• Un informe encontró que 13% de los niños menores de 5 años de edad tienen retraso en el crecimiento; la nación rica en petróleo está “al borde de una catástrofe irreversible”.

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Venezuela’s Food Chain Is Breaking, and Millions Go Hungry, original de The Wall Street Journal.

Ana Núñez, una trabajadora municipal jubilada de 62 años de edad del oeste de Venezuela, dice que sus comidas suelen consistir en unas pocas arepas.

Incluso cuando tiene dinero para comprar comestibles en el abarrotado mercado de Las Pulgas de la ciudad de Maracaibo, dice que “en lugar de comida de calidad venden basura, como pieles de animales y queso podrido”.

La escasez generalizada de gasolina es el último golpe a la producción nacional de alimentos en Venezuela, que impide que las mercancías lleguen al mercado y que los agricultores llenen sus tractores. La producción de alimentos en esta nación rica en petróleo, dirigida por Nicolás Maduro, ya se había visto afectada por la escasez de semillas y agroquímicos, los controles de precios que hacían que la agricultura no fuera rentable y las confiscaciones gubernamentales de granjas y plantas de procesamiento de alimentos.

Los venezolanos no son los únicos que pasan hambre. En toda América Latina el golpe económico causado por la pandemia del covid-19 ha dejado a millones de personas sin trabajo y en la pobreza. Desde la Ciudad de México hasta Santiago, la gente se salta las comidas, hace cola en los comedores de beneficencia y mendiga, según los organismos de las Naciones Unidas (ONU).

Un comedor de beneficencia en Caracas.
Comedor de beneficencia en Caracas | Foto: Ariana Cubillos/AP

Pero las condiciones en Venezuela, que incluso antes de la pandemia estaba sufriendo el peor colapso económico de su historia, son de lejos las más graves.

Un reciente informe patrocinado por la ONU describió a Venezuela como el cuarto país con la peor crisis alimentaria del mundo, solo por detrás de Yemen, Afganistán y la República Democrática del Congo, devastados por la guerra.

El informe, publicado en abril por la Red Mundial contra las Crisis Alimentarias y la Red de Información sobre Seguridad Alimentaria, indica que 9.300.000 de personas -aproximadamente un tercio de la población de Venezuela- carecían el año pasado de suficientes alimentos seguros y nutritivos para el crecimiento y desarrollo normal de los seres humanos. Encontró que 13% de los niños venezolanos menores de 5 años de edad tienen un retraso en el crecimiento y que 30% son anémicos.

“A pesar de poseer las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela es actualmente uno de los puntos más preocupantes del mundo en cuanto a la inseguridad alimentaria aguda”, detalla el informe.

Esto se debe en parte a que los alimentos básicos como la leche no pueden llegar a los comercios. Armando Chacín había producido 400 galones de leche al día en su granja, pero la falta de gasolina hace que los camiones de transporte estén parados. El Sr. Chacín no puede permitirse comprar combustible en el mercado negro -que cuesta 10 dólares el galón- para entregar la leche él mismo.

El colapso de la industria petrolera de Venezuela ha hecho que la gasolina sea escasa.
Escasez de gasolina | Foto: Oscar B. Castillo para WSJ

En lugar de ver cómo se echa a perder, convierte su leche en un queso artesanal que puede almacenarse más tiempo y es más fácil de transportar que la leche.

blank
La escasez de gasolina nos ha enterrado”, dijo el Sr. Chacín, que es presidente de la Asociación de Ganaderos de Venezuela.

En la zona fértil cerca de la frontera con Colombia, los tractores y las cosechadoras están inactivos mientras que algunos agricultores mueven sus productos en lomos de mulas. En las zonas bajas cercanas al lago Maracaibo, los agricultores carecen de gasolina para hacer funcionar las bombas de agua y han perdido miles de hectáreas de cultivos por las inundaciones, dijo José Urdaneta, que cultiva 40 hectáreas de plátanos cerca de la ciudad de Sucre.

Como ahora cuesta 140 dólares llenar su camioneta Ford, el Sr. Urdaneta redujo los viajes a su granja. Se retrasó en la aplicación de fertilizantes y pesticidas y sus rendimientos cayeron un 30%.

“En la agricultura hay que hacer todo bien a tiempo”, dijo.

Con la producción doméstica de alimentos cojeando, Venezuela depende de las importaciones de alimentos, que constituyen 85% de su suministro. Pero en estos días, el régimen de Maduro tiene menos dinero para importar alimentos debido al colapso de la producción de petróleo, que había representado casi todos los ingresos de exportación del país.

Las sanciones de Estados Unidos al sector petrolero de Venezuela bajo la administración de Donald Trump hacen que sea ilegal comerciar o hacer negocios con la compañía petrolera nacional de Venezuela. Eso significa que es más difícil importar la gasolina que el país necesita.

Un mercado en Maracaibo.
Mercado en Maracaibo |Foto: Luis Bravo/ Getty Images

“Si bien la crisis alimentaria no comenzó con las sanciones de EE UU, ciertamente no hay manera de decir que las sanciones no están agravando las cosas”, dijo Geoff Ramsey, de la Oficina de Washington para América Latina. “Nos preocupa mucho que el país esté al borde de una catástrofe irreversible”.

El régimen de Maduro reparte cajas de comida a millones de residentes, pero las entregas son poco frecuentes y los investigadores de EE UU dicen que el programa está plagado de corrupción. El año pasado, los fiscales de Estados Unidos acusaron a Alex Saab, un empresario colombiano y aliado de Maduro, de usar compañías fantasmas para robar millones de dólares del programa de entrega de alimentos.

En junio, el Saab fue arrestado en la nación insular africana de Cabo Verde, cuyo gobierno está sopesando una solicitud de EE UU para extraditarlo por cargos de blanqueo de dinero.

El abogado de Saab no respondió a los correos electrónicos en los que se pedían comentarios.

El régimen de Maduro acusa a Estados Unidos de intentar secuestrar a Saab, quien dicen que estaba trabajando en una misión de ayuda humanitaria para Caracas.

El Ministerio de Información, que maneja las solicitudes de comentarios para el régimen venezolano, no devolvió las llamadas telefónicas y los correos electrónicos.

Gente afuera de bomba de gasolina en Maracaibo
Gente esperando afuera de una bomba de gasolina en Maracaibo, Zulia | Foto: Henry Chirinos/ SHUTTERSTOCK

Incluso cuando los estantes de los supermercados están llenos, la hiperinflación que alcanzó el 9.500% en 2019 y el alto desempleo significan que millones de familias venezolanas no pueden permitirse comer lo suficiente. El informe de la ONU dice que el salario mínimo mensual de compra menos del 5% de los alimentos básicos necesarios para la familia media.

“Nos han salvado los aguacates y los plátanos que crecen cerca de nuestra casa”, dice Carlos Alonso, un trabajador agrícola de 35 años de edad en el occidental estado de Yaracuy.

Otros dependen de las remesas de sus familiares que viven en el extranjero, pero estas transferencias de dinero se han reducido a la mitad en medio de las cuarentenas del covid-19 y los cierres económicos, dijo Susana Raffalli, consultora de seguridad alimentaria en Venezuela. Aseguró que Maduro es reacio a reconocer el alcance de la crisis o a permitir que el Programa Mundial de Alimentos y otros grupos de ayuda internacional distribuyan las cantidades masivas de alimentos que Venezuela necesita.

“Esto no es todavía una hambruna, pero estamos en una emergencia alimentaria”, dijo Raffalli. “El sistema de suministro de alimentos se ha roto totalmente”.

Noticias relacionadas