• La preocupación por que un pariente se enferme en el país natal afecta a miles de migrantes, quienes intentan apoyar económicamente a sus familias y cubrir así los gastos necesarios 

Estar lejos y ser informado de que un familiar se enferma en Venezuela es uno de los mayores temores de los migrantes que decidieron partir para buscar mejorar su calidad de vida, además de poder ayudar a sus parientes. Con la llegada de la pandemia por covid-19, el temor ha incrementado. 

Mari Rojas, de 26 años de edad, reside desde hace un año en Colombia, junto con su pareja. En septiembre recibió la llamada de su hermana para avisarle que su mamá había contraído el virus y sus síntomas eran graves. 

«Mi mamá tenía afectados los pulmones, se mareaba y asfixiaba si se levantaba de la cama (…) ella no me quería decir nada. Si mi hermana no me llama no me entero. Aparentemente se contagió en su trabajo», contó Mari para El Diario.

Aseguró que la noticia le generó preocupación no solo por su mamá, sino también por su sobrino, quien vive en el mismo hogar. También le angustiaba la salud de su abuela, quien durante tres semanas no pudo visitar y cuidar de su hija por pertenecer a las personas de alto riesgo debido a su edad. 

«Yo estoy lejos (…) No sabía qué hacer. Aquí estaba muy full con el trabajo porque nos estábamos mudando y le escribía cada vez que podía», expresó. 

Los síntomas

Mari aseguró que su mamá padeció los principales síntomas causados por el virus, aunque fue al médico, no le realizaron la prueba PCR. Sin embargo, los doctores le aseguraron que estaba contagiada. 

«Tenía fiebre, se asfixiaba, perdió el gusto y el olfato. De hecho, un mes después, aún no percibe muchos olores y todo le sabe a hierro», comentó. 

Los cuidados los realizó su hermana menor, quien tomó las previsiones para no resultar contagiada. Además, era quien la mantenía informada de la situación de su mamá. 

Ocultar para no preocupar

Decir que todo estaba bien era la respuesta que recibía Mari de su mamá, quien en medio de su malestar no quería generar más preocupaciones a su hija en el extranjero.

«No me decía nada, me contó muy poco. Sé que tomaba medicamentos naturales (…) quería enviarle dinero y no me dejaba», recordó. 

Para Mari, la situación del virus en Venezuela no ha sido bien manejada, considera que las autoridades han ocultado información y que se desconoce la cantidad verdadera de infectados en el país. 

Covid-19 en Venezuela 

De acuerdo con el régimen de Nicolás Maduro, hasta el 31 de octubre en el país se han confirmado 92.013 casos de covid-19, de los cuales 798 han muerto. 

Sin embargo, las Naciones Unidas indicó en mayo que existen informes que afirman que los casos reales en Venezuela son muchos más que los reportados por las autoridades del régimen. 

La crisis humanitaria y hospitalaria que se vive en Venezuela ha ido en ascenso con la llegada del covid-19, pues los centros asistenciales no cuentan con los recursos para atender a los pacientes y los trabajadores corren riesgo de contagiarse.

Noticias relacionadas