalló que presentó 37 y 38 grados de temperatura, que luego superó con éxito. 

La vacuna Sputnik V es desarrollada por los científicos del Centro Gamaleya. Aunque el país dice haber recibido solicitudes para un millardo de dosis de la vacuna, también se ha enfrentado a críticas y preguntas.

Compañías tecnológicas consideran que la seguridad y eficacia aún no ha sido probada, como el ARNm o las plataformas de vectores de adenovirus de monos. 

blank
Foto cortesía

Seguridad y efectividad de la vacuna

La revista médica The Lancet publicó el 4 de septiembre que la vacuna rusa Sputnik V sí genera respuesta inmune contra el covid-19. “Es segura e induce una respuesta inmune”, según los primeros resultados publicados en la revista médica. 

La vacuna consiste en adenovirus del resfriado humano, modificados genéticamente para incluir las instrucciones para que las células de la persona vacunada fabriquen solo una parte del coronavirus: sus proteínas de la espícula, esas protuberancias que le dan su característica forma de maza medieval. 

El enfoque ruso es novedoso debido a que los científicos primero aplican un tipo de adenovirus y 21 días después inyectan una dosis de refuerzo basada en otro adenovirus diferente; esto para estimular más la respuesta inmune evitando que las defensas reconozcan al invasor la segunda vez e impidan la acción de la vacuna. 

Los ensayos rusos han tenido lugar en el hospital militar de Burdenko y en un centro de la Universidad Sechenov, ambos en Moscú. En los experimentos han participado tanto civiles como militares, firmando un consentimiento escrito. 

Los resultados preliminares, publicados en la revista muestran que las dos inyecciones generan una respuesta inmune similar a la observada en las personas que han superado el covid-19.

Sputnik V y los efectos secundarios

El ministro de Sanidad de Rusia, Mijaíl Murashko, reconoció que de las más de 300 personas vacunadas en ese país con el fármaco Sputnik V, 14% presentó efectos secundarios.

Debilidad, dolores musculares leves a lo largo del día y fiebre fueron los síntomas de los cuales se quejaron los pacientes. De acuerdo con el funcionario ruso, según reseñó la agencias de noticias EFE, se trata de reacciones previsibles, “justo lo que está descrito en las instrucciones”.

Sin embargo, para conocer la eficacia y seguridad de la vacuna se deben esperar a los resultados del ensayo de 40.000 voluntarios que está en marcha.

Los investigadores Naor Bar-Zeev y Tom Inglesby, de la Universidad Johns Hopkins (EE UU), señalaron en un comentario independiente en The Lancet que los ensayos son alentadores, pero pequeños. 

blank
La respuesta inmune inducida es un buen augurio, pero no se puede inferir nada sobre la respuesta inmune que inducirá en las personas mayores. Todavía no se ha demostrado la eficacia clínica de ninguna vacuna contra el covid-19”, advierten.

La postura de los especialistas

Este viernes 4 de octubre llegó a Venezuela un primer cargamento de la vacuna rusa para su tercera fase de prueba.

El médico e infectólogo venezolano Julio Castro explicó a través de su cuenta de Twitter que no sería ético realizar en el país un seleccionamiento con base en la política. Resaltó que los protocolos de investigación de la vacuna deben cumplir con todas las normas éticas y regulatorias. 

Castro señaló también la importancia de la transparencia en los datos de los estudios de la Sputnik V. Destacó, además, que el fármaco no es la solución para modificar el curso de la epidemia en estos momentos en Venezuela. 

Sin embargo, el equipo que desarrolló la vacuna asegura que las bases tienen buenos perfiles de seguridad que indujeron fuertes respuestas inmunológicas “humorales y celulares” en los participantes, de acuerdo con lo publicado en la revista científica The Lancet. 

No obstante, varios especialistas enviaron una carta abierta al diario The Moscow Times donde expresaron sus sospechas ante la Sputnik V.

El biólogo y académico Enrico Bucci, de la Universidad de Temple, en Estados Unidos, aseguró que existen valores que se duplican en distintos grupos de pacientes y eso “no puede suceder”. En este punto, Bucci se refería al número de anticuerpos producidos por grupos de pacientes tratados con distintas formulaciones de la vacuna.

De acuerdo con el medio alemán Deutsche Welle (DW), la carta abierta sobre los resultados de la Sputnik V recibió el apoyo de especialistas de Italia, Francia, Alemania, Estados Unidos y Japón.