• Esta no es la primera vez en la que el estado de salud del presidente de Estados Unidos repercute en el mercado de valores

Los mercados internacionales no se mantuvieron indiferentes ante la noticia de que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, había dado positivo en un test de coronavirus. El efecto fue inmediato.

Horas después de conocerse la noticia, los mercados internacionales reaccionaron a la baja registrándose caídas en los principales índices bursátiles. Una muestra de ello ocurrió en la bolsa de Nueva York, donde el índice Standard & Poor’s 500, considerado como un termómetro de la situación del mercado, llegó a cotizar 1,7% a la baja; aunque logró recuperarse y cerró la jornada con una pérdida de 1%.

blank
Foto: AP

Otros índices como el Dow Jones, que mide el desempeño de las 30 sociedades anónimas más grandes de EE UU que cotizan en la bolsa, también registraron caídas alcanzando una variación negativa de hasta 4,06%.

El sector tecnológico fue otro de los afectados por la sesión adversa. Las acciones de Apple y Tesla se vieron arrastradas durante la jornada cayendo 3% y 7%, respectivamente. Esto desencadenó que el Nasdaq Composite bajara 2,2% en lo que fue su peor sesión de la semana.

Estos retrocesos de los mercados de valores no se circunscribieron solamente a Estados Unidos. Lo propio ocurrió en Europa. Donde a minutos de la apertura de las operaciones el DAX 30 (Alemania), CAC 40 (Francia), FTSE 100 (Gran Bretaña), FTSE MIB (Italia) y el IBEX 35 (España) perdieron entre un 0,6% y 1,3%. En Asia el comportamiento de las bolsas no fue diferente con una caída promedio de 0,7%.

De acuerdo con Charles Geisst, historiador del mercado y profesor emérito de finanzas en Manhattan College, el impacto del anuncio fue menor al esperado. Esto debido a que no se trató de un evento sorpresivo.

“Este tipo de cosas ya no son inesperadas”, comentó para el New York Times. En alusión a la pandemia de coronavirus que ha cobrado la vida de más de 210.000 personas en Estados Unidos.

Mal momento para Trump

Donald Trump en la Casa Blanca

La caída de los mercados tras el anuncio del contagio de Trump ocurre a poco menos de un mes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Pautadas para celebrarse el próximo 3 de noviembre. Además, sucede en un contexto en el que durante el mes de septiembre se produjo una desaceleración de la creación de empleos.

Cifras publicadas por el Departamento de Trabajo revelan que durante dicho lapso solo se crearon 661.000 puestos de trabajo, cifra significativamente menor a los 850.000 que se proyectaban.

Impacto prolongado

Expertos como James McDonald, CEO de la firma Hercules Investments, consideran que el impacto en los mercados del test positivo por coronavirus de Trump podría conducir a que muchos inversionistas evalúen diversificar sus portafolios.

«Los inversionistas comenzarán a reducir el riesgo de sus carteras y aumentarán las coberturas en preparación para la volatilidad del mercado», opina McDonald según reseña Fox Business.

Considera que estos van a intentar disminuir su exposición a la volatilidad del mercado al fijar su mirada en commodities como el oro y otros metales preciosos.

Esto podría ocasionar un alza significativa del precio del oro cuya cotización al 5 de octubre es de 1.912,63 dólares por onza.

Salud en juego

La respuesta negativa de los mercados al estado de salud de Donald Trump no es una sorpresa. No es la primera oportunidad en la que estos reaccionan de esta manera a sucesos que amenazan la vida de algún presidente de Estados Unidos.

Bolsas reaccionaron al contagio de Trump

En 1955 se produjo una caída del Standard & Poor’s 500 similar a la ocurrida luego de conocerse el test positivo de Trump. El motivo de ello fue la noticia de que el entonces presidente Dwight Eisenhower había sufrido un infarto, mientras se encontraba de vacaciones.

La complicación médica, que obligó al mandatario a permanecer hospitalizado durante seis semanas, ocasionó que dicho índice bursátil cayese 6,6% en un día.

La segunda oportunidad en la que la bolsa de Estados Unidos se comportó de esta forma fue en noviembre de 1963. Luego del asesinato del trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy.

En esa ocasión la variación negativa fue de 2,8% durante lo que fue una jornada reducida en el mercado de valores de EE UU.

La tercera vez que un suceso de estas características ocurrió fue en marzo de 1981. En esa fecha se produjo un intento de asesinato en contra de Ronald Reagan, durante el que este recibió un impacto de bala que le perforó un pulmón.

Esto tuvo como consecuencia que se tuvieran que detener las operaciones en el mercado de valores de Estados Unidos, lo que permitió que la caída del Standard & Poor’s fuese de solo 0,3%.

Estos eventos históricos al igual que el de Trump demuestran cómo el estado de salud del presidente de Estados Unidos puede tener un impacto negativo en los mercados mundiales. 

Noticias relacionadas