• El pasado 22 de octubre el M/G Ovidio Delgado, jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral (Redi) Andes, informó respecto a la creación de un “plan leña” en el estado Táchira. La noticia causó revuelo en redes sociales y sociedad civil, especialmente en aquellos que no cuentan con gas doméstico en sus hogares desde hace meses. 

Diego Ramírez es un tachirense de 41 años de edad afectado por la falla de los servicios públicos en el estado Táchira. Él tiene los cilindros de gas vacíos en su hogar desde principios del año 2020. Solventa cocinando con hornilla eléctrica procurando evitar que los horarios de racionamiento de electricidad dejen su comida a medio preparar.

En su comunidad ubicada en el municipio Junín existen otras personas en la misma situación. Algunas solventan con hornilla eléctrica al igual que él pero también existen quienes arman fogones improvisados con leña para poder cocinar.

Ante esta situación el mayor general Ovidio Delgado informó que diseñaron un “plan leña” con el objetivo de preservar las áreas protegidas como parques nacionales en el estado Táchira.

En este sentido, durante el mes de junio Gerardo Chacón, Secretario Ejecutivo de Un Nuevo Tiempo (UNT) por el estado Táchira denunció la deforestación que se venía presentando en el municipio Cárdenas producto de la tala y quema de árboles e hizo un llamado a las autoridades de la jurisdicción a tomar en cuenta la Ordenanza sobre Planeación, Trasplante y Tala de Árboles publicada el 3 de diciembre de 2009 según Gaceta N° 697.

Por tal motivo la creación del plan leña evitaría –según el militar- el corte de árboles en reservas o parques nacionales y en su lugar buscar en ríos y quebradas los troncos arrastrados por las corrientes. Estos serán entregados a las comunidades por los militares y representantes políticos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La decisión de implementar un plan basado en la entrega de troncos de madera no fue del agrado de la población tachirense. Ciudadanos a través de redes sociales rechazaron el anuncio y al mismo tiempo expresaron su descontento con ese tipo de medidas. 

Tachirenses rechazan creación de plan leña

El equipo de El Diario hizo un sondeo de opinión para conocer qué piensan los ciudadanos en la entidad andina respecto a la ejecución de un plan que pretende solventar la escasez de gas doméstico con leña para la cocción de los alimentos. 

Diego Ramírez, habitante del sector La Azucena en el municipio Junín, aseguró que ve poco factible la creación de ese plan pues “lo más correcto y sensato es que a través de los entes encargados, como Pdvsa Gas y el Protectorado, se solucione lo más pronto posible el problema de los servicios públicos”.

Diego es una persona mayor y vive en compañía de su señora madre quien es de la tercera edad y usar leña para cocinar no está contemplado porque ambos son alérgicos y eso les produce problemas respiratorios.

“La mayoría de las personas de mi comunidad tienen cocina eléctrica. Pero sí hay como tres familias que usan leña y un vecino que la tiene porque si se le va la luz así puede cocinar”, explicó.

Asimismo, Ramírez indicó que de repartir leña para la preparación de las hallacas dado que se acerca la temporada navideña “estaría bien”. Pero de hacerlo como un plan de contingencia y así sustituir el gas doméstico en los hogares tachirenses no sería lo correcto.

Diferentes opiniones, misma conclusión

Para Pedro Ron la creación de un plan leña no es la solución ni lo más idóneo. Especialmente ahora cuando cuidarse de problemas respiratorios es sumamente importante por la pandemia del coronavirus.

Ese plan incentiva a las personas a seguir utilizando la leña que es perjudicial y acarrea problemas de salud, así como problemas al medio ambiente por la tala de árboles de manera indiscriminada, la solución debe ser la producción y distribución de gas y corregir las fallas eléctricas”, puntualizó Pedro.

Él vive junto a su esposa e hijo en el sector El Valle, municipio Independencia. Allí no cuentan con gas doméstico desde febrero del año 2020. Fecha en la cual realizaron la última jornada por parte de las personas encargadas del CLAP.

“En ese momento debimos cancelar 13.000 pesos colombianos o su equivalente en bolívares para las bombonas de 10 kilogramos”, dijo.

Los cilindros recargados no duraron mucho tiempo. Al cabo de 15 días no contaba con gas en su hogar de nuevo. Se vio obligado a volver al uso de la hornilla eléctrica y en las situaciones más extremas e indispensables al uso del carbón o leña.

“Antes sin la ayuda de una cocina eléctrica el gas de una bombona de 10 kilogramos nos duraba entre 22 días a un mes. Ahora no”, comentó Pedro.

Él asegura que cuando las fallas de energía eléctrica son muy frecuentes se ven obligados a cocinar con leña o carbón (siempre y cuando no sea día laboral o lluvioso). De lo contrario, no pueden preparar sus alimentos.

“Esto afecta considerablemente la salud de todos los que habitamos en mi casa y la de los vecinos que son personas de edad avanzada. Por eso para minimizar los efectos de la leña en los pulmones preferimos utilizar carbón”, añadió.

Jonathan Gandica considera que el plan leña es “lo más tonto y absurdo que se pueda decir”. A su juicio la situación del gas y el combustible no es un problema nuevo en el estado Táchira.

 “Esta situación tiene tiempo pero la ineptitud y la desidia de la gerencia de estos organismos y del gobierno en general no pudieron remediarla o buscar una solución a largo plazo”, expresó Jonathan.

Más que distribuir leña él piensa que se debe recuperar el servicio de gas en la entidad andina.

“¿Cómo le decimos a un padre o una madre que no cocinen hoy y que coman dentro de un mes o más que es cuando llega el gas? O decirles que busquen 85.000 pesos (unos 25 dólares) y compren una cocina eléctrica para que cuando no falle la electricidad hagan sus alimentos”, se cuestionó.

Las protestas no se detienen 

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) se registraron 748 protestas en el mes de agosto de 2020. Eso equivale a un promedio de 25 protestas diarias en todo el país. 

“Los venezolanos se expresaron en 702 ocasiones. Bajo distintas modalidades, principalmente en rechazo al colapso de servicios básicos, reivindicaciones laborales, acceso a la salud y a la alimentación”, reza parte del informe publicado por el OVCS en su página web.

En la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira, existen comunidades que no cuentan con el servicio de gas doméstico desde hace un año. Tal es el caso de los sectores Pirineos uno y Pirineos dos donde los habitantes no llenan sus cilindros desde octubre del año 2019.

Éstos decidieron expresar su descontento ante la falla de este servicio público por primera vez hace seis meses. Sin embargo, en vista de no recibir una respuesta positiva a su solicitud continuaron manifestando frecuentemente. Incluso en una oportunidad lo hicieron de manera consecutiva durante dos semanas.

A propósito de esto los vecinos del lugar no tienen más alternativa que cocinar con hornilla eléctrica (cuando hay electricidad) o con leña (la opción de la mayoría allí). 

Wendy Cárdenas es habitante de Pirineos dos. Desde hace dos semanas se vio en la obligación de preparar sus alimentos con leña. Asegura que tiene vecinos que llevan haciéndolo desde hace tres meses o más.

A mis niñas y a mí nos afecta mucho porque somos asmáticas, también tengo una vecina de 70 años de edad que cocina con leña y no me quiero ni imaginar lo perjudicial que debe ser para ella”, declaró Wendy en entrevista exclusiva para El Diario.

Según ella hace dos semanas recogieron los cilindros de gas doméstico en el sector y están a la espera de contar con el servicio nuevamente en sus hogares tras un año de ausencia.

La falla de los servicios públicos es una constante en el país. Los tachirenses solo esperan soluciones a la escasez de gas en sus hogares más que la creación de un plan leña que derive en afecciones respiratorias y otros problemas de salud para la población.

Noticias relacionadas